Fundación Ananta

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Pensamientos de junio: mi consultorio es la Tierra

"Pero no hay que esperar a ser un médico para ser un sanador. El sanador es cualquier hombre o mujer que sea capaz de convertirse en un canal inteligente del amor. Para él la oportunidad de sanar ocurre siempre, su consultorio es la Tierra. Sus pacientes, flores, pájaros, niños, santos o ladrones, todos los que necesitan la energía del amor”. Jorge Carvajal, “Por los caminos de la bioenergética. Un arte de curar” (1995) p. 145. Editorial Luciérnaga, 2006. Imagen: amanecer en Badalona, 8 febrero 2016 (cortesía de Carmen Torres)

Coincidentes vitales (Ramiro Calle)

Es en el Mahabharata donde podemos leer que los seres somos como maderos que durante un tiempo nos encontramos en el océano de la vida carnal y luego nos separamos.  Pero esa separación, con respecto a los que llamo "coincidentes vitales", no la siento como tal, porque si como declaraba Kabir, el mar y sus olas son una unidad, ¿qué diferencia hay entre él y ellas? El cegador resplandor del misterio de la vida, eclipsa la débil luz del entendimiento ordinario. ¡Qué enigma tan grande que en millones y millones de años vayamos a coincidir en esta vida  con unas determinadas personas y...

Pensamientos de enero: cada gesto es mágico

"Cada gesto es mágico. Entonces, cuando encontréis a alguien por la mañana, no le deis los buenos días con un recipiente vacío, porque sin quererlo, sin saberlo, estáis tratando de desearle el vacío, la pobreza, el fracaso para todo el día. Diréis: "Pero esto no tiene ninguna importancia, en el mundo la gente no presta atención a estas cosas." Si la gente es inconsciente, ¿es ello una razón para imitarla? Que actúen como quieran, pero nosotros, aquí, en donde aprendemos las leyes de la nueva vida, debemos acostumbrarnos a ser conscientes de todas las cosas. Por lo tanto, cuando por la mañana...

Pedro Gamero del Castillo, un hombre cabal

Por Joaquín Tamames

12-Sep-2007. Pedro Gamero del Castillo nos ha dejado el pasado 28 de agosto y su prematura partida abre una ausencia importante en el mundo empresarial español, del que ha sido representante destacado muchos y fructíferos años, tanto en los que fue vicepresidente ejecutivo de Vallehermoso como en los más recientes en los que fue presidente de Testa Inmobiliaria, la filial patrimonialista de Sacyr Vallehermoso.

Pedro ha sido un hombre elegante y cabal dotado de una rigurosa formación humanística y con una experiencia vital rica y dilatada, desde sus primeros años en la carrera diplomática al servicio del Estado hasta su brillante carrera directiva después, en la que tanto ha contribuido al mejor conocimiento de la economía española por parte del mundo inversor anglosajón. Con su excelente inglés y educados modales, Pedro Gomero desarrolló y mantuvo importantes relaciones en las principales plaza financieras internacionales, y ha sido por ello uno de nuestros mejores embajadores económicos en su incansable labor de presentar a España como un destino de inversión alternativo o complementario a otros mercados desarrollados. Su prestigio internacional le llevó a presidir la European Property Federation, que pierde con su partida una referencia de primera magnitud.

Dotado de un finísimo sentido del humor y de una inteligente ironía, Pedro ha sido para muchos de sus amigos y colaboradores una referencia estable e inspiradora, una presencia siempre accesible que ha aportado modernidad y seriedad a la percepción de España como destino inversor. Trabajó siempre desde un segundo plano, ajeno a los titulares de periódico, pero aportando desde detrás una gran influencia basada en un profundo conocimiento de los ciclos económicos y de la realidad subyacente. Pero además de su faceta empresarial, debe destacarse su profundo conocimiento de la historia y de la naturaleza humanas, su interés por todo cuanto acontece y su fresca y muy ecuánime observación de lo que ocurre, que hacían de él un hombre de profundo criterio y contemporáneo, en el sentido que Ortega y Gasset daba a esos hombres elegidos y nobles en los que se puede confiar.

Con Pedro hemos hablado muchas y gratas veces de empresa y de economía, pero también, creo que con igual o más interés, del más allá y del misterio de la vida en su brevedad y frenesí. Coincidimos repetidas veces en la potencialidad del hombre para alcanzar cada vez mayores cotas de consciencia y progreso, a pesar de tantas tragedias como asolan el mundo, a pesar de nosotros mismos. Su esencia vital, disimulada a veces por su sobrio porte, era optimista y positiva. Pedro tenía así un rico mundo interior, en el que seguro guardaba algún tesoro.

Pedro Gamero del Castillo ha utilizado bien los talentos que le fueron dados y otros que ha ido desarrollando con su esfuerzo y tesón, y ha sido un hombre de provecho en el sentido literal del término. Ahora en otro plano, y sin las limitaciones que nos imponen este cuerpo y esta mente, estoy seguro de que Pedro seguirá trabajando en silencio, lejos de los titulares, con su discreción habitual y con la mirada bien puesta en un futuro mejor. Sirvan estas líneas para agradecerle su gran contribución en todos los aspectos, y para celebrar con alegría su señorío y su presencia.

Perfumó la tierra

En memoria de Anita Roddik (“The Body Shop”)

12-Sep-2007. Anita Roddick creyó en lo que firmemente apoya nuestra Fundación Ananta: el gran poder de las empresas para hacer el bien. Además perfumó la tierra entera. Anita Roddik era empresaria y al mismo tiempo activista en una suerte de empeño unificado, al día de hoy aún poco común. Conjugó como pocos dividendos e ideales, beneficio y ecología, bien propio y bien común. Dió constancia de que el negocio puede ser también altruista, de que los réditos pueden ser para todos, incluso para la Tierra.

Con sus más de 2.000 tiendas de cosmética ecológica, el mundo tiene el testimonio del gran negocio verde y solidario, capaz de superar todas las fronteras. Roddick abrazó naturaleza, animales y muchas causas nobles. Hizo campañas contra los abusos a los derechos humanos y fue una incansable activista ambiental.

Honor de adelantada, retó al mundo de la empresa con la responsabilidad social o el comercio justo, antes de nuestros días más favorables. Su “activismo empresarial” fue siempre fecundo: “New Academy of Business”, galardón a los derechos humanos “The Body Shop”, webs e industria editorial comprometidas… En sus libros leemos: “En una época en que los gobiernos fracasan en la promoción de los derechos humanos y las grandes empresas han tomado la delantera, creo que los negocios que tienen éxito y sus responsables tienen la obligación moral de luchar por un mundo mejor...” Su “tablero de anuncios”, su pantalla de apoyo a campañas políticas y éticas se situaba, en buena medida, tras el cristal. Comunicaba desde sus escaparates en 55 países.

Su sillón en el comité ejecutivo de la empresa estaba a menudo vacío en los últimos años. Ella prefería viajar por el mundo buscando establecer relaciones comerciales con pequeñas comunidades de países desfavorecidos, como la India, Nicaragua, Bangladesh y otros.

Gracias de corazón por tu ejemplo pionero.


Koldo Aldai
Fundación Ananta
www.fundacionananta.org

Mayor Zaragoza: Una democracia nueva se está abriendo camino

El ex director general de la UNESCO cree que ha llegado el momento de la acción

3-Sep-2007. Tenemos, todos juntos, que inventar nuestro futuro; tenemos, todos juntos, que hacer posible la paz… Son palabras de John F. Kennedy que en Federico Mayor Zaragoza hacen eco. Porque cree en la humanidad, cree en “Nosotros, los pueblos” a los que alude la Carta de las Naciones Unidas.

En una entrevista con Fundación Ananta, el ex director general de la UNESCO y máximo responsable de la Fundación Cultura de Paz se muestra convencido de que las posibilidades que abren los nuevos medios de comunicación, a través de Internet o de la telefonía móvil, van a dar un vuelco a lo que hoy se interpreta como democracia, y pueden contribuir por ejemplo a una mejor representatividad social en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Persuadido de que todos los hombres somos iguales en dignidad, cree que todos tenemos nuestra cuota de responsabilidad en imprimir al mundo el cambio que necesita; destaca el papel al respecto que tienen los empresarios, y reclama un mayor protagonismo de la mujer en las grandes decisiones porque entiende que su respeto inherente por la vida es una garantía para la cultura de paz.

Se declara creyente pero rechaza que lo que defiende esté ligado a ninguna religión ni ideología, insiste en la necesidad de asumir la ciudadanía plena que nos hace seres proactivos, sin miedo y con autoestima, en lugar de súbditos silenciados, y reclama prestar atención a “los invisibles” para seguir avanzando en alcanzar “los imposibles”.

Fundación Ananta: ¿Cómo hacer ver que otro mundo es posible?
Federico Mayor Zaragoza: Lo que conviene hacer ver es que ha terminado la época de súbditos resignados; que tener ciudadanía plena implica llevar las riendas del propio destino, no seguir siendo espectadores, indiferentes, inactivos, esperando que alguna instancia local, nacional o internacional resuelva. La Carta de las Naciones Unidas, surgida en el crítico año de 1945, después de una guerra atroz, de un holocausto, de un genocidio, del uso de las más abominables prácticas de exterminio, empieza diciendo “Nosotros, los pueblos”. El presidente norteamericano Roosevelt, que fue el que diseñó en buena medida el sistema de las Naciones Unidas, pensaba que era la gente la que tenía que resolver determinados problemas.

FA: ¿Qué pueden hacer los pueblos?
FMZ: Evitar la guerra a nuestros hijos. Miremos a las generaciones venideras; del pasado sólo hay que extraer las lecciones, y el presente es tal como es porque no adoptamos precisamente medidas correctoras en su tiempo. El compromiso supremo es el futuro y tenemos que cambiarlo, ha llegado el momento de la acción. Antes no podíamos, porque la posibilidad de participar era muy limitada: Democracia no es ser contado, sino ser tenido en cuenta, que es muy diferente.

FA: ¿Qué falta para ese ser “tenido en cuenta”?
FMZ: La participación de los ciudadanos cuando nos convocan a elecciones en medio de una publicidad y de un sistema absolutamente desquiciado, está muy bien, yo no voy a ir nunca contra las urnas, pero para ser verdaderamente tenido en cuenta es necesario tener una actitud proactiva, -no esperar a ver cuándo nos movilizan por una catástrofe- es precisa una actitud a favor de aquello que pensamos que es nuestro gran deber: nuestros hijos y nuestros descendientes. Hasta ahora, tanta gente no ha hecho nada por pensar que podía hacer muy poco…

FA: Parece imposible hacer algo eficaz, con todo lo que hay que cambiar…
FMZ: Se lo oí a Madre Teresa directamente, cuando Dominique Lapierre le dijo que lo que hacía por su institución apenas era una gota de agua. Ella respondió rápidamente: “si esta gota no existiera, el océano entero la echaría de menos”. Tenemos que darnos cuenta de que toda acción, aunque sea muy poca, es válida, y que hoy ya la podemos hacer.

FA: ¿En qué medida tenemos ahora más capacidad?
FMZ: Hoy disponemos de unos medios de comunicación que nos permiten una participación no presencial. Éste es un tema que tenemos todos que intentar explotar; ya no es necesario que nos hallemos en una ciudad, un día concreto, detrás de una pancarta determinada. Ahora podemos, a través de mensajes de móvil o Internet tener una participación oficial precisa acreditada. Esto en quince años va a dar un vuelco a lo que hoy se interpreta como democracia, incluidas las Naciones Unidas. Los “pueblos” ahora no son pueblos sino Estados y a veces representan al pueblo pero otras veces no, o lo representan mal. Ahora vamos a poder decir: “¿por qué no votamos a los representantes del pueblo en la Asamblea General?”. Podría haber una participación mundial de gente que presta su apoyo a uno u otro candidato a través de estos medios. Puede convertirse realmente en una nueva era de las instituciones democráticas.

FA: Nos sentiríamos útiles, recuperaríamos la autoestima…
FMZ: No se puede vivir sin autoestima. Por eso es tan importante que abandonemos esta abdicación de los valores a favor de leyes de mercado. ¿Cómo puede ser que la economía se rija por unas leyes de mercado que están guiadas por intereses a corto plazo? La economía, como todo, debe guiarse por los valores: justicia, libertad, igualdad y solidaridad. Una vez son estos los principios universales que mueven la inmensa diversidad de seres humanos, viene la autoestima, porque uno se reconoce igual al otro. Cuando nos dicen: sea usted mujer u hombre, blanco o negro, de una religión o de otra, usted tiene reconocida la misma dignidad exactamente que cualquier otra persona, en ese momento no hay discriminación, y no hay exclusión, y no hay frustración, y no hay radicalización, y no hay estas asimetrías y estas disparidades en el acceso a bienes materiales, a medicamentos, a alimentos…

FA: Eso resolvería conflictos principales en el mundo
FMZ: Es tremendo pensar que se mueren de hambre todos los días 60.000 personas y que al final todos consideramos que esto es una especie de “producto residual normal” de este sistema, y que todavía hay quien lo defiende. ¿Cómo se puede defender un sistema que ha hecho que la brecha, en lugar de reducirse, se haya ampliado?

Yo mismo, durante algún tiempo, pensé que quizá había alguna solución que yo no veía, en esta movilización del mundo a través de las grandes empresas, de la privatización, porque había gente aparentemente bienintencionada ahí… Pero no ha sido así. La prueba es la miseria, la indigencia, las condiciones en que tantas gentes viven, el incumplimiento reiterado de promesas… A África le hemos dicho veinte veces que ha llegado su momento y nos miran cada vez con esos ojos de esperanza… Y otra vez bluf, y vuelta,… y la frustración puede llevar a la radicalización, al uso de la fuerza. No lo justifica pero lo puede explicar.

FA: ¿Qué importancia tiene la mujer en todo esto?
FMZ: Yo la sitúo en primer lugar. Durante siglos, la mujer ha estado supeditada, y la sociedad de hoy, esta sociedad globalizada que algunos pretenden todavía justificar, está consolidando este mando supremo por parte de los hombres. El 95 por ciento de las decisiones hoy las toman los hombres. En el momento en que vea cambiar eso, diré que la cultura de paz empieza a ser posible; en el momento en que vea que los presidentes de las grandes compañías, los directores de los grandes bancos, los presidentes de las naciones son mujeres… que empieza a haber mujeres a este nivel de toma de decisiones, la autoestima que esto va a generar, esta nueva dimensión de la mujer, esto será fundamental.

FA: Ha habido algún intento, y se ha dado el concepto de “mujer cuota”
FMZ: Evidentemente, no estoy hablando de aquello, para cumplir. Necesitamos esta visión femenina, de tantos matices, para este cambio radical que queremos. Para pasar de una cultura de violencia, de fuerza, de imposición, de extremismo, de dogmatismo, de fanatismo, a una cultura de conciliación, de conversación, de diálogo, de entendimiento, hay que tener ese respeto inherente a la vida que tiene la mujer. (Esto no todas lo tienen y hay algunos ejemplos preclaros de mujeres que han ocupado posiciones de relieve político y sin embargo no han tenido el menor rasgo de esta naturaleza). Ha llegado el momento, en este siglo, en este milenio, de cambio de surco, y se van a llevar sorpresas los que no lo quieran ver.

FA: ¿Cuánto pueden hacer los empresarios a favor del cambio que parece deseable?
FMZ: Admiro a los empresarios. Como científico, entiendo que para transformar la realidad, esta realidad que no nos gusta, hay que conocerla; si sólo la conocemos de manera epidérmica, sólo la podemos transformar de manera epidérmica. Y admiro a los empresarios porque, además de atreverse a saber, saben atreverse, cosa que muchos no sabemos. Nosotros aportamos conocimiento pero no sabemos a veces aplicarlo. El riesgo sin conocimiento es peligroso, pero el conocimiento sin riesgo es inútil. Y los empresarios son los que dan al conocimiento esta capacidad, los que buscan su aplicación en el momento oportuno, y que esto genere riqueza y puestos de trabajo.

Siendo director general de la UNESCO, le pedí a Jacques Delors un informe sobre la educación en el siglo XXI, en el que apeló a aprender a conocer, a aprender a hacer en virtud del conocimiento y a aprender a ser, a ser uno mismo, uno mismo con autoestima, sabiendo que cada uno debe actuar; Delors añadió aprender a vivir juntos, y yo he añadido otro: aprender a emprender. Y para eso, necesitamos la proximidad de los empresarios. Las universidades deben estar con los empresarios, y no en asociación esporádica o eventual. Porque de ellos es de los que podemos aprender a emprender.

FA: Vuelve a aparecer la autoestima…
FMZ: Algunos se oponen a la enseñanza de la ciudadanía, y argumentan que es para formar en determinadas ideologías. No es cierto. Es para decir, exactamente, a los ciudadanos, a ellos y a ellas: miren, todos somos iguales en dignidad, todos tenemos que tener acceso, sin prioridades, todos tenemos que jugar los mismos papeles y tenemos que ser capaces de cambiar de una economía de guerra a una economía de paz.

FA: ¿Estamos en condiciones de dar ese giro?
FMZ: Sí, lo vamos a lograr. Ahora, los pueblos ya no aceptan supuestos que antes parecían inevitables desde las instancias de poder. Los súbditos pensaban que había cosas irremediables y que a veces no había otra salida que entregar la propia vida. ¡Nuestra propia vida, nada menos! Todo esto ha concluido.

Yo soy un hombre creyente, pero lo que no puedo aceptar es ni posiciones dogmáticas, ni posiciones fanáticas, ni posiciones extremistas de nadie, incluido, desde luego de mi propia religión. Forma parte de la autoestima, ¿Cómo voy yo a aceptar que alguien me pida obediencia ciega a algo? Se ha terminado. A partir de ahora, estos ciudadanos adormecidos, uniformizados, receptores, espectadores… se movilizarán.

FA: El siguiente paso parece natural…
FMZ: Progresivamente habrá un montón de gente que estará activa, que estará proactiva, que se movilizará, que dirá que “no” cuando no esté de acuerdo, que aplaudirá cuando apoye; que dirá que no quiere la violencia porque piensa que los conflictos -que siempre existirán- se pueden solucionar a través del diálogo y del entendimiento, que no hay ninguna creencia que deba ser impuesta a ninguna otra, que no hay ningún tipo de raza que deba imponerse a otra, que no hay ningún tipo de género que deba imponerse a otro…Todo esto está llegando a la madurez.

FA: ¿Como una revolución silenciosa?
FMZ: Mejor que lo reconozcan, y que piensen que a veces la diferencia entre evolución y revolución, es sólo una “r”, la “r” de “responsabilidad”. Los que no quieren la evolución a veces se merecen la revolución, y la revolución no es buena para nadie; yo no la aconsejo a nadie.
Precisamente lo que creo es que hemos estado durante siglos en una cultura masculina de imposición, de fuerza, de músculo, de que “si quieres la paz prepara la guerra”. Y que ahora ha llegado el momento de decir: “si quieres la paz, ayuda a construirla con tu comportamiento cotidiano”. Tú, tú también; no estés de espectador, mirando, porque de momento te pedirán que tu hijo dé su vida por causas que no conoces o no compartes.

FA: Es esperanzador ver evidencias de ese cambio
FMZ: Hay síntomas, muchísimos, de que están cambiando mucho las cosas, y en todo el mundo, si bien hay países donde la gente todavía piensa que todo tiene que seguir como hasta ahora.

Mire América Latina, el cambio tremendo que ha dado: ya no se dan en América Latina las situaciones que facilitaron una Operación Cóndor indigna, en la cual fueron determinantes los Estados Unidos. Yo admiro a los Estados Unidos; son los de la Sociedad de Naciones, los de Roosevelt con las Naciones Unidas, los de Kennedy y de mucha gente que ha tenido una visión de futuro extraordinaria, pero también son los que en determinado momento han impuesto la Operación Cóndor, y han cambiado presidentes por militares. Pero ¿cómo se puede imaginar que en la persecución de lo que ellos llamaban “comunismo” -por cierto, se les ha olvidado China- cómo es posible que hayan hecho todo eso? Pues “todo eso” ya no existe ahora. Esta posibilidad de decir aquí fuera el señor éste, y ponemos aquí al otro, y aquí este país lo explotamos…! 27 compañías internacionales estaban explotando las fuentes de energía de Bolivia cuando allí no tenían casi nada que ponerse en los platos. Y cuando uno mira Sudáfrica puede ver que, gracias a la genialidad de Mandela y de Le Clerk, ha superado el “apartheid” racial, pero ¿y el apartheid social? ¿Lo ha superado? Todo eso es lo que tenemos que saber ver.



FA: ¿Es necesario tener convicciones espirituales para compartir estas reflexiones?
FMZ: Soy un científico que no ha encontrado respuesta a las preguntas esenciales, y pienso que la mayor parte de la gente tiene unos principios en los que cree, ya sea por necesidad de trascendencia o por inquietud de búsqueda. Hay mucha gente agnóstica y en permanente búsqueda, que se da cuenta que no hay argumentos ni para demostrar que sí ni para demostrar que no.

Yo no puedo establecer ningún paralelismo entre las propuestas de futuro y de dignificación general de la humanidad y de toma de conciencia a escala global, con ninguna falta de fe o con ninguna fe determinada. Esto es inherente a cada uno de los seres humanos, a cada ser humano único, cada ser humano capaz de crear; ésta es nuestra esperanza, es nuestra maravilla. Por tanto, cada uno debe crearse su propia personalidad y su propio semblante. Las preguntas están ahí, y las respuestas pueden ser de espera, de inhibición o de adhesión a determinadas culturas religiosas. Lo que es seguro es que la existencia es un misterio, que a algunos nos parece un milagro… Desde luego, lo que no se puede hacer es la técnica del avestruz, no tenemos que esperar a los tsunamis, no tenemos que esperar a las catástrofes,… ahí todos nos mostramos solidarios ¿por qué? Ojos que ven corazón que siente… Tenemos que ver más allá de lo que nos muestran los medios de comunicación.

FA: ¿Qué responsabilidad tienen los medios de comunicación?
FMZ: Los medios de comunicación hacen bien; la información se refiere a lo extraordinario, a lo atípico, al tsunami. Nadie nos dice permanentemente: “los mares han estado hoy estupendamente en todo el Planeta, la gente ha disfrutado del mar”… Nos dicen cuando hay un tsunami, cuando hay un terremoto, cuando hay un señor que ha pegado un navajazo, pero no nos dicen todos los días que 44 millones de personas han sido capaces de vivir normal y apaciblemente, y que “6.300 millones de personas que pueblan la Tierra, en general, se han comportado dignamente, apaciblemente”. Esto no nos lo dicen las noticias, pero lo tenemos que ver, porque así podremos hacer lo que ayer era imposible y hoy es posible.

FA: Conviene recordar esos “imposibles”, que han dejado de serlo
FMZ: ¿Quién nos iba a decir que hoy en Sudáfrica habría un presidente negro? ¿Quién nos iba a decir que hoy toda la Unión Soviética, gracias a la genialidad de Gorbachov, iba a ser un espacio que busca la democracia, que está incorporado plenamente a un gran proceso de libertad? Estos eran los imposibles …es que la paz es imposible Guatemala… ¡Posible!; ...Es que la paz es imposible en El Salvador… ¡Posible!; …es que la paz es imposible en el Ulster… ¡Posible!: es que la paz es imposible en Mozambique… ¡Posible! Tantos imposibles ayer, hoy posibles; tanta discriminación ayer en relación a la naturaleza y a los aspectos sentimentales de la gente… Imposibles ayer, posibles hoy.

FA: ¿Cómo ha llegado a ser posible tanto?
FMZ: Porque cada ser humano es capaz de crear. Y lo que no tenemos que hacer es esperar a que sólo nos despierten de nuestra distracción y postración los grandes acontecimientos y las grandes catástrofes. Que nos despierten también los invisibles. Estos invisibles que se mueren cada día invisiblemente; que seamos capaces de ver el conjunto de la humanidad. Como dijo el Premio Nobel de la Paz de 1985, tenemos que ser capaces de ver no sólo lo que nos muestran, sino el conjunto, lo que queda invisible; porque sólo viendo los invisibles seremos capaces de hacer los imposibles.

FA: Sobran argumentos para defender el reparto de la riqueza
FMZ: En la aldea global, el 20 por ciento de la humanidad tiene el 80 por ciento de todo. ¿Con qué argumentos y con qué moral puede defenderse ese desequilibrio? La igualdad de oportunidades, la justicia, es un principio general. Al no haber unas Naciones Unidas eficaces y que tengan una capacidad adecuada… tenemos tráfico de drogas, tráfico de patentes, tráfico de capitales, tráfico de personas, tráfico de armas. ¿Qué es eso? ¡3.000 millones de dólares al día en armas mientras la gente se muere de hambre! Uno de los grandes temas es dar de comer a todo el mundo, repartir mejor. Hay mucho que hacer y nada se soluciona si tratamos de que todo siga igual, que siga habiendo guerras…

FA: Hay quien cree que ese reparto arriesgaría nuestro bienestar
FMZ: Le voy a hacer una pregunta que les interesará seguramente a los empresarios: ¿a quién pertenece África? Ya no le digo América Latina ni le digo la mayor parte de los países, le hablo sólo de África, que lo piensen, que lo digan, quizá por eso algunos dirían que no sería bueno que todos tuvieran lo mismo. Yo defiendo firmemente que todos tengan acceso a las mismas oportunidades, que todos sean iguales en dignidad. O partimos de la base de que todos sean iguales en dignidad, sin exclusiones ni discriminaciones, o seguirá siendo un mundo asimétrico, con enormes desgarros sociales, a escala local e internacional, donde sólo por el músculo se seguirán manteniendo situaciones de paz entre guerras. Si preparas la guerra para tener paz, lo único que tienes es guerra, porque es lo único que sabes hacer.

FA: ¿Bastaría con acabar con el miedo?
FMZ: El miedo está ligado a todas las situaciones de la cultura de guerra. La seguridad total basada en libertad nula, miedo total, silencio total, no la queremos; queremos la seguridad de la paz y de la justicia, y esto es precisamente lo que hace que los ciudadanos hablen, participen, cuenten, porque ya no son silenciados, ni por miedo ni por irresponsabilidad.
Es tan importante la influencia del miedo, que el preámbulo de la Declaración de los Derechos Humanos dice “para liberar a la Humanidad del miedo y de la miseria”. Los empresarios son los que más pueden ayudar a esto. El empresario importante, en colaboración con el que ahora empieza; esto es lo que tenemos que promover. Y tenemos que promover la creatividad y la capacidad de invención…. Pero guiados por los valores universales y no por los intereses a corto plazo.

FA: Unas palabras que completen su mensaje…
FMZ: Quiero terminar esta entrevista recomendando a los empresarios que lean algunos párrafos de un discurso genial que el presidente John Fidgerald Kennedy pronunció en junio de 1963, muy poco antes de ser asesinado. Fue en Washington DC, en la Universidad Interamericana. Y dijo: “No hay ningún problema cuya solución esté fuera de la capacidad del hombre, porque el hombre es capaz de crear. Tenemos, todos juntos, que inventar nuestro futuro, tenemos todos juntos que hacer posible la paz; no hay nada que esté más allá de la mano del hombre y de las riendas de su destino”.

Que sigamos la recomendación del presidente Kennedy y seamos capaces todos juntos de inventar un destino distinto para la humanidad.



Lola Bastos www.fundacionananta.org

La II Caravana de Sanación deja en Chile su huella de esperanza y de vida

rescientos voluntarios han trabajado junto a Jorge Carvajal

22-Jul-2007. Las caravanas de sanación comenzaron hace años en la selva colombiana, pero han tomado forma de manera sólida, comprometida y eficaz en Chile. La primera Caravana recorrió en el 2006 el país austral. El pasado14 de Julio finalizó también en Chile la segunda Caravana.
Os adjuntamos varios documentos al respecto de tan encomiable iniciativa. En primer lugar os compartimos dos artículos explicativos de Isabela di Carlo y a continuación los reportes que nos ha enviado el propio Jorge Carvajal, algunos suyos y otros de sus compañeros en tan encomiable apuesta: Juan Pablo Uribe y Federica C. Freydell

Recorreremos aquí junto con ellos los significados, la historia, las vivencias, para participar de algo épico: el nacimiento de la medicina del alma en un trabajo grupal. Las Caravanas son una aventura de hermandad en la que médicos, enfermeras, acupuntores, radiólogos, anestesistas, psicólogos y voluntarios no profesionales ofrecen su tiempo para sanar la vida. El movimiento que aún no ha cumplido el año desde el instante de emerger en un Chile abierto, fértil, solidario, marca un antes y un después. Hoy ya son varias las nuevas Caravanas, y muchos los nuevos grupos de sanación que han nacido. ¿El futuro? Que esta medicina del siglo XXII llegue a muchas más rincones de nuestro presente, hoy.

Chile, Setiembre de 2006: la Caravana fue un imán de amor que reunió en una misma ofrenda durante doce días a ciento veinte sanadores provenientes de Colombia, Venezuela, México, Cuba, Argentina, España, Portugal y el país anfitrión. Mil doscientas personas fueron tratadas, en hospitales, cárceles, orfanatos, escuelas, manicomios y pueblos; en todo lugar donde la red silenciosa y eficaz de trabajadores chilenos había preparado el terreno, reuniendo los aspectos claves del historial clínico de cada paciente, organizando los horarios, cuidando los detalles.

Hablar de las Caravanas de Sanación requiere realizar primero una pequeña definición de Sanación Espiritual, ya que esa y no otra, es la herramienta de las caravanas. La Sanación Espiritual implica visión espiritual, que no es sino visión de síntesis. En esta visión de unidad, todo tiene significado y revelarlo detrás del desorden aparente es la función del sanador. Sanar es restaurar el orden original; si eso ocurre, surge la salud en el plano físico, la integridad en el plano emocional y la paz en el plano social. La visión de unidad implica que los sanadores tienen un único código de lectura, que conocen profunda y correctamente la anatomía energética, que es también una y siempre la misma, pero no implica que todos los procedimientos sean iguales. Muy al contrario, se caracteriza por ajustarse a cada situación en su unicidad.

Puede hacer parte de un grupo de sanación un médico, una enfermera, un ama de casa amorosa, un acupuntor o un ingeniero. De hecho aunque los que guían los grupos tienen una formación muy similar, los grupos son multicolores. El denominador común de sus participantes, es la disposición a servir.

Un grupo de sanción se asemeja a una orquesta, el paciente situado en el centro es la partitura, su enfermedad es la disonancia, la disritmia, que debe disolverse para que la música vuelva a sonar. Un sanador con más experiencia dirige el proceso, como el director dirige a los distintos instrumentos, y el ritmo, el tono, la secuencia cambian según la necesidad de ese paciente, en ese momento. En algunas piezas son necesarios los trombones y los tambores, en otras el piano es quien resulta esencial. Algunos pacientes requieren que la energía del amor sea la más trabajada y los sanadores con esa tonalidad serán los que más intervengan; otros requieren un proceso que involucra la creatividad y otros la puesta a tono de la voluntad. No sólo varían los instrumentos varía también la clave, se adecúa al punto de evolución del paciente. Para unos es una música grave y se toca en clave de Re para otros es una vibración altísima y debe tocarse en Sol.

No se trabaja sobre la enfermedad sino sobre la persona por lo cual cada quien es tratado como lo que en realidad es: una pieza única, irrepetible. Un equipo de sanación es más eficaz (al igual que una orquesta) cuando ha dejado se ser un conjunto de individuos agrupados y es un grupo. La armonía de cada uno consigo mismo en el acto de entrega que la sanación supone, y la actitud de total colaboración y completa impersonalidad, son las claves que permiten canalizar el amor y la voluntad modificando de forma permanente, como si de una cirugía energética se tratara, el campo vital del paciente. Los sanadores se entrenan estudiando, meditando y a través de la pureza de vida. Las reuniones de los grupos de sanción son regulares, suelen realizarse los jueves, se llevan a cabo en muchas ciudades, los pacientes no pagan.

Avanzaron de pueblo en pueblo, de dolor en dolor, para encontrar la magia del alma humana, en todo lugar. Decía Beethoven que la música es el lenguaje de Dios, nosotros sabemos que la sanación es su medicina. La sanación semilla, germina y pronto será florida. El alma grupal encontró manos y corazones, la veremos derramarse y veremos, nueva vida.


CARAVANA DE LA SALUD CHILE 2007

Del 6 al 14 de Julio Chile se alza por segunda vez, como la anfitriona vanguardista de una medicina nueva, para una nueva humanidad: la del amor. El amor es el sueño de todos los hombres justos y nobles de todos los tiempos, es el tuyo hermano, es el mío; es el anhelo de ambos para nuestros hijos. Por él, en él, han dejado la vida los corazones más nobles. Hoy asistimos al inmenso privilegio de ser testigos, de que ningún sacrificio, fue en vano.

Gracias a cada uno de los colosos de la consciencia, Cristo, Buda, Mahatma Gandhi, San Francisco, San Agustín, La Madre Teresa; gracias a cada servidor notable, a cada descubridor, a cada genio de la ciencia; a cada padre y cada madre amorosa y a todo sentimiento noble, hoy estamos ante los umbrales de un evento que hará historia en la humanidad: asistir al sueño de las edades que comienza a hacerse verdad. Chile con sus más de cien sanadores venidos de todos los países a ofrendar su ser a la causa del amor, a la tarea del amor, a su llamada será el templo donde se oficie la más sagrada ceremonia, la curación por parte de un grupo del dolor arraigado como enfermedad, como tristeza, como sufrimiento en cientos de vidas y la propia tierra.

La segunda Caravana está llamada a llevar unos pasos más allá los logros de la primera, y ya la primera fue un hito de la consciencia. La Caravana es amor en movimiento y es testimonio de que lo que hace dos mil años se nos dijo, era cierto… “Cosas más grandes que las que Yo hago, haréis”… Él no se refería al logro de una consciencia individual mayor que la Suya, se refería al potencial sanador de un grupo cuando está inteligentemente ordenado, su motivo es puro y su entrega es completa.

Hablamos a diario de la tecnología de la destrucción, de los efectos poderosos de la consciencia humana, cuando sus móviles son egoístas, es verdad; pero no es TODA la verdad. Chile demostrará una vez más y a escala aún más profunda las consecuencias del amor, cuando nuestros corazones deciden decir que sí y nuestras manos son sus embajadoras. La Caravana mostrará que los milagros son nuestra potestad, pues nuestro es el reino de la consciencia y nuestra la gloria de elegir encarnar el alma. Este grupo de servidores mostrará las consecuencias del amor en movimiento en términos científicos, a niveles ya no personales sino sociales, y ante la evidencia, el manto de desesperanza, pesimismo y resignación, se rasgará… por siempre, y la luz de un mañana humano, hermano, solidario; un mañana de salud, paz y correctas relaciones humanas alumbrará tanto corazones que ningún viento podrá ya apagarla… nunca.

Unámonos a ellos en nuestra intención desde el día 6 de Julio, en su reunión en el mítico pueblo de San Pedro de Atacama… caminemos su senda, meditemos con ellos, y que nuestra luz en sus manos y sus pasos, y la de ellos en nuestro silencio, tejan este evento que cambia nuestra historia.

Así como cada atentado terrorista tiñe de gris los más distantes rincones de nuestro azul planeta, el amor consolidando sus efectos en la Carvana, es fuego en las arterias de la madre tierra. El poder del bien es infinitamente superior al de la ignorancia y la oscuridad, cuando al bien le llega su hora. La hora está llegando. Ardamos con ellos… y que la luz sane nuestra visión, para ser constructores de la civilización del amor.

A ellos, nuestra vanguardia, el saludo del corazón.

Isabella Di Carlo Surraco


-------------------------------------------


SEGUNDA CARAVANA: Humanidad en Ascenso.

Rumbo Norte desde Santiago, en San Pedro de Atacama, comenzó la segunda caravana. Éramos trescientos; las manos unidas, los corazones desnudos, la humanidad en ascenso. El ritual de los ancestros a la madre, fue el primer paso del sendero en un camino de meditación, servicio y ciencia, de oración y de conciencia.
Como una serpiente multicolor fue ascendiendo la corriente a través de los caminos polvorientos del desierto y el dolor. Recogimos –Suryamana- el legado del amor de la primera caravana y juntos todos, unimos continentes, países y culturas a esa patria sin fronteras de una nueva tierra.

Hermanos, amigos, padres, hijos, humanos en la magia de la paz, ascendimos al valle de la luna y en San Pedro de Atacama fuimos alma humana, chispas de una sola llama. Los salares, como un cósmico cristal, reflejaron la luz solar del alma americana en el amor multicolor de la caravana. Cobre y mineral, sentimos la vibración ancestral del sur ascendiendo hacia la luz en Calama.

Así, encendida con el fuego de la vida, partió en su cuarto día la caravana hacia Antofagasta, patria chica de la cordialidad. Música, sonrisas, abrazos, poesía, apoteosis de alegría, la caravana allí fue como un río de hermandad que llega al océano de una auténtica humanidad. Consultorios, cárceles, hospitales, auditorios, muchos lugares fueron proyección de esa comunión con el pan de la amistad. Gracias por la gracia, gratitud infinita por su luz, bendiciones por esta acogida que ha renovado la energía para seguir sembrando las semillas del amor en el surco de la necesidad.

Después de la fiesta, el trabajo incesante y la feliz fatiga, en su sexto día la caravana reptó por los caminos del desierto hasta la luz que, milagrosa, va emergiendo de las sombras en la ciudad de Iquique. Con los ojos húmedos todos recordamos al llegar, ese dolor cantado en la Cantata de Santa María de Iquique, y el clamor de humanidad sepultado en las minas de Salitre. No fue en vano tu oscuro sacrificio hermano chileno, hermano peruano, hermano argentino, hermano boliviano. Hacemos nuestro el grito de tu sangre, porque arde en nuestra sangre la injusticia, que hoy como ayer lleva a millones de seres humanos a morir de hambre. En este desierto, hermano de antaño, hoy levantamos juntas nuestras manos para que tu sacrificio no haya sido en vano, y todos podamos vivir como hijos de un solo Padre, de ese Dios de amor que nos hace hermanos.
Gracias, Iquique del dolor, por el amor y la solidaridad que brota en todos viva hoy, para que la historia ya nunca más sea repetida y sea convertida en esa lección viva que nos permita ser humanos. En este séptimo día de la caravana nos daremos cita en la Escuela de Santa María de Iquique. Y estará presente la voz de la justicia en la garganta, la esperanza en el corazón y la humanidad en el alma.

Jorge Carvajal


---------------------------------------------

Caravana de la Sanación 2007

Desde la profundidad del sur, aún se escuchan los ecos de los más de 150
peregrinos, entre médicos, terapeutas, artistas y personas de buena voluntad
que recorrieron los rincones australes en lo que fue la primera Caravana de
Sanación efectuada en Octubre del año pasado. Partiendo en Castro, Chiloé,
hasta Temuco, 10 días de intensa labor terapéutica, y más de1600 pacientes
atendidos, fueron los hitos de una aventura nacida en el seno de la medicina
Sintergética en Chile. Hospitales, centros de infancia y ancianos, cárceles
y centros de atención primaria, fueron las sedes donde los milagros se
hicieron realidad.

Hoy, los vientos gélidos del sur y los rumores del bosque profundo, se
transforman en el crujir del crepúsculo en el desierto y en la aridez del
mineral desnudo del norte del país. De nuevo los peregrinos preparan sus
alforjas de trabajo voluntario y así se continúa el viaje de sanación
subiendo por la columna de los Andes hacia el Perú.

La aventura se programa para el mes de Julio. Del 6 al 14 de Julio para ser
precisos. De todas partes del mundo, médicos y terapeutas colombianos,
argentinos, españoles, peruanos, ecuatorianos, mejicanos y chilenos se darán
cita para el día 6 de Julio en el mítico pueblo de San Pedro de Atacama.

Allí habrán tres días de preparación para el servicio, donde abundarán los
trabajos de meditación y sanación de la tierra. El propósito velado en este
punto de partida es ir sintiendo el corazón único del grupo de sanadores; el
alma rebozante del grupo humano que quiere entregar las bendiciones de la
esperanza. Entre el silencio de los valles lunares, el vapor sulfuroso en
espirales hacia el cielo y el blanco salar de la planicie, el grupo humano
ofrecerá sus manos para restaurar el orden natural perdido en el camino.
Devolver el cariño dado por la Pachamama es quizás el más sagrado de los
servicios en esta etapa del camino.

La senda continúa hacia Antofagasta. El 9 y 10 de Julio el servicio comienza
en hospitales y centros de salud de la cuidad. La idea, tal cual como fue el
año pasado en el sur, es cubrir una gran cantidad de lugares en grupos
pequeños y organizados de terapeutas conducidos por diferentes líderes. La
premisa es lograr atender la máxima cantidad de personas, lo más
concientemente posible, y dejar a la disposición de los pacientes un
circuito de seguimiento para futuros tratamientos con terapeutas de las
diferentes regiones. Cabe mencionar aquí el enorme y exhaustivo trabajo de
organización que cada grupo de médicos y sanadores en las diferentes
ciudades ha realizado para la atención de pacientes durante la Caravana,
desplazando el tiempo libre personal por esta sagrada invitación del
destino.

Para el día 10 de Julio, los pasajes van hacia la cuidad de Iquique. En
contacto con esta tradicional cuidad, los grupos de sanación de nuevo se
multiplicarán en diversos puntos de la urbe. Dos días en este bello puerto
marcan las intensas horas de servicio que se esperan realizar en esta etapa
para finalmente continuar el 12 de Julio hacia la ciudad de Arica.

Nuevamente centros de infancia, servicios hospitalarios y otras sedes
sociales serán los sagrados espacios donde las manos proyectarán ese amor
del que nada espera. Completando la labor, como en todos los lugares por
donde pasará la Caravana, con charlas a la comunidad sobre diversos temas
afines al trabajo de sanación y a la vida misma. Finalmente, el sendero nos
llevará a entregar, en un simbólico acto de traspaso, la sanación en la
frontera con el Perú el día 14 de Julio. Ese día la energía de estos
juglares traspasa las fronteras del país para dirigirse serpeando hacia su
propósito ideal en Alaska, allá en el polo complementario del norte del
planeta.

Durante la celebración de este viaje no sólo la sanación de personas será el
objetivo único de trabajo. Por el camino del salitre, el corazón de los
servidores pretende ayudar a sanar las heridas del pasado. La idea es entrar
en esos espacios de la historia del país donde la desolación y el
sufrimiento dejados en la pampa nortina quedan aún reverberando por entre
los esqueletos de lo que fue algún día el esplendor de las salitreras de
Chile. La oficina salitrera de Humberstone, (1872- 1960) será quizás el
lugar elegido para restituir esas energías de dolor que aún anidan las
conciencias de los esporádicos lugareños.

Por otro lado, cabe destacar las experiencias que se gestionarán en Iquique.
Como primer hito importante mencionamos la sanación del lugar conocido como
Alto Hospicio, una comuna a 20 kilómetros de esta cuidad. Sector de
condiciones de vida especialmente difíciles y lugar de muchísimos eventos
dolorosos para la historia de todos nosotros. Todos los eventos de
desapariciones de adolescentes acaecidos entre los años 1999 y 2000 y que
para algunos aún siguen presentes en el sector. Sanar el lugar será
exorcizar tantos eventos de violencia, desequilibrio, miedo y desolación que
aún quedan impregnados en la tierra del desierto. Reconstruir las redes
etéricas del territorio, devolver a la Fuente de luz tanto sufrimiento
enclaustrado y repoblar de nuevos aires de esperanza es la misión que el
grupo se ha impuesto para estas instancias especiales de sanación.

Lo mismo se proyecta para la Escuela Santa María de Iquique, sitio donde
sucedió uno de lo eventos más traumáticos de la historia salitrera del país.
Esa tarde del sábado 21 de Diciembre de 1907, una enorme multitud de obreros
del salitre con sus mujeres y niños fueron tristemente acribillados por el
ejército en el lugar. La consigna fue detener un movimiento que reclamaba
por condiciones laborales más humanas. Obreros y familias de Chile, Perú,
Argentina y Bolivia murieron en el evento, dando así un carácter que no sólo
toca las conciencias nacionales. Cuando sincrónicamente se cumplen 100 años
de este horrible suceso de nuestra historia, la Caravana se pone a
disposición del destino para ayudar a cerrar las heridas de un pasado del
cual queremos sacar las enseñanzas para trascender así el sufrimiento de sus
protagonistas aún presentes en nuestro inconsciente colectivo nacional.

Durante todo el trayecto la premisa será el contacto con la gente, la tierra
y sus tradiciones. Así mismo como fue la aventura de contactarse con las
machis williches en el sur el año pasado y todas sus tradiciones de sanación
y ceremoniales, relacionarse desde el corazón con los pueblos originarios y
sus tradiciones será primordial en esta ocasión. Las comunidades Aymaras y
Quechuas serán esta vez el punto focal de comunión. Participando en bailes y
celebraciones, rituales y sanaciones, la idea es aprender de ellos toda la
sabiduría encerrada en las cosmovisiones del desierto, y a la vez compartir
todo el sentir de la medicina humana desde la visión Sintergética.

Desde lo terapéutico cabe mencionar el hecho de la creación de un
medicamento vibracional fruto del esfuerzo de sanación en la experiencia del
año pasado. Tomando las aguas vivas de una vertiente de Chiloé, una vasija
mágica fue la compañera de viaje durante todo el trayecto. En las aguas de
esta vasija se proyectaron y magnetizaron todas las buenas intenciones a
través de meditaciones y ceremonias durante toda la Caravana del 2006.

Además, se cargaron las aguas con cada una de las 1600 sesiones terapéuticas
en busca de la generación de un medicamento supremo. Al finalizar el viaje,
las aguas adquirieron un nombre: "Suryamana", un experimento, una esencia
que ya ha sido probada en los consultorios e instancias terapéuticas de la
Sintergética con excelentes resultados. La tarea para este año es repetir
esta experiencia. Ya con las aguas cargadas de Suryamana, los peregrinos
seguirán intencionando su efecto con todas las sanaciones y rituales que se
vayan realizando en el viaje. "Noryamana" entonces estará lista para
continuar su itinerario mágico hacia las tierras del Perú y el Ecuador para
el próximo año retomar su camino desde ahí.

Como ya es tradición, la Caravana contará con la participación del creador
de la Sintergética Jorge Carvajal y algunos de sus docentes venidos desde
Colombia. Pero la bienvenida abierta a tantos amigos extranjeros se extiende
a todos por igual. Médicos o no, participantes de la Sintergética o de
cualquier línea terapéutica complementaria. Artistas, ingenieros, dueñas de
casas, todos están invitados a unirse a esta bella historia de amor y
servicio. El año pasado vimos como muchas de estas personas se convertían en
verdaderos maestros de sanación cuando sus miradas se fusionaron con las de
los pacientes y su escucha en el silencio interior permitía el fluir de las
fuerzas curativas desde el propio corazón de los enfermos. Sanar es en lo
profundo sanarse. Repetidas en las historias de los pacientes estaban
nuestras propias historias de vida. En los surcos de la vejez de los
ancianos estaba nuestro futuro esperando ser sanado, y en las tímidas
sonrisas de los niños, nuestra infancia dolida comenzaba a ver por fin la
luz del perdón. Así son las historias que vimos y sentimos, y las que parece
susurrar hoy el viento en el desierto. De las experiencias terapéuticas
sacadas en estas labores voluntarias, libros y tratados completos se podrían
escribir. El verdadero aprendizaje surge del contacto directo con aquél que
sufre, y el verdadero contento se asoma en el suspiro de alivio de un
corazón acongojado. Por esto la invitación se extiende en el mismo eco del
desierto y a aquél que quiera participar, sin ninguna precondición, será
bienvenido de verdad.

Hoy por hoy, es hermoso ver como el desierto, mudo testigo de interminables
caravanas humanas, se re-significa en el escenario de una caravana de amor
y servicio. Caravanas de comercio entre los pueblos originarios, caravanas
de guerra y conquista, desde los Incas hasta la guerra del Pacífico,
caravanas del miedo y la muerte, en otros episodios de nuestra historia,
hoy se transmutan en una sola "Caravana de la Vida".

Juan Pablo Uribe Aubel

------------------------------------------------



LA CARAVANA DEL CORAZÓN

Por estos días que andamos encaravanados, y luego de un año de haber vivido la experiencia del sur de Chile, la vida nos invitó a reflexionar y a darnos cuenta que más allá de juntarnos y compartir, cuando la mente y el corazón se alinean en una sola intensión realmente suceden milagros en nuestra vida.

Hemos observado en la consulta que cuando nos conectamos al triángulo de radiación con contacto-impresión-relación, y con el alma grupal comienzan a suceder cosas interesantes que se plasman en el ojo clínico, sabiendo dónde puntualizar y cómo comenzar a hilar el camino terapéutico, y dónde terminarlo, esto es la clave para tejer la red, es como ir caminando conectados a los campos mórficos y de conciencia que habitan en el vacío de la unidad donde todos somos uno, y vemos la molécula, el neurotransmisor, la red involucrada, la glándula, el chakra, el dipolo, la banda, columna, el dolor, la crisis… y podemos sentir que te pasa y ser tu y en un instante ser nosotros, desde ahí comienza el viaje que recupera la armonía y el sentido, comienza la caravana, el camino.

Si hacemos el paralelo de esto en nuestra vida diaria, en nuestras relaciones, con nuestros hijos, hermanos, padres, pareja, amigos e incluso con aquellos con los que compartimos el día a día vemos como esa gran red relacional es otro hilo que se teje y con la presencia alineada y amorosamente neutra se ordena y así como miembro de una comunidad, de una ciudad, de un país, de un continente, de un planeta, de un sistema solar, de una galaxia, de un universo… todo se ordena hasta el infinito.

Es la caravana del corazón donde simultáneamente estamos recorriendo, tejiendo, reestableciendo los hilos perdidos y es permanente y simultáneamente en la vida. Si somos concientes de esto, la vida es un viaje hacia el vacío ordenante, donde la incertidumbre es la ola, es el hilo y el amor el tejido que se teje, el océano, el universo.
Y volviendo a la célula, al punto de partida, siento la caravana en mi y se ordena lo desordenado, fluye lo estancado y se repolarizan las células, se equilibran los polos, hay paz, amor y libertad, es un instante místico y los dos, terapeuta y enfermo, se sanan, se aman, se liberan.
Desde la caravana del sur, a la caravana del norte, la caravana de la red colágena, endotelial, neuronal, de nuestras relaciones, de nuestros sistemas, de la vía láctea, que el amor una todos los hilos llevando esta imagen al nuestro corazón y desde allí al corazón del sol y al gran sol central donde todo ES.

Federica C. Freydell

------------------------------------------------

Las semillas de Arica

En Arica, joya Pacífica del desierto ilimitado de Atacama, donde el alma humana trasciende todas las fronteras, sembramos en el Sur la Sintergética como propuesta de integración de las medicinas para una nueva tierra. Allí llegó la caravana de la salud para sentir con todos que aún en las tierras limítrofes la vida es una fiesta de luz y de alegría. El trabajo fue un canto, la humanidad un eterno abrazo de los del Norte y los del Sur, de los del Este y del Oeste. Europeos y americanos fundidos en un abrazo solidario trazaron, corazón a corazón, puentes amorosos de servicio. Los peruanos bajaron al encuentro de argentinos, bolivianos y chilenos y se unieron todos al ancestro Aymara. Y otros pueblos integrados al canto nuevo de la tierra se abrazaron con el Alma americana, Mapuche, Atacameña, Inca, Caribe y Maya. El espíritu de la síntesis ondeó con la bandera arco iris y. como una esencia del alma, Suryamana traspuso las antiguas fronteras de vencedores y vencidos, indicando que es ahora la hora de esa luz del alma que despertará, con las antiguas semillas de los sanadores Callawallas, la esperanza . Que la voz de la antigua sabiduría siga ascendiendo como savia viva en Suryamana, y esa nota clave del alma – servicio que va hasta el sacrificio – nos mantenga unidos. Jorge Carvajal

-------------------------------------------------

CARTA ABIERTA A LA CARAVANA

Resumen: Acompañamiento de la red global a los protagonistas del movimiento épico de la Caravana de Sanación, la Caravana que siembra Libertad.

Tus plantas acarician el amado sur, pisa tu corazón el azul cielo, avanzas de la mano de todos en este nacimiento, el de la Nueva Cultura, el del Plan de Luz y Amor que se encarna ya no en un individuo avanzado, sino en un grupo tal y como se espera desde un tiempo anterior al tiempo. Y yo en la distancia me aquieto para acompañar el movimiento; callo para sentir en mi corazón el latido de vuestro silencio… y agradezco. Y agradezco.

Siento que todo nace y todo muere en este tiempo, como en mi nacen y mueren gigantescos procesos. Cordilleras gris-costumbre, se hunden, desaparecen, engullidas por el magma del fuego que dejó de anunciarse y pasó a presentarse, el fuego luz-verdad, calor-amor que crece y crece.

Emergen islas que se saben continentes y nuestro paisaje alumbrado por la solidaridad del día del Hijo del Hombre ya no es el que era, ya no volverá a ser jamás igual; ahora será el de la igualdad. Ahora será el de la justicia que siembra paz. Será el de la vida como el valor supremo y el culto a la bondad.

Tiemblan los tiranos y no se equivocan en temblar, acaba el tiempo de la oscuridad… asisitiremos al final del combate y habrá dolor, los esfuerzos serán titánicos y habrá dolor; pero en tanto sepamos, como sabemos, que ya venció el amor, facilitaremos vuestros pasos… caravana azul, caravana austral, caravana de sanadores, embajadores del alma, pioneros del amor.

Que vuestros pasos sean los nuestros, que vivir no sea distinto de servir y sembrar la paz, que lo demos todo, todos y se consolide la unidad.

Fundación Ananta

Carvajal: Podrías olvidarlo todo salvo ser y nacer dentro de ese torrente de amor que hay dentro de ti

Conferencia sobre "La ciencia sagrada del servicio" y presentación del libro "Valores que curan", de Issabela Di Carlo, en Mallorca

12-Jul-2007. Que tu vida sea un libro que tus hijos puedan leer, que tus enseñanzas no sean palabras muertas, ni tus valores sean valores cadavéricos. Que tus valores sean el valor del ejemplo, el valor de la vida. Podrías callar y hablar desde tu respiración, desde tu actitud y desde aquello que estás haciendo con corazón. Podrías inclusive olvidar las técnicas de meditación y de oración. Podrías olvidarlo todo salvo ser y nacer dentro de ese torrente de amor que hay dentro de ti.

Un libro es un florecer del alma. ¿Cuántas lágrimas, cuánto dolor, cuánta luz, cuánta alegría hay en las páginas de un libro? Son páginas de vida. Yo se que allí hay no solo papel, no solo memoria, sino carne, sangre, claridad, claro oscuros de la vida, todo está allí en ese libro.

Cuando miramos la primera página Issa nos hace una bella invitación, y a mi me conmovió. Esa invitación es ¿bailamos? Yo no se bailar, pero mi alma bailó.

Danzamos. La vida es una danza, si servimos la vida es una danza. Pero detrás de esa danza hay un canto y detrás de un canto una nota sagrada. Esa nota sagrada es la nota del alma.
Cuando hablamos de valores, ya no son valores del tener, no valores de uso o de cambio, ni los valores de la bolsa, sino esos valores que valen para ser. Son esos valores que han surgido del ser: su familia, su esposo, Andy, Dani, su viejo Uruguay, su Uruguay renovado en su corazón, su ciudadanía planetaria.

Cuando entramos en contacto con esos valores que sanan nos encontramos con algo sagrado, y eso es la psicología, la verdadera psicología. Yo conocí hace nueve años a una psicóloga, bueno, conozco muchos psicólogos, pero esta era como rarita, estaba en un seminario en Cuernavaca, lo recuerdo muy bien, estaba en primera fila. Issa siempre está en primera fila. Es una guerrera aunque no diga nada. Desde el silencio, desde la sencillez, casi al borde de la timidez, pero con ese compromiso del alma.

Yo veía allí a esta mujer, en primera fila en el seminario, hablé con ella en el intermedio y me encontré con un intelecto brillante. Pensé para mis adentros: otra intelectual. Hay tantos intelectuales por allí, hablando de psicología, recitando conocimientos, repetidos y automáticos, hablando de las experiencias de otros. Hablando no desde la vida, sino desde la memoria y del conocimiento.

Luego vino una segunda sesión en el seminario y hablamos un poco del alma. De pronto la miro y me encuentro con el brillo de sus ojos, que se inundaban de lágrimas de ardor; una psicóloga que se conmovía, una profesional a la que le hervía el corazón, que podía encender el fuego del amor en su corazón. Entonces supe que la psicología tiene alma, porque el alma está en la gente, está en ellos, está en ella.

¿Es la psicología la ciencia de la conducta? No. La psicología es una ciencia sagrada, es la ciencia del alma humana y supe aquel día, hace nueve años, del valor y la elocuencia de sus lágrimas. En cada silencio, en cada mirada, en cada sonrisa, en cada lágrima hay mucha más humanidad que en todas las palabras. Yo lo sé, porque yo he vivido este libro. Es elocuente en todo lo que dice, pero tiene aún más elocuencia en su silencio vivo, en el significado que hay detrás de cada palabra; porque cada palabra ha sido no solo pensada, rumiada y soñada, sino sobre todo vivida.

Recorriendo todo el libro como si pidiéramos hacer puntos suspensivos a través de todas las páginas y tomar solamente el comienzo y retomar el final, al final nos encontramos un ejemplo muerte y de vida. Todo el libro es una historia de vida, una historia viva, y al final surge un relato sobre un hospital, sobre un diagnostico académico, más o menos frío, y sobre la soledad de una uruguaya a quien le toca vivir en el norte frío, la muerte de su padre. Y sucede un milagro… pasa una enfermera. El milagro es que es una enfermera con alma, es un ser humano, y más allá del pronostico, del diagnostico, y más allá del lenguaje intelectual y profesional, lee su angustia, su necesidad y su mirada y la abraza. Entonces Issa nos comenta de la profundidad del tiempo…

Hay segundos que no pasan y no pueden pasar nunca. Hay tiempos que no son tiempos del reloj, que son tiempos sagrados, profundos, interiores, tiempos del alma, llenos de significado. En ese abrazo, fuego del alma y ese abrazo nunca acaba de pasar. Y ese abrazo la sigue encendiendo y en ese abrazo el abrazo de la humanidad. En ese abrazo toda su psicología profunda, su maternidad, su profesionalismo, su intelecto, su intuición, su corazón, su compromiso, su compromiso vivo.

Entonces yo me encuentro en Issa el fuego ardiente del amor, de la pasión por la vida y se me alegra el alma de sentir en todas partes, que ese fuego se está encendiendo. Que no hay que ser psicólogo, ni médico, ni psiquiatra, ni místico, ni científico, simplemente habría que ser humanos.

Con ella hemos soñado un proyecto hace mucho tiempo. Este proyecto se llama DAVIDA, es un proyecto de servicio, para que por Internet se den otras cosas, para que demos el corazón, el pensamiento, el sueño, la esperanza, para que sembremos las semillas de una nueva cultura planetaria. Este ha sido nuestro sueño.

Ella pacientemente, diligentemente, nos ha acompañado, ha sido la editora de la página. Ha estado allí en las verdes y en las maduras, en los días brillantes y en las noches más oscuras. Ha estado allí permanentemente, incondicionalmente, impersonalmente.
Entonces hoy vamos a hablar de esa ciencia, de la ciencia sagrada del servicio. Vamos a reconocer que el servicio es otra cosa. No es dejar caer migajas, no es acallar la conciencia, no es dar de lo que nos sobra, es entregarse, es rendirse, es dar la vida; no conocimiento, sino esa sabiduría viva de la vida que fluye en nosotros cuando podemos de veras amar y el genuino amor es incondicional, es amor del alma.


En los primeros instantes de la creación, el Gran Servidor del mundo sembró las primeras semillas de la evolución. Entre ellas los electrones con toda la dinámica que mueve de tu energía, y germina en el movimiento.

La vida es un plasma electrónico activado y los electrones están saltando ahí en tu corazón. Toda la materia prima de este universo había sido creada antes del primer milisegundo: protones, neutrones, fotones… Todo en la creación estaba preparado para que apareciera el Observador. El Observador es un Creador que aparece cuando hay una grado de conciencia crítico. La misma materia es espiritual, hay Espíritu sumergido en la materia. La materia incuba al Espíritu y va ascendiendo, pura, a través de nosotros.

Encontramos en el mismo programa del átomo el destino del hombre. Primero la gran expansión: el Amor se expande, luego el corazón cósmico se contrae. Son los primeros sistemas solares. El Creador Llena el mundo con la inteligencia de la materia. Después viene la contracción.

Primero el amor se expande y luego se contrae. Surge un sistema solar regido por el amor. Leche cósmica para alimentar los nuevo planetas brota del corazón de las supernovas y llena la materia con la inteligencia del Creador.

Intuimos así más allá de la entropía, que nos arrastra hacia la muerte, un principio antrópico humanizador que vislumbra la humanidad inscrita en el plan. En estos planetas donde nace la vida está inscrito el programa de la creación desde el primer instante y así podemos continuar la creación. No somos polvo de estrellas, somos producto de la misma conciencia estelar. A través de nosotros pasan todos los reinos: el reino mineral, el reino vegetal y el reino animal, con toda la inteligencia de su evolución se sintetizan en nuestro corazón para que podamos ascender al reino de luz. Nos sumergimos de lleno conceptualmente por lo menos en esa mágica corriente de la vida que es a su vez una gran corriente de servicio.

¿Para qué servimos? Esa es una pregunta esencial. El servicio es una condición de la creación. En el servicio revelamos la esencia de las cosas, su cualidad. El servicio inteligente nos permite ir más allá de la apariencia, pues la conecta con la esencia. El servicio conecta los sentidos al Sentido y nos da razón profunda de vivir, nos da un Norte. Nos permite darnos para renovarnos. Nos permite entrar en la gran ley de la vida que es la ley del corazón.

El corazón se da a cada segundo. No requiere nada. Si retuviera a cada segundo una sola gota de sangre, al cabo de una hora estaríamos al borde de una insuficiencia cardíaca congestiva y en un día ya estaríamos muertos. Todo aquello que el corazón recibe lo da enriquecido, renovado, lo da cargado con su oxígeno. Esa es la ley de la vida inscrita en la misma fisiología: vivir es dar, es darse, es entregarse. No es dar de lo que tienes, es dar de lo que eres, tu conciencia, tu tiempo…

No hay nadie que sea tan rico como para no necesitar recibir y no hay nadie que sea tan pobre que no tenga nada para dar. Dar de todas las maneras; en todo caso dar de ti. La vida nos hizo un regalo cósmico, sembró semillas del plan en la tierra de nuestra conciencia y esas semillas pueden germinar y multiplicarse como cosecha abundante de la vida en nosotros.

La vida sembró en nosotros una semilla mineral y ahí tenemos el hierro cósmico de los glóbulos rojos que vino de una supernova. El hierro no es de aquí. Ninguna partícula es de la tierra...

Por el mismo núcleo del hierro somos extraterrestres que habitamos la tierra. Somos hijos del corazón de las estrellas. Del mismo núcleo de las estrellas nos vino el calcio y la inteligencia de las células. El calcio se convirtió en canales que nos permiten crear corrientes eléctricas y hacer la comunicación desde ese núcleo.

La vida nos regaló el magnesio que está en el corazón de la clorofila. Nos regaló el fósforo que enciende tus neuronas, nos regaló electrones, calcio, hidrógeno, oxigeno, nitrógeno… para construir el sustrato de la vida , las proteínas. Nos regaló los minerales adecuados… para que esas proteínas se convirtieran en enzimas y la magia de la vida pudiera subir a través de nosotros. El reino mineral es un portador de la luz cósmica.

La vida nos regaló patrones de ordenamientos. De esta forma los átomos de carbonos duros se convierten en diamantes, duros al tacto, pero blandos a la luz, porque la dejan pasar y la revelan. Cuando las moléculas se ordenan y son coherentes se forman las gemas. Las piedras son preciosas no por su sustancia, sino por su patrón de organización interior, contienen una geometría fractal que se va ordenando para dejar pasar la luz.

Estamos aquí para dejar pasar la luz, para desarrollar la transparencia, para ser transparentes. Esa luz ya no es la luz del sol, es la luz del amor. El servidor enciende la luz y revela la luz. El servidor ha alineado su personalidad. Ya no es sólo cuerpo físico, sino que está magnetizado por sus sentimientos positivos, que le llevan a dar lo mejor de sí. El servidor ha conquistado su campo de conciencia mental. Conoce la ciencia sagrada del servir. Sabe que hay un momento para sembrar, un momento para cultivar, y un momento para cosechar. Conoce la ciencia del ritmo y de la oportunidad. Ha despertado su inteligencia. En el servidor hay genuino amor. No es un amor ciego y mercenario, es un amor con discernimiento, valiente.

El servidor reconoce la necesidad del otro, es el maestro de la necesidad. Reconoce lo esencial y, así, da de lo que el otro necesita. El servidor posee ese genuino amor impersonal que implica tanto el intelecto como el corazón. Servir no es necesariamente construir hospitalitos aquí y allá y hacer paternalismo, sino genuino amor personal. A lo mejor no hacemos nada afuera, pero sí damos nuestra compañía, nuestra oración, nuestro pensamiento, nuestra actitud, nuestra mano amiga…, estamos entrando de lleno en esa corriente vivificante del agua abundante de la vida, el servicio.

Servicio no es necesariamente lo que se ve afuera, es lo que se construye desde adentro porque es producto de la coherencia. El servidor es un devoto que ha hecho de su vida algo sagrado. Su devoción es por Dios, pero ha aprendido a ver a Dios en la humanidad. El servidor es también un devoto de la sombra, porque ama los lugares donde hay sombra y es capaz de llevar su luz allí. El ha aprendido una bella lección que está inscrita en esa conciencia cósmica que llamamos reino vegetal.

¿Qué tal si las raíces no tuvieran devoción por la oscuridad y por la sombra y por la tierra? No habría flores. Por eso estamos aquí. Dios nos tiene aquí porque hay oscuridad. El problema de la oscuridad no es el problema de la sombra, es el problema de aquellos que tienen un poquito de luz. No tenemos que atacar al mal, ni siquiera a los gobernantes, tenemos los gobernantes que nos merecemos. Tenemos la tierra que todos, por acción o por omisión, hemos contribuido a crear. No es cierto que la tierra esté dividida en fronteras. Somos el mismo cuerpo de Cristo. Por nosotros corre una misma savia. Si cortamos su circulación, la responsabilidad es sólo nuestra. Estamos unidos por un mismo tronco, estamos nutridos de la misma raíz. Podríamos disfrutar todos de la misma savia viva del dinero, de la cultura, de los bienes de la tierra, de la energía…

Deberíamos aprender de la devoción del reino vegetal. Podríamos descender a la profundidad de la dura roca para disolverla. Llevar nuestra lágrimas conmovidas a los lugares difíciles donde no hay solidaridad, donde no circula la savia. Hemos de reconocer que la tierra somos nosotros. La tierra es con nosotros. El servicio tiene que ver con la ciencia sagrada de la devoción. La devoción no rechaza la sombra. No rechaza los impulsos, no rechaza a eros, sino que reconoce que eros y logos están unidos en una misma corriente de conciencia.

Aprender la ciencia sagrada de la devoción y reconocer como el poeta que lo que el árbol tiene de florido, vive de lo que tiene de sepultado. Que no es posible alcanzar el gozo sin haber sufrido. El dolor no es lo contrario del amor sino su revelador, armonía de los opuestos, que en el amor son complementarios. Disfrutamos de la belleza de la luz y de la oscuridad que se reúnen en la aurora y el crepúsculo.

Podríamos aprender de reino vegetal que también vive en nosotros, la ley de la armonía, de la devoción, del amor incondicional. Almacenar la luz, asimilarla y proyectarla al planeta en un servicio que va hasta el sacrificio. La nota clave del alma es el servicio pues el oficio sagrado del amor es el sacro oficio del alma. El ritual del amor se oficia a cada instante en el corazón cuando despertamos a nuestra humanidad.

Podríamos aceptar el regalo de la sombra y vivir la caída, la enfermedad, el fracaso, la separación…, como un necesario aprendizaje. Vinimos a aprender y aprender es encender un fuego interior. Podríamos ver como el vegetal crece por la sombra hacia la luz. El tallo busca la luz. Sin la sombra no podríamos orientarnos hacia la luz. Allí donde hay sombras, hay crecimiento .

La caída es un bello regalo. Pierdes la salud pero la salud perdida es tu maestro, tu enfermedad te enseña cuánto vale la salud. Mueres clínicamente, regresas y ¿qué pasa? Cambia tu conciencia, tu vida, tus relaciones y tus valores… Se acabó la prisa, el afán de poseer. El único afán es el de ser uno con el ser, uno con los otros.

Tenemos otra bello aprendizaje en el proceso de florecer Podríamos aprender del regalo de una flor, más allá de su perfume y su color. Aprender la estrategia de la flor para abrirse, para abrir sus pétalos y revelar su luz y aromar, revelar el cáliz y la promesa de la semilla y la promesa del fruto. Aprender de la flor que cuando se muere sale el fruto. El fruto maduro se cae por su propio peso. El fruto es blando y dulce y entonces puede alimentar la vida y multiplicar el programa del Creador en la semilla que cada uno de nosotros somos. Observemos el regalo de la flor y aprendamos con ella que vivir es abrirse a la vida, abrirse al amor y aromar… ¿Cuál es tu perfume? ¿Cómo has aromado más allá del desodorante y del perfume exterior? ¿Cuál es el aroma de tu vida? ¿Has aromado, has perfumado hoy la atmósfera de tus hijos, la de tus hermanos, de tu mujer...?

La flor es puro crecimiento. Su crecimiento es rápido y su vida corta. Su tiempo es un tiempo intenso, profundo. El crecimiento verdadero sucede por el centro, no por la periferia. Cuando la flor crece por la periferia se cierra a la luz. En el crecimiento céntrico sucede el milagro de la apertura a la luz.

¡Que tu crecimiento no sea periférico, sino central! ¡No sea el de tu capital, el de tu forma, el de tu armadura, de tu apariencia, de tu personalidad…, sino el de esa esencia desnuda que contiene en ti la semilla del Creador, porque entonces vas a servir a la vida y vas a madurar y revelar el plan de la semilla y así entregar el fruto a la humanidad y nutrir la humanidad…!

Podríamos crecer desde el centro. Cuando una flor se cierra crece por la periferia. Nosotros también nos cerramos a la luz cunado vivimos para las apariencias o las formas externas.
Vivir es muy simple. Vivir es ejercer de aprendiz, y éste es el alma que sirve y que está los pies del maestro, del hijo, del hermano, del pájaro, del árbol, del río, del gobernante, de la humanidad… Si vives como aprendiz estás en tu centro y puedes disfrutar la vida. La vida es como una rueda a gran velocidad. En la periferia rige la fuerza centrifuga. La vida nos alcanza en la periferia no más que para sobrevivir. Pero hay un ojo del huracán, un lugar de máxima quietud, donde recibes la conciencia del ser y ese es el centro de la rueda.

El reino de los cielos es el reino la inocencia y de los procesos, del crecimiento permanente. Cuando eres inocente puedes fluir como los niños. Podrías nacer y brotar como un manantial fresco. Ese es el eje de la rueda de tu vida. Podrías permanecer siempre en el eje de la vida. Podrías estar en tu centro, ser el aprendiz inocente y sensible. Sólo tienes dos posibilidades: o vives o te mueres lentamente. O aprendes y enciendes ese fuego interior en tu corazón o simplemente sobrevives y vegetas como la víctima en la periferia. La víctima no puede servir. Su pregunta no es qué es lo que yo voy a dar a la vida, sino qué es lo que la vida me va a dar a mí. Es una pregunta que nace del egoísmo de vivir en periferia.

Vivir es también recibir la herencia del reino animal. El regalo de este reino es el primer camino hacia la libertad. Ya no tenemos raíces, ya no estamos sólo en un único sitio, tenemos patas y nos podemos mover. Empieza el embrión del instinto que nos conduce por el sendero de la evolución hasta el libre albedrío. El instinto animal es un regalo de tal naturaleza... Qué magia hay en esos perritos que llevan los viejitos por las calles de Paris? Ellos son su familia, pues quizás perdieron a sus hijos...

Seis millones de niños mueren anualmente de hambre. Con un poquito de nuestros desechos se podrían salvar, con un poquito de nuestra amistad y solidaridad y de generosidad podrían vivir. Un poquito de lo que nos sobra es exactamente lo que precisan esos niños para sobrevivir. Hay un millón y medio de niños ciegos. Con un poquito de vitamina “A” los podríamos salvar.

Mientras mueren 6 millones de niños de hambre, hay 6 millones con malnutrición severa que no se van a morir. Posiblemente haya otros 300 millones de niños con desnutrición moderada que tampoco se van a morir, pero que han malnutrido su cerebro. Un cerebro no nutrido no es un cerebro de paz, es un cerebro sin amor y nuestros hijos se van a encontrar con ellos en las calles. ¿Qué va a pasar entonces?

¿Donde está nuestra humanidad? Es muy cómodo hablar de humanidad y no comprometerse con ella. Es cuestión de comprometernos, no de culparnos. Es cuestión de sentir nuestra humanidad e implicarnos en esa gran corriente que nos puede permitir conquistar el más bello de los valores que es la solidaridad. La más bella oportunidad de ser felices es ser solidarios.

Los estudios demuestran que el principal agente de felicidad es hacer felices a otros. Un gobernante es feliz porque hace felices a sus súbditos, una madre porque hace lo propio con sus hijos… Un budista, un bodhisatva, un meditador, un servidor del mundo… es feliz porque hace el vacío y a través del vacío lograr la plenitud y través de ella el éxtasis que es la entrega total a la corriente del Ser.

Podemos encontrar la posibilidad de servir aquí y ahora. Podríamos dejar de criticar a nuestros gobernantes y saber que la energía sigue al pensamiento. Aunque no estemos de acuerdo, es preciso enviarles lo mejor de nuestros pensamientos y oraciones para que se puedan iluminar y hacer lo mejor.

Podríamos llevar luz a nuestros médicos y a nuestros sistemas médicos, pues ellos también son víctimas de una macroeconomía, de la formación, de un sistema regido por la posesividad, la explotación, la violencia... Podríamos ayudar a limpiar las atmósferas astrales emocionales de la confusión.

La ciencia del valer no puede estar separada de la ciencia del ser. Vales por lo que eres. Se trata de reconocer los tres valores esenciales: el amor, la paz y la libertad, valores que nutren nuestro ser. Con la paz nuestro cuerpo físico está en armonía. Con amor el cerebro, concretamente la parte que rige las emociones, está nutrido. Cuando tenemos libertad nutrimos también nuestro cerebro humano, ese cerebro que nos ha sido regalado para la evolución, para crear.

Servir es la única manera posible de vivir humanamente. Servir es actualizar el ser, es convertir una esencia posible en una existencia real; es convertir un potencial humano infinito en una fuerza externa activa y efectiva, que sea transformadora y transmutadora del mundo. Servir es el canal que conecta el ser a la existencia.

Somos sí y pero es preciso demostrarlo. Servir es participar de esa corriente que conecta toda la evolución en el seno del cuarto reino de la naturaleza, que es el reino de la humanidad, con el quinto reino, que es el reino de las almas.

Podrías sembrar un árbol, siémbrate. Tu eres un árbol, el árbol de la vida. En cada paso vas fecundando tus caminos y en cada primavera puedes florecer. Podrías escribir un libro, escríbelo, no tienes porque ser escritor. Escribe en el libro vivo de tu piel con tus caricias, en el libro de tus ojos con tus miradas. Escribe en el libro de tu corazón. Graba con el fuego de la vida.

Que tu vida sea un libro que tus hijos puedan leer, que tus enseñanzas no sean palabras muertas, ni tus valores sean valores cadavéricos. Que tus valores sean el valor del ejemplo, el valor de la vida. Podrías callar y hablar desde tu respiración, desde tu actitud y desde aquello que estás haciendo con corazón. Podrías inclusive olvidar las técnicas de meditación y de oración. Podrías olvidarlo todo salvo ser y nacer dentro de ese torrente de amor que hay dentro de ti.

Esa es la invitación. Servir es vivir. ¡Que bueno que volvamos a vivir!

Fundación Ananta
Davida-red

"Estar presente" por Carmen Santiago

Cuando estás presente, la vida entera se revela como un canto de gloria. Cuando estás ausente, la vida es un sucederse de eventos que te llevan de un lado a otro, dejándote una sensación de vacío, de sin razón. La vida moderna, que es una vida de consumo, ante la ausencia de quien la habita, busca llenar con cosas lo que sólo se puede llenar con vida. Y así, el habitante de cualquier ciudad de nuestro mundo moderno deambula por sus calles buscando qué comprar, qué desear, por qué luchar, para sentirse que vive, sin darse cuenta que para vivir no se necesita consumir sino estar presente.


Todo se resuelve con la Presencia. Y la Presencia eres tú, el verdadero, el real, no la copia o el modelo en serie de las pasarelas de moda, sino el que vive en tu cuerpo, el morador de tu mente y sentimientos, tu verdadero ser.

Hay momentos en los que uno se pregunta, ¿dónde estoy? Y cierra uno los ojos para buscarse y la mente no deja de emitir imágenes, una tras otra sin parar. Uno se fastidia, abre los ojos y deja de meditar. O se hace cómplice y empieza a crear imágenes mentales de acuerdo a las creencias para por lo menos hacer un servicio, creando en los éteres mentales humanos impulsos que ayuden a otros a conseguir el sendero de servicio, un sendero que al ayudarnos a todos, mejora la vida y nos quita las pesadas cargas de egoísmo y maldad en las que a veces nos encerramos y nos ausentamos más.

Cada quien trabaja desde donde puede, y cada servicio es válido para aquellos a los cuales va dirigido. Ante la infinita gama de canalizaciones que viajan por el espacio cibernético uno se pregunta, ¿será que los Maestros no tienen otra cosa que hacer que comunicarse? Pero hay que reconocer que ésta es la pregunta de una mente analítica y crítica, la típica mente del que tiene que trabajar mucho rompiendo esquemas mentales para poder estar presente.

Hace algún tiempo esto me preocupaba, ahora lo celebro, porque cada una de esas canalizaciones va a un número de seres que les sirve y utilizando esa información dan pasos adelante en la vida. Aunque sean pasos ascendentes en el astral, ascienden y el que toma el camino ascendente en la conciencia, un día, tarde o temprano, llegará a la Presencia.

La vida es un aprendizaje, y cuando aprendemos a distinguir por vibración, que es, podríamos decir, distinguir por el olfato, se puede reconocer la procedencia de la inspiración y utilizarla de acuerdo a la necesidad del momento. Ésa es la clave. Más que otra cosa hay que desarrollar el olfato, reconocer por vibración. De ahí la importancia de estar al lado de un ser que habita en la Presencia porque nos enseña, sin palabras, a reconocer la vibración maestra porque nos la da. No es lo mismo hablar de agua que mojarse, o saber todo lo de la naranja que comerla. La experiencia, la vivencia es la más útil de todas las enseñanzas, la que se graba, la que no se olvida.

En un mundo de espejismo se asciende de un espejismo más denso a uno más sutil. Por lo tanto podemos afirmar que hay espejismos útiles creados por los Maestros como escalones a través de los cuales sus discípulos ascienden para algún día llegar a la Presencia, ser la Presencia, la Presencia que habita el presente que es, como decía Conny Méndez, brillante, radiante, sin tiempos, ni limitaciones, sin edad … que es parte del océano de luz purísima donde tiene su vida todo lo que contacta tu ser …

Lo que no podemos hacer es quitarle a alguien su espejismo si no es capaz de ascender a nuestra creencia, que puede ser también un espejismo que llamamos “realidad”. Cada cosa que nos sucede tiene un motivo, una enseñanza, una verdad oculta. No hay que olvidar que cada espejismo vela una verdad. Por ejemplo, el espejismo de la solidez de la materia proviene de una gran verdad, que la materia es energía y por lo tanto, la percibimos como sólida, porque materia y energía son intercambiables. Los mundos de los reflejos, el del intelecto, las emociones y el cuerpo, son mundos que reflejan una Verdad. El intelecto es el reflejo de “manas”, el Pensador; el mundo de las emociones es un reflejo del Búdico, el mundo de la intuición y del amor divino y el físico es el reflejo de Atma, el plano de los arquetipos sagrados, del Prototipo divino, de la Voluntad. Son proyecciones de una Verdad, y tienen oculto la clave de la liberación y retorno al mundo desde donde se proyectan.

Cuando la creencia, el espejismo, tiene, ciertamente, marcado el camino descendente, el camino que degenera, densifica, degrada, esclaviza, podemos intervenir para disolverlo utilizando todas las técnicas de disipación y estaremos haciéndole un servicio a la vida.

Mirando los cuadros de Nicholas Roerich parece que estuvieran hechos para que, a través de su belleza, uno hiciera contacto con la Presencia. Uno puede penetrarlos y entrar en otros estados de conciencia más sutiles y con más grado de verdad que lo que puede aportar la mente y sus interminables detalles. Como la tela de una araña, la mente va tejiendo y tejiendo. La araña no se enreda en su tela, pero la mente queda atrapada y si no se cuida, queda incapacitada por sus mismos hilos. Hay que saber cuando parar de tejer para disfrutar de la tela y desde allí, desde el conocimiento, buscar la sabiduría y desde la sabiduría, la Presencia.

“Maestro, una vez te pedí tu Sabiduría, ahora te pido Tu Presencia. En ella está contenido todo. Bendíceme, mírame y seré la Presencia. Y aunque vuelva a mi estado personal de separación, para poder seguir viviendo en este mundo de espejismo, habrás dejado una huella indeleble en mi corazón, certera, ígnea, que será, de ahora en adelante, el sendero que recorreré, el sendero de la Presencia, el sendero del Fuego, el sendero del “Yo Soy”.

Con amor profundo, Carmen Santiago
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


“Mi deber ser es el presente.
Soy como el árbol (los árboles mueren de pie)
Soy como el águila,
Mi alma busca los espacios del cielo eterno.”

José Godoy


Página 510 de 524
  • Facebook: fundacionananta
  • YouTube:
  • Twitter: ANANTAfundacion
  • flickr Ananta

¿Quién está en línea?

Tenemos 21 invitados conectado(s)

causas solidarias

bannerweb premios solidarios ok

banner festival mantras 2018

banner mindalia

fundacionnoticia



 
Fundación Ananta - Eibar 6, 28023 Madrid - NIF: G-84155076
 
 
Joomla extensions by Siteground Hosting

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies Ver Política de Cookies.

Acepto la politica de Cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk