Fundación Ananta

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Pensamientos de junio: mi consultorio es la Tierra

"Pero no hay que esperar a ser un médico para ser un sanador. El sanador es cualquier hombre o mujer que sea capaz de convertirse en un canal inteligente del amor. Para él la oportunidad de sanar ocurre siempre, su consultorio es la Tierra. Sus pacientes, flores, pájaros, niños, santos o ladrones, todos los que necesitan la energía del amor”. Jorge Carvajal, “Por los caminos de la bioenergética. Un arte de curar” (1995) p. 145. Editorial Luciérnaga, 2006. Imagen: amanecer en Badalona, 8 febrero 2016 (cortesía de Carmen Torres)

Coincidentes vitales (Ramiro Calle)

Es en el Mahabharata donde podemos leer que los seres somos como maderos que durante un tiempo nos encontramos en el océano de la vida carnal y luego nos separamos.  Pero esa separación, con respecto a los que llamo "coincidentes vitales", no la siento como tal, porque si como declaraba Kabir, el mar y sus olas son una unidad, ¿qué diferencia hay entre él y ellas? El cegador resplandor del misterio de la vida, eclipsa la débil luz del entendimiento ordinario. ¡Qué enigma tan grande que en millones y millones de años vayamos a coincidir en esta vida  con unas determinadas personas y...

Pensamientos de enero: cada gesto es mágico

"Cada gesto es mágico. Entonces, cuando encontréis a alguien por la mañana, no le deis los buenos días con un recipiente vacío, porque sin quererlo, sin saberlo, estáis tratando de desearle el vacío, la pobreza, el fracaso para todo el día. Diréis: "Pero esto no tiene ninguna importancia, en el mundo la gente no presta atención a estas cosas." Si la gente es inconsciente, ¿es ello una razón para imitarla? Que actúen como quieran, pero nosotros, aquí, en donde aprendemos las leyes de la nueva vida, debemos acostumbrarnos a ser conscientes de todas las cosas. Por lo tanto, cuando por la mañana...

Pandemia solidaria


7-Mayo-2009
La prestigiosa psicoterapeuta norteamericana, Virginia Satir, decía que necesitamos cuatro abrazos al día para sobrevivir, ocho para mantenernos sanos y doce para crecer. A la civilización del miedo sólo le faltaba desaconsejarnos el abrazo imprescindible. Sin embargo ya es un poco tarde. Para cuando vino la prescripción, nosotros ya estábamos pegados los unos a los otros. Ya es difícil separarnos. No deseamos que el miedo siga escribiendo la historia humana. Triste futuro si la otra piel nos resulta extraña, si los cuerpos se temen y rechazan, si el abismo se instala.

El abrazo raramente resulta perjudicial. Máxime en estas situaciones críticas, da vida, no la priva. Permaneceremos pegados, abrazados, ahí nos atraviese el “bichito” de lado a lado. Este mediático virus de la “gripe A” no es letal, pero sí la neurosis que le precede.

Si las epidermis se rehuyen, estamos acabados. El único virus en verdad alarmante es el de la histeria colectiva y su primo el individualismo. Preferimos enfermar de la denominada "gripe porcina", que de reprimirnos el abrazo vital. Preferimos ser contaminados/as con el “terrible germen” a tener que guardar tanta profiláctica distancia. La única enfermedad fulminante es ese alejamiento, ese desafecto del ser humano con su congénere, con el hermano animal, con los demás reinos de la vida, con la Madre Tierra. Si de algo no puede prescindir este mundo es del abrazo fraterno, del tacto sincero.

Lejos de desaconsejarlo, la enfermedad proporciona motivo para el contacto, para transmitir con nuestras manos la salud y la energía necesitadas. En la urgencia de un cuerpo, otro alma puede asomar a la punta de sus dedos sanadores. El milagro de la sanación es sólo dejar que el verdadero amor alcance las yemas. ¿Si bien el vacío, bien plásticos y guantes se interponen, por dónde correrá el amor? Ese amor reparador que a todos nos habita, puede incluso atravesar el caucho, mas no el miedo que hizo vestir los dedos.

Poco sabemos de este tipo de azotes, pero sí lo suficiente como para observar que la mayor plaga es el descuido del/a otro/a. En esta apoteosis de pánicos y desmemorias alentada por medios irresponsables, podemos llegar a olvidar la relatividad del cuerpo, olvidar que somos almas circunstancialmente encarnadas en materia, materia debilitada por el miedo, materia que la histeria torna aún más vulnerable.

Cada año mueren sólo en Europa 40.000 personas por la gripe común. No tememos a un virus estrella que ocupa todas las portadas de los informativos, pero que en realidad en todo el mundo sólo ha causado al día de hoy, 3 de Mayo, diecisiete muertes confirmadas. Tememos la muerte lenta, la civilización depredadora de la salud, incapaz de poner fin a su dañina oferta de asfalto, hacinamiento, contaminación y ruido. Las megaurbes como México D.F. son megaproblema para la salud. En vez de cuestionar el enorme perjuicio ambiental, la raíz de las nuevas enfermedades que generan tan nocivos entornos, sólo se invierte en paliativos: mascarillas, medicamentos... Sin embargo, para que ceda esta suerte de azotes, deberán probablemente caer también máscaras de fuera y adentro.

Busquen los laboratorios su fórmula mágica, el medicamento adecuado destinado a sanar, no a hacer fortuna. Reciban los cuerpos que lo soliciten sus vacunas, pero mientras no olvidemos la medicina preventiva, la fórmula, esa sí infalible, de la tierra cercana, del aire limpio, de los alimentos sanos, de la paz en la mente, del amor en el corazón…

Sólo la pandemia de la solidaridad y la hermandad librará a la humanidad de este y futuros azotes que se pueden gestar en la sombra. No necesariamente la sombra de tenebrosas conspiraciones maquiavélicas, basta nuestra pequeña sombra, basta el olvido de quiénes somos y para qué estamos en la tierra, para que se desaten nuevas plagas.

Volemos, si así se tercia, a la patria hermana. México no puede colgar el cartelito de "no pasar". No cunda la paranoia, cunda la epidemia solidaria. No construyamos más fronteras humanas, ya se elevan demasiadas. No creemos en el aislacionismo. ¡México, que tanto nos has dado, estamos contigo! ¡Gente querida, ahora más que nunca, te abrazamos!

Koldo Aldai
Fundación Ananta

Los Dieciséis Principios de Unificación

Presentamos a nuestros lectores estos principios comunes a las diversas creencias. Estamos persuadidos de que millones de personas algún día los han de avalar. Cuando llegue ese día, la idea de unión empezará a influir en los mandatarios de las religiones y gobiernos. En ese tiempo cercano, el recelo de una religión hacia otra desaparecerá y eventualmente todos cesarán sus pensamientos de guerra y vivirán en armonía y paz. Es preciso recordar a la gente de todas las religiones que todos los hombres y mujeres son hermanos y hermanas.

Busquemos una co-existencia pacífica con todas las naciones, credos y habitantes del mundo. Aceptemos el hecho de que hay diferencias en creencias filosóficas, religiosas y políticas, pero que el poder de nuestra unión es más grande que lo que nos separa. Como evidencia de esto, sometemos a consideración los Dieciséis Principios de Unificación, los cuales están avalados por los corazones de la gran mayoría de las personas.
He aquí los principios:

1. Creo que hay Buena Voluntad y el deseo de paz en la gran mayoría de las personas, grupos y filosofías y acepto la idea de la co-existencia pacífica como un ideal por el cuál esforzarse.
2. Reconozco que existe una inteligencia más elevada, típicamente conceptualizada como DIOS, pero referida con una variedad de nombres.
3. Aunque este Ser o Inteligencia es llamada por diferentes nombres y descripciones, reconozco que este Dios está sobre toda la humanidad y que somos hijos de El/Ella, hermanos y hermanas. Esencialmente, la humanidad es una familia.
4.Creo que la voluntad de Dios incluye el mejor destino para toda la humanidad. La meta de “Paz en la tierra y Buena Voluntad a la Humanidad” es una meta que hago mía.
5. Yo adopto el Principio del amor y busco el amar a mis semejantes como a mí mismo. Busco hacer a los otros lo que deseo que otros me hagan. Yo busco servir tanto a Dios como a la Humanidad.
6. Yo acepto el Principio de la Luz y en esto busco un gran entendimiento. Tengo conocimiento de algo, pero desconozco todas las cosas acerca de Dios o la humanidad. Reconozco que tengo conocimiento de algunas cosas, pero no conozco todas las cosas acerca de Dios o la humanidad, y por ello busco el conocer más. Creo que puedo progresar en el conocimiento y el entendimiento de los principios espirituales. Busco expandir siempre mi conocimiento. Estoy abierto a una perspectiva más fresca. Aguardo me sea revelada una mayor luz y verdad.
7. Acepto el Principio de Causa y Efecto y acepto la simple idea como es enseñada en todos los movimientos espirituales: que las buenas y amorosas acciones darán buenos resultados, mientras que las acciones negativas darán resultados destructivos. Por lo tanto busco hacer el bien incondicional a toda la humanidad y así ese bien retornará a mí.
8. Acepto el Principio de Libertad. Permito a todas las personas que veneren, hablen y crean lo que quieran, como quieran y donde quieran, mientras que cumplan con las leyes Justas de la Tierra (leyes que protegen a la humanidad completa). No apoyo la imposición de creencias por medio de ninguna vía.
9. Acepto el Principio de Comunión. A través de la oración, pensamiento o contemplación, puedo lograr una mayor percepción del propósito de Dios, la voluntad de Dios y el amor de Dios.
10. Creo que mi existencia continuará inclusive después de la muerte del cuerpo físico, y por lo tanto busco el vivir la vida mortal de una manera que la vida después de la muerte mía y de otros sea una experiencia feliz.
11. Creo en el Principio de Compartir, en asistir a aquellos menos afortunados que mi persona. Apoyo la eliminación de la pobreza, las enfermedades y la ignorancia de la condición humana. Deseo que todos puedan vivir en abundancia. Reconozco que esto debe ser llevado a cabo por medio del trabajo de la voluntad de la humanidad, no por la fuerza. El fomento del espíritu de compartir puede ir más allá de lo material.
12. Creo que los principios y los hechos espirituales verdaderos están en armonía con las ciencias probadas. En todas las situaciones busco saber la verdad en lugar de conformarme con algo que sea falso.
13. Acepto el Principio de la No Agresión y con este espíritu no apruebo ninguna agresión primera hacia ninguna nación, grupo o individuo. No habiendo primera agresión, no habrá una segunda.
14. Apoyo el Principio de Armonía y Buenas Relaciones y busco ser un buen embajador de la Buena Voluntad con mi familia, amigos, grupos y naciones y que todos puedan ser beneficiados con el contacto conmigo. Adopto la amabilidad en todas mis relaciones.
15. Apoyo el Principio de Honestidad y busco decir la verdad deliberadamente.
16. Acepto el hecho de que maestros benéficos, innovadores y serviciales a la humanidad han aparecido en tiempos pasados para el beneficio de todos y comprendo que otros se manifestarán. Busco el preparar mi mente y mi corazón para aceptar el bien, lo hermoso y la verdad cuando se presenten.
Traducción de Alma Ruiz Meishia- Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Entrevista a Xabier Pikaza: "Creo en el encuentro de mi mano con la mano de los otros, en el gozo de mis ojos con los ojos que me miran, en la dulce compañía de Dios…”


28-Abril-2009
Atiende al llamado incesante de la Tierra. Quien escribió “Si me quitan la libertad, me quitan el evangelio” sale a correr todas las tardes por los campos de Castilla. Tiene 68 años, pero le gana corriendo a “Beltza” su inquieto perro negro, cuando abre las puertas de su casa. Corre con sus vaqueros y su sola camiseta caqui en mitad del invierno por los alrededores del pueblo burgalés donde vive. Corre también con sus sentires y reflexiones propios de futuro. Por eso un día tuvo que dejar la vida religiosa oficial.

Xabier Pikaza tiene el valor de quienes van más allá de la ortodoxia del credo y del tiempo y a fuerza de kilómetros a campo abierto se hacen imprescindibles. No gusta de los planteamientos inmóviles: “Objeto las imposiciones superiores, las victorias decididas de antemano”. No en vano afirma que siempre le ha movido un gran deseo de libertad, anhelo incluso superior a la experiencia religiosa y el gozo de saber.

Crecido en la cultura del esfuerzo, cada mañana se vence a sí mismo. Con esos ojos brillantes, con ese espíritu dinámico se hace difícil imaginarlo quieto, parado escribiendo extensos tratados bíblicos y de teología. Horas al ordenador no le faltan. Su mujer, María Isabel, le acompaña. Ella tiene su pantalla junto a la de Xavier. Ella corrige libros. No comparten monitor pero sí ventana, frío burgalés y un mismo universo de esperanza y de fe.

Mil soles

Testimonio esperanzado de una maestra que ha perdido a su pequeño alumno

28-Abril-2009
Recibo esta tarde este mail. Como bien dice Belén, que el amor y la paz lleguen a esta familia destrozada. Y, añadimos nosotros, que guardemos los dos soles de David en nuestro corazón como un tesoro.

Los soles de David con sus caras sonrientes brillan y brillarán, y nos dan esperanza, aunque su cuerpecito ya no esté con nosotros.

Que ese dolor infinito no se pierda y eleve nuestra consciencia y nuestro propósito para sacralizar la vida.

Gracias, Belén, por tu precioso correo, y por tu autorización para compartirlo.

-----------------------------------

Hola Joaquín, me llamo Belén y trabajo como maestra de educación infantil en un pueblo de Lugo, en Villalba. Este curso mis alumnos son de tres años. Y ayer por la tarde uno de ellos, David, tuvo un accidente con el tractor de su abuelo y falleció. Qué duro y qué difícil es un suceso de este tipo, aunque sepamos que estamos de paso y tenemos que marchar. Un abuelo destrozado, pidiendo haber muerto él, y una madre desesperada preguntándose mil veces ¿por qué? ¿por qué?. No hay palabras, sólo un dolor infinito. Y al llegar a casa hoy y leer tu correo del sol, pienso en esta mañana sin niños en el aula: miro sus trabajos, todo lo que pintó y dibujó estos meses, y sólo hay garabatos, rayas de muchos colores o sólo de uno en todos los folios, aún era muy pequeño. Pero ayer, ayer por la mañana él dibujó dos soles muy grandes, con caras riéndose. Era la primera vez que hacía un dibujo concreto, la primera y la última, y tenían que ser soles. Que el amor y la paz lleguen a esta familia destrozada. Gracias por tus correos.

Gestos de gigante

A propósito el buen hacer del presidente Obama.

18-Abril-2009
Entre todos/as le aupamos un poco y lejos de defraudarnos nos hace crecer, nos despierta cada día con una nueva lección en lo que al genuino servicio público desde la política se refiere. Obama avanza con paso firme, sabio y seguro, consciente de que ha llegado el momento de invertir la historia, sabedor de su papel planetario, de su liderazgo incuestionable. En él nos reconocemos, en él nos identificamos. Su apuesta por un mundo de paz y de solidaridad es la nuestra.

Su mirada siempre amable, sonriente y esperanzada es la que deseamos también nosotros cada mañana esbozar. Su huerto ecológico en la Casa Blanca es nuestro huerto, su amor por los animales el nuestro. Su fe en un Dios de compasión infinita que nos quiere, nos asiste y nos protege es la nuestra. Obama no es un igual, es un maestro.

Puertas adentro, gobierna frenando a los más poderosos e intentando siempre favorecer a los más desprotegidos. Ahí están los grandes cambios en política fiscal, en ampliación de cobertura sanitaria y social. Puertas afuera, también cada día gana puntos. Ya no hay “demonios” con los que la reconciliación sea imposible. Abandona insensatas aventuras militares, vuelca a los enemigos históricos de los EEUU y les ofrece la mano, cierra muy oscuros capítulos de la historia americana como el de Guantánamo y la tortura en las cárceles de máxima seguridad…

Tras la cerrada noche de George Bush, tras ese tenebroso pasado de orgullo militarista, clarea un alba que sólo ayer no podíamos ni soñar. Obama en cada cita internacional gana amigos, cada gesto concita más apoyos. En los temas cruciales revela claro compromiso y visión responsable de futuro. En las grandes cumbres sólo habla en clave de mutua ayuda y cooperación. Va a aprender, a escuchar, a trabajar de igual a igual. Todo lo contrario de su antecesor.

Los primeros han querido ser siempre los últimos. En su humildad, el que ya de por sí es grande, se agiganta. A mayor altura, Obama manifiesta más sencillez y modestia. Quizás uno de los gestos en los que más ha testimoniado esa grandeza ha sido en la reverencia ante el rey de Arabia en la reciente cumbre del G-20 en Londres. El poder de ese gesto para superar la brecha entre Occidente e Islam es sencillamente incalculable. Su reverencia ante el monarca saudí esta cargada de simbolismo. Con la cabeza y el tronco agachados el presidente de los EEUU cobró su verdadera dimensión de gigante.

Nada debió acontecer al azar. Obama sabe muy bien que el protocolo está para ser saltado en precisas ocasiones. No vayamos a pensar que ese cambio de formas fue improvisado. Lo más lógico es imaginar un gesto perfectamente medido. El acto de reverencia del hombre más poderoso del mundo ante el dignatario árabe, “guardián de las Santas Mezquitas”, implica el inicio de una nueva era de relaciones. Occidente se ha de acercar con más humildad al mundo islámico y el inquilino de la Casa Blanca es consciente de ello. Imaginemos sólo por un instante que del máximo purpurado de Roma brotara un gesto similar ante una elevada autoridad del Islam. ¿Qué nueva era de relación interreligiosa no habríamos también inaugurado?

Quienes poco saben de humildad y de generosas formas, los patriotas de rifle y misil por delante, enseguida pusieron el grito en el cielo, incapaces de ver la importancia de ese gesto trascendente, nulos para interpretar los guiños que cambian la historia. Malas lenguas dicen que fue un acto de sumisión, cuando lo que presidente estadounidense manifestó fue su inigualable grandeza.

Habrá a quienes los progresos de Obama en política interna y externa aún les parecerán insuficientes, sin embargo el avance de la conciencia de los norteamericanos, así como la cualquier otro pueblo lleva sus ritmos. No se pueden saltar y Obama no puede hacer más de lo que su gente le permite. Corazón no le ha faltado, pero ha demostrado también sobrada inteligencia. De seguro que al presidente se le quedan pequeñas las patrias, incluida la suya, pero tiene que defenderla y con ella sus intereses por encima de todo, de lo contrario se suicidaría políticamente y queremos Obama para rato.

No es sólo su actuar impecable, es el magno espejo que está sirviendo para la regeneración de una clase política mundial. Muchos temen que desaparezca, sin embargo, siempre perduraría su ejemplo puro, su actuar intachable, su vocación inmensa de servicio. Ha hecho ya historia, ejemplo para generaciones.

Hay un inseparable Dios que está con Obama y que poco tiene que ver con el Dios autoritario, distante y temido de un Bush siempre alardeante de fe. Junto a ese Dios cercano, íntimo y fraterno aprendió la suprema lección de la humildad. El Dios de Obama es el de la libertad y la compasión sin mesura, el del acercarse a los enemigos, el que, si su país se lo permitiera, le haría incluso poner la otra mejilla. Ése, el único Dios del amor y la bondad infinitas, le guarde por muchos años.

Koldo Aldai
Fundación Ananta

Nuevo álbum de Luis Paniagua

Lleva por título "El Cielo en la Tierra" y cuenta el acompañamiento de Farran Sylvan

15-Marzo-2009 Luis Paniagua acaba de editar un nuevo álbum con 12 temas y más de una hora de duración. Está acompañado por la violinista Farran Sylvan y se llama “El cielo en la tierra”, siguiendo la estela de la gira que hace dos años realizó Luis con este título.El álbum se encuadra en el concepto de “Mediter Ra Neo”, que Luis describe como “meditar en la luz de una manera nueva, que en realidad solo hay una y es muy antigua, en la energía, en el Dios Sol, Ra. Me gusta esta visión más allá de los credos religiosos, prefiero observarlo desde la totalidad, la naturalidad, la música, la mística y la espiritualidad directa sin intermediarios...

Esta música crea y habilita un espacio para activar emociones y sentimientos, la escucha interior y el silencio. Pan y agua para el alma, un momento de paz que nos toca muy dentro, a veces sin darnos cuenta”.

Este álbum, pensamos, es una joya que Luis ha venido amorosamente construyendo en los últimos tiempos. Incluye algunas citas bíblicas muy hermosas, como por ejemplo: “Y Jesús dijo: dejad de buscar los cielos en lo alto. Abrid las ventanas de vuestros corazones y el cielo acudirá como un torrente de luz y os traerá una alegría sin límites”.

Adjuntamos el link al tema "Mientras vivas brilla" o Epitafio de Seikilos del siglo V a.C., que está escrito en la piedra de la tumba de Seikilos de Tralles, en Asia Menor (antigua Grecia). La interpretación corresponde al concierto del 15 ème Festival International du Harpe en Avesnois, Francia.

Y finalmente, los datos de Luis para ver las fechas y lugares de su próxima gira y para comprar el álbum los que tengan interés.

Luis Paniagua
Apartado de Correos 1488
04638-Mojacar (Almería)
Tel. +34 608 994 262

Más artículos...


Página 496 de 520
  • Facebook: fundacionananta
  • YouTube:
  • Twitter: ANANTAfundacion
  • flickr Ananta

¿Quién está en línea?

Tenemos 89 invitados conectado(s)

causas solidarias

bannerweb premios solidarios ok

banner festival mantras 2018

banner mindalia

fundacionnoticia



 
Fundación Ananta - Eibar 6, 28023 Madrid - NIF: G-84155076
 
 
Joomla extensions by Siteground Hosting

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies Ver Política de Cookies.

Acepto la politica de Cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk