Fundación Ananta

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Pensamientos de enero: .. me llevó hasta la esplendorosa morada del Creador...

"Han tratado de convencernos de que la visión científica del mundo está acercándose rápidamente a una teoría del todo en la que apenas quedaría espacio para nuestra alma, para el Cielo ni para Dios. Mi periplo por las profundas regiones del coma, más allá del tosco reino de lo físico, me llevó hasta la esplendorosa morada del Creador todopoderoso y me reveló el abismo indescriptiblemente dilatado que separa nuestro humano conocimiento del asombroso reino de Dios". Dr. Eben Alexander en “La prueba del Cielo”, (2012), página 205 de la versión española editada por Zenith/Planeta. Imagen: Vista...

Retiro Paz, Salud y Espiritualidad, con el Dr. Jorge Carvajal (24-26 mayo)

Queridos amigos de Ananta, Adjuntamos información sobre el retiro Paz, Salud y Espiritualidad que DM impartirá el Dr. Carvajal en Guadarrama (Madrid) del 24 al 26 de mayo próximos (desde el viernes a media tarde hasta el domingo al almuerzo). https://www.sintergetica.org/event/retiro-paz-salud-espiritualidad-mayo-2019-dr-jorge-carvajal/ Pensamos que el retiro proporcionará un bonito espacio para hacer una parada que permita a cada cual mirar adentro y reencontrarse en su dimensión espiritual. Este retiro es parte del Plan a 5 años “Restaurar la red armónica del planeta” liderado por Un M...

Conferencia + Consciencia con Emilio Carrillo, 22 febrero 2019-- parte del Plan "Restaurar la red armónica del planeta"

Queridos amigos de Ananta,    Dentro del ciclo de conferencias +Consciencia, que promovemos conjuntamente Ecocentro y Fundación Ananta, nos es muy grato anunciar la conferencia de Emilio Carrillo ”La acción correcta: práctica del amor y de la sabiduría-compasión”, que DM tendrá lugar el viernes 22 de febrero de 2019, entre las 18 y las 21 horas, en el Colegio Calasancio de Madrid (Conde de Peñalver 51).

“Ser espiritual es simplemente tomar consciencia de la vida y estar agradecidos”

“Ser espiritual es simplemente tomar consciencia de la vida y estar agradecidos”

10- Septiembre-2008

Javier León (Barcelona, 1973) es antropólogo, escritor y empresario. Volcado durante un tiempo con las minorías marginales en Andalucía y Cataluña como trabajador social, se especializó más tarde en masonería y utopías, temas sobre los que ha publicado “Entrevista a un masón” (2006) y “Creando utopías” (2007), dos obras que recomendamos. Este Septiembre verá también la luz: “Masonería: viejos manuscritos” (2008)

Nuestro entrevistado ha hecho de la utopía no sólo objeto de sueños sino también de estudios. Tras su rastro ha recorrido medio mundo y ha visitado diferentes comunidades utópicas en cuatro continentes, reuniendo cuantiosa información de un movimiento con alcance ya planetario. Al día de hoy compagina la antropología con una de sus mayores pasiones, editar libros: en 2006 impulsó desde Hornachuelos en Córdoba la Editorial Séneca, que hasta la fecha lleva publicados más de una veintena de libros.

Nos encontramos con Javier en un luminoso día de finales de julio, en Madrid.

MASONERÍA

¿Qué es lo que te atrajo de la masonería?
Durante mucho tiempo estuve estudiando y trabajando sobre la pobreza y la marginación. Trabajé con lo que algunos denominaban lo peor del mundo y descubrí, bajo mi asombro, que detrás de todos aquellos escenarios habían personas con sus historias, con sus manías, con sus sueños. Tras muchos años intentando comprender nuestra naturaleza en circunstancias terribles, sentí curiosidad por adentrarme en su condición antagónica. La riqueza me aproximó a la misma inquietud: lo humano, en ese estadio social, también tiene sus propias historias, sus propias manías, sus sueños y sus miserias. En la masonería descubrí un mundo asombroso e increíble que muchos ignoran y desconocen.

¿Los masones son pioneros en la gestación de un nuevo mundo?
Los masones, por lo general, son personas de espíritu inquieto que pretenden hacer de hombres buenos, hombres mejores. Con esa premisa, trabajan día a día para hacer de un mundo bueno, un mundo mejor. Son librepensadores que desean conservar lo bueno de la vida y transformar lo caduco y lo erróneo.

¿Cuánto de esencia y cuánto de ritual y parafernalia hay en la masonería?
Desde un punto de vista antropológico no puedo hablar de parafernalia pues todos los ritos tienen un significado profundo para aquellos que intentan comulgar con los mismos. La misa tiene un significado profundo para los cristianos, así como la meditación vespertina lo pueda tener para los budistas. Cada ritual está teñido de una profundidad esencial. El interés y la labor de cada uno es descubrir en ese ritual la esencia de todas las cosas.

¿Está la masonería plenamente ubicada en nuestros días? ¿No vive de un exceso de nostalgias?
Hay instituciones que vienen de muy lejos y que, desde un punto de vista crítico, podríamos decir que son producto de la nostalgia. Tenemos, por ejemplo, el caso de la monarquía, un producto plenamente medieval que nace, actúa y se posterga mediante intervención divina y que, sin embargo, sigue en total vigencia y actualidad en nuestros días. Podríamos pensar de la masonería algo parecido desde ese punto de vista crítico. Algunos de ellos claman que son los depositarios de la sabiduría perenne, y en ese sentido, habría que profundizar en sus enseñanzas y cometidos para entender el significado profundo de esa afirmación. Hay instituciones que se transforman a lo largo de la historia, hay otras que permanecen siglos y siglos gracias a su capacidad de adaptación a los tiempos.

UTOPÍA

¿Hay algún lugar en el que hayan encarnado verdaderas utopías?
A lo largo de estos años he descubierto en todas las partes del mundo proyectos auténticamente utópicos. Pero no hay que irse muy lejos para encontrar auténticas utopías. Resulta una verdadera utopía ver a nuestros padres reciclar la basura. Eso era impensable hace unos años. Existen pioneros que están marcando las pautas a seguir, pero trabaja una mayoría silenciosa que practica diariamente la utopía con la que todos soñamos. La verdadera utopía somos nosotros en nuestras buenas acciones diarias. Los pequeños gestos, los pequeños actos que realizamos con espíritu de cambio son la utopía transformadora. Experimentos utópicos han existido en toda nuestra historia. La utopía es necesaria para adaptarnos y sobrevivir en un mundo cada día más difícil.

¿Cuáles son las comunidades o ecoaldeas que más te han llamado la atención?
He visitado ecoaldeas por medio mundo, sobre todo por California, cuna y pionera de casi todo lo que tenga que ver con la transformación del individuo y la sociedad. Últimamente, estoy recorriendo comunidades por toda Europa. La comunidad escocesa de Findhorn, en la que conviví varios meses y desde donde escribí mi segundo libro, “Creando Utopías”, es sin duda una de las pioneras y una de las que más impactan. También Sieben Linden, en Alemania, o Esalen, en el Big Sur californiano, me impactaron profundamente. Auroville, en la India, es el paradigma por excelencia.

Siempre que pensamos en utopías tendemos a imaginar una comunidad de hippies aislados del mundo que pretenden llevar a cabo un experimento social. Sin embargo, hay compañías que inventan el coche ecológico, o la energía limpia, o las relaciones humanas dentro de la empresa. Eso también es utopía. La utopía también se encuentra en la empresa, en la educación, en la psicología, en la política, en la economía, en la religión. Desmantelar los ejércitos, acabar con las jerarquías, el hambre y la pobreza, desarrollar energías limpias…, existen muchas utopías por las que luchar, y por eso necesitamos potenciar el utopismo y sobre todo, la figura del utópico.

Y en el pasado, ¿cuáles fueron los intentos más sinceros?
En mi tesis doctoral intento profundizar en los aspectos pasados de la utopía, para compararlos con los presentes e imaginar los futuros. Los ermitaños y ascetas que habitaron los desiertos de Egipto y dieron origen al monacato primitivo son, para mí, un ejemplo de gente que buscaba la utopía. La búsqueda incesante del Reino de Dios en la Tierra es, sin duda, clara muestra de ese intento de construir un mundo mejor. Pero también los pitagóricos o los esenios o los cátaros o tantas y tantas “herejías” pasadas que lo único que pretendían era aproximarse a la ventana de un mundo mejor.

Existieron muchos movimientos que buscaron en la nueva tierra el crear esa utopía. Por ejemplo, en las primeras oleadas de emigrantes que fueron el Nuevo Mundo, a América, creando nuevas comunidades utópicas. En Israel se intentó con los kibutz, en toda América con los falansterios, ahora, en nuestro presente, son las ecoaldeas, donde se pueden encontrar movimientos de toda índole que buscan desde la espiritualidad, la ecología o la política, una nueva utopía a explorar.

¿Por qué no se prodigan las comunidades en el mundo? Y en España, ¿por qué gastamos tan poco de utopías?
Al principio pensé que era difícil encontrar lugares utópicos. Pero si empezamos a indagar, vemos que existen muchas utopías en todo el mundo. Incluso la mayoría están organizadas en el Global Ecovillage Network (GEN). Las encuentras en las ciudades, con las ecocasas o los ecobarrios, también en el campo con las ecoaldeas. Pronto quizás podamos hablar de las ecociudades. La utopía es no dejar de soñar.

En España también existen envidiables ecoaldeas, y algunas, muy conocidas en Europa, como he podido comprobar. La utopía es un acto de generosidad extrema que requiere la renuncia, a veces traumática para muchos, de un montón de comodidades y seguridades previas. Renunciar a nuestro tiempo, a nuestro espacio y a nuestro antiguo orden social y de valores a veces resulta ser demasiado. En España es ahora cuando estamos despertando a la generosidad civil y social, y en eso, algunos países como Alemania nos llevan algo de ventaja.

¿Qué es lo que aún nos aleja en la conquista de esa utopía?
Vivimos en un tedio continuo, bajo el manto aplastante de la rutina impuesta. Nos cuesta creer en un futuro mejor pues vivimos instalados en un pesimismo realista. Hay algunos que han apostado sus vidas por alejarse de esa somnolencia y profundizar en otras formas de vida alternativa. Aún nos queda pendiente la asignatura de conquistarnos a nosotros mismos y creer apasionadamente en nuestra propia utopía. Seguir nuestro corazón y luchar por nuestros ideales es lo que nos hace más humanos, más limpios, más puros. La sinceridad de ese acto nos hace más libres y felices. Romper con el miedo y la rutina de una vida segura nos atrofia y nos mata. Vivir en la incertidumbre de nuestros sueños es el camino a recorrer, es el camino a conquistar para aquellos que deseen explorar un infinito de posibilidades.

EDITORIAL

¿Qué empuja a un antropólogo a crear una editorial?
Si eres amante de la cultura y además amante de los libros, no es mala idea crear una editorial para expandir ambas pasiones. Uno nunca sabe por qué ama las cosas, pero cuando convierte ese amor en propósito vital, sólo debes lanzarte a la utopía de seguir tus sueños. Eso implica riesgos, pero también la satisfacción de sentirte vivo, de ser actor de tu propia obra, y no un mero espectador. El viaje a Itaca es posible, sólo debemos creer en ese primer gesto transformador, ser osados, nadar sobre el infortunio. Como pacifista convencido, creo que la cultura y los libros son una apuesta entusiasta por crear la cultura de la paz. Ese es el lema de nuestro sello Séneca. El sello Nous, más dado a temas de nueva conciencia, ya lo lleva impreso en su propia naturaleza.

¿Creaste la editorial para hacer más entendible la utopía?
Crear una editorial en nuestro país y en los tiempos que corren es más que una utopía. Pongo como muestra esa extrema generosidad y pasión que nace, especialmente, de todos aquellos que trabajan y colaboran en ella. Tenemos un equipo humano excelente y admirable, dotado de una infinita paciencia y generosidad extrema. Para muchos, nuestros grandes maestros siempre fueron los libros. En ellos encontramos aventuras, sueños imposibles, viajes, enseñanzas profundas, amores. Siempre pensamos en lo maravilloso que debía ser poder algún día ser nosotros mismos portadores de esos milagros. Ahora descubrimos con satisfacción que editar libros es algo más que ser portadores de ilusiones. El arte encuentra en la palabra una forma hermosa de expresión. Los editores son puentes que sujetan con fuerza ambos extremos para que se rocen, se amen, se alimenten. Eso forma parte de nuestra propia utopía. Editorial Séneca y Editorial Nous pretenden ser un encuentro de utópicos.

¿Hay futuro para el papel en plena era digital?
Quedó poco futuro al papiro cuando se inventó la imprenta. No debemos asustarnos por los avances tecnológicos. Las sociedades se transforman y el pensamiento se amolda a los avances. Lo importante no es si leemos a Cervantes en papel o en digital… Lo importante es que Cervantes permanezca, que la loca utopía de Don Quijote llene nuestras vidas de gigantes y molinos…

ESPIRITUALIDAD

¿Qué le puede ocurrir a un intelectual para que rinda su erudición y abrace una vida espiritual?
Conozco a mucha gente espiritual que son intelectuales y muchos intelectuales que han abrazado la vida mística. La emoción de lo místico y la razón del pensamiento pueden ser totalmente compatibles. Podemos tener una visión erudita del universo y sentirnos conmovidos de su infinitud desde una espontaneidad mística. Las claves del universo y de la vida pueden ser entendidas o sentidas desde ambos hemisferios. Aún así, hay gente que no se conforma con analizar el mundo desde el plano material o mental o sentirlo desde el plano emocional, sino que además, se atreven a experimentarlo desde la voluntad y la acción. Para algunos, la vida plena sería una mezcla entre esas tres facetas del ser.

¿Está de moda ser espiritual? ¿Qué implica para ti una vida espiritual?
Ser espiritual es simplemente tomar consciencia de la vida y estar agradecidos por esta oportunidad única de poder disfrutarla, actuando para que los demás experimenten el mismo agradecimiento y gozo. Ser espiritual es ser extremadamente generoso. Esto lleva a una transformación lógica.

Mucha gente se pierde en la parafernalia de la mística, con regímenes estrictos alimenticios, grandes meditaciones y efímeras expansiones de consciencia olvidando, en ocasiones, la verdadera sencillez de la espiritualidad. Es el místico materialista o el místico egoísta del que hablan muchas escuelas, excesivamente centrado en los adornos externos de la personalidad. Eso está bien porque la generosidad debe empezar por nosotros mismos, pero luego debe transformarse y minar la vida de actos generosos para el otro. Es en la generosidad donde nos encontramos con la esencia de todo: con nosotros mismos, con la cultura, con la familia, con los amigos, con la sociedad y con lo espiritual. Ser generoso es ser espiritual y ser espiritual es ser generoso. Los caminos que elijamos para llegar a esa conclusión o para ponerla en práctica ya difieren de unos a otros.

¿Por qué tanta distancia entre la universidad y el templo, entre la razón y el espíritu?
Esa distancia surge de un complejo mal digerido. Diría que es un complejo histórico en el que antiguamente se quemaban a los ilustrados porque se alejaban de los dogmas religiosos de la época y ahora, como venganza, se queman a los religiosos porque se alejan de la visión científica de las cosas. Ambas posturas son erróneas y no debemos hacer de la ciencia una nueva religión plagada de dogmas y creencias que sólo obedecen a una verdad extrema.

Algún día lo espiritual se reconciliará con lo científico por la sencilla razón de que el infinito construye en nosotros los mismos interrogantes siglo tras siglo, y también construye diferentes puentes para intentar dar respuesta a esos interrogantes. Lo material y lo espiritual son caras de una misma moneda. Tan sólo debemos mirar el todo y no una de sus partes. Un científico se conmueve al mirar una estrella de la misma forma en que lo hace un místico. Los patrones son los mismos, lo único que cambia es la explicación que cada cuál intenta esgrimir sobre la realidad de esa estrella. Pero para ambos, lo importante es que la estrella brilla, y está allá arriba, en el universo.

Koldo Aldai
www.fundacionananta.org


Entrevista a José Luis Capita, patrono de Fundación Ananta y presidente de TPC

“El mundo del espíritu y el de la materia deben ir de la mano”

9-Septiembre-2008
José Luis Capita es empresario. Conoce los años buenos y también los malos, en los que se llega a no dormir cuando la cuenta de resultados no responde y la financiación se agota. Desde 2007 padece como muchos de los empresarios del sector de la construcción e inmobiliario una situación altamente difícil. Si su testimonio nos es válido en épocas de bonzanza, nos parece que ahora, cuando todo alrededor son dificultades, cobra más fuerza la máxima que José Luis intenta seguir todos los días de ser ecuánime intentando encontrar un punto de quietud en medio de la tormenta.

Nos encontramos con José Luis en su oficina de Pinto (Madrid) en una de las últimas tardes de julio de 2008.

¿Qué fue antes en tu vida, la empresa o el desarrollo personal?
En un comienzo no hay tal empresa, existe la ilusión de un emprendedor, una manera de sobrevivir y buscarse la vida. En el umbral de los veinte me asocio con un amigo y montamos un negocio de hostelería.

Vengo de un mundo de escasez y ya empiezo a manejar dinero. A lo largo de diez años me voy acomodando a una vida intensa, alegre, pero que en el fondo se manifiesta vacía. Muchas cosas en aquel tiempo estaban desniveladas, mal enfocadas. Siento un gran vacío interior, y comienzo a explorar algo más en mi vida.

No llego por lo tanto al Espíritu buscándole, más bien diría que es el Espíritu quien me llama a mí. Tampoco fue una llamada dulce. Fue una llamada virulenta, pues me encontraba muy sumergido en un mundo muy artificial, en un círculo vicioso del que no era fácil salir. Resuena en mi interior un llamado imperativo a cambiar el rumbo de mi vida, o la transformación o el desastre. No quería más de lo mismo.

¿En qué momento te diste cuenta que había algo más que construir casas?

Probablemente el día que soy consciente de que en todos los negocios intervienen personas que de alguna manera confían en ti para realizarlos.

Esto me permite descubrir, a través de una persona cercana, miembro de una tradición espiritual, una luz al final del túnel. Hasta ese momento hay un continuo caer y levantarme. Rondando los treinta años, comienzo a poner un poco de consciencia en mi vida.

¿Percibes abismos entre el mundo de la materia y el del espíritu?
No hay tanta diferencia entre el mundo material y el mundo espiritual. Ambos son caminos de crecimiento. En ambos puedes observar cuándo te estancas y cuándo creces. No obstante hay que encontrar el equilibrio entre las dos esferas.

Desde mi interior puedo descubrir que el mundo exterior tiene una importancia relativa. Lo que verdaderamente “ES”, está dentro y aquí no hay abismos.

Los negocios pueden provocar vértigo, puedes ver empresarios de éxito que lo tienen aparentemente todo y sin embargo arrastran una sensación de enorme vacío interior.

¿En la práctica cómo unes ambos mundos?
Proyectando sobre mis tareas cotidianas y en los negocios lo bueno que cada día descubro de la vida, interiorizándolo mediante la meditación.

El mundo del espíritu y el mundo de la materia deben ir de la mano. Se necesitan, se complementan, se están llamando a gritos. Lo material y lo sutil están mucho más cerca de lo que la gente pueda pensar y es imprescindible buscar el equilibrio entre ambos. Personalmente necesito sentirme instalado en ambos mundos para estar bien. No puedo prescindir de ninguno de ellos. Mi sitio esta uniendo ambos mundos. Tal vez se pueda resumir en algo tan tópico como cierto, encontrando el punto de equilibrio entre lo utópico y lo real.

¿Te has sentido apoyado internamente en los momentos bajos?
Cuando te asomas al mundo interior y del espíritu tomas consciencia de lo inconsciente que eres y entonces dejas de buscar culpables. Antes buscaba responsables de lo que me ocurría en mi entorno. Hasta que acepto por fin que lo que tengo es el fruto de lo que he sembrado. En ese momento comienzo a sentir el apoyo de todos los que me rodean.

Evidentemente en ocasiones me dejo arrastrar por el río de la vida material. Hay momentos también en los que olvido que todo está entrelazado, de que todo tiene un significado. Puedo olvidar que cuanto nos ocurre así ha de ser, que es lo mejor que nos pude suceder y que además nosotros lo hemos buscado…

¿Retornas con facilidad a ti?

En cuanto la inconsciencia se abalanza de nuevo sobre mí, paro, respiro y vuelvo a reparar en que todo tiene un sentido, en que cada cosa que me pasa es motivo de aprendizaje. Respiro y vuelve el equilibrio sobre la situación. De repente un reto complicado, me puede parecer perfecto. Procuro no dejarme llevar por coyunturas externas. Procuro en todo momento buscar la conexión interna. Con la respiración y la meditación hay un retorno al equilibrio.

La vida interna y externa deberían ir permanentemente unidas. Cuando me dejo llevar sólo por lo externo y no hay conexión interna, siento que pierdo la magia. La vida se me va de las manos y viene la pregunta: “¿por qué me pasa esto a mí?” Sin embargo, desde la visión interna puedo percibir toda la magia que nos rodea, puedo comprender claramente que lo que me sucede fuera es para que aprenda algo por dentro.

¿Qué mensaje tratas de transmitir, qué dejas caer en el marco de tus encuentros y reuniones con tus colaboradores y trabajadores?
No pretendo transmitir ningún mensaje salvo intentar encontrar el punto de equilibrio entre el mundo espiritual y el material. Yo pensaba al principio que la espiritualidad no era algo que podría poner en una mesa de trabajo y sin embargo hoy me ocurre de forma espontánea, sin reparar en ello.

¿Qué dejas caer?
Dejo caer la necesidad de ponernos junto a los demás, de empatizar con las personas, de mirar en su interior. Planteo la necesidad de ponernos incluso en el lugar de la competencia. En una empresa, en la que aún no ha penetrado un mínimo de “consciencia”, hay una tendencia a preocuparse exclusivamente por ganar más. Esta avidez puede implicar dejar en el camino valores imprescindibles.

Para no caer en la maraña de los intereses meramente materiales, en ocasiones necesitas alejarte de la escena y tomar altura para retomar la negociación desde una perspectiva más humana, más comprometida con las personas.

¿Es la hora del paradigma de la cooperación?
Los modelos organizativos deben adaptarse a los constantes cambios sociales, estructurales, de mercado… Podemos apreciar que no todos evolucionan a la misma velocidad respecto a determinados aspectos, pero si conseguimos una estructura de colaboración transversal, que posibilite que unos no tengan que recorrer el camino que otros ya han realizado, podremos asumir, en colaboración, proyectos que de otro modo nos llevaría mucho tiempo poder emprender.

Estamos necesitados de la cooperación. Lo bonito es darse cuenta de ello. Sin cooperación hay proyectos irrealizables para determinadas empresas. Para el trabajo cooperativo hay que generar ilusión, confianza, ganas de trabajar unidos... El trabajo en unión genera una gran riqueza humana. Unirse varias empresas pequeñas posibilita por ejemplo poder asumir desafíos privativos en principio de las grandes corporaciones.

En nuestra empresa es pilar la cooperación. Por eso hemos realizado durante años un gran esfuerzo para disponer de un sistema de gestión en el que las autoridades, responsabilidades y funciones estén perfectamente definidas. Esto nos permite identificar claramente las posibles sinergias que se generen ante una potencial colaboración, de manera que consigamos que los organigramas sean simples y las funciones y responsabilidades no se dupliquen.

El espíritu de la cooperación forma parte de nuestra cultura empresarial, por eso aplicamos técnicas que impulsan la colaboración y el trabajo en equipo dentro de la empresa, consiguiendo una motivación adicional entre el personal. Este sistema de gestión participativa permite descubrir los talentos de cada persona de manera que ésta se pueda responsabilizar de aquello para lo que se encuentra mejor preparada.

Esto no sería posible si no existiese un único lenguaje de comunicación dentro de la empresa. Un sistema de gestión de este tipo que suma, potencia y no excluye es perfectamente asumible incluso por la competencia ante un proyecto de colaboración. Nosotros siempre hemos buscado la cooperación. No contemplamos el desarrollo de proyectos en solitario. Estamos muy habituados a compartir los proyectos. Hemos llamado a uno, a dos y a tres cuando lo podíamos haber hecho solos. Compartimos igualmente un modelo de gestión. En el mundo de la empresa también funciona el axioma de que das y en esa medida recibes.

¿Es posible dejar atrás el paradigma de la competencia?
Debemos dejar de competir con otras empresas, si nuestro objetivo es acabar con la competencia. Hace ya tiempo que la competitividad de una empresa pasa por la mejora de la confianza de sus clientes. Si todos intentamos mejorar en este aspecto las empresas del sector tendrán más en común y de forma espontánea surge la colaboración. El objetivo de asfixiar a la competencia ha sido muy común entre los empresarios.

Un elemento fundamental en la estrategia de las empresas debe ser crecer sobre la base de un servicio diferenciador que tenga en cuenta la plena satisfacción de sus clientes. Las empresas también tienen sentimientos. El crecimiento individual alienta el crecimiento de la empresa. El empresario debe desarrollarse como hombre o mujer de negocios, pero también internamente, como persona. Este progreso también es el camino hacia una mayor prosperidad.

Todo un idioma nuevo…
Así es, aunque en muchos casos la novedad consista en volver a aplicar a los negocios valores que parecían sólo aplicables a la vida personal. No olvidemos que todo el mundo tiene su lado interno, su dimensión espiritual. La cuestión es si somos capaces de despertarla o no con sutileza y suavidad. Cuando introduces palabras correctas en el momento correcto, palabras ajustadas e inspiradas internamente, las otras personas escuchan y se tornan receptivas. En realidad, todos tenemos un aspecto interno y somos susceptibles de despertar un grado de consciencia, todos buscamos estar en paz con nuestro yo interno.

¿Cuántas empresas hablan ese nuevo idioma?
Creo que en la actualidad todas las empresas ponen en práctica estas teorías, aunque cada una nos expresemos con acentos diferentes. En veinte años la vida en las empresas ha cambiado mucho. El mundo de la empresa ha comenzado a introducir pautas y valores espirituales. La consciencia estará más presente en las empresas.

La sociedad necesita una empresa que sea capaz de desarrollar valores personales y que estos se proyecten en su actividad cotidiana. El idioma del trabajo bien hecho y en equipo se impone en los organigramas de las empresas.

Cuando el trabajador se siente vivo y útil y sabe que tiene un espacio de confianza y responsabilidad dentro de la empresa la creatividad surge de todos los estamentos. Sin lugar a dudas, el mundo de la empresa que sea capaz de valorar el mundo de lo intangible irá con ventaja sobre el resto. Lo que no se puede leer ni en un balance ni en una cuenta de resultados ha de tener también su peso específico.

¿Tienes la tentación de abandonar el mundo de la empresa para dedicarte exclusivamente al altruismo?
No. Es preciso trabajar desde dentro en el mundo de la empresa. Así podemos colaborar y aportar a un modelo que sirva para todos. Hay aspectos que el mundo del negocio tiene muy bien resueltos y que son trasplantables a otros ámbitos. La empresa puede ser un vehículo muy eficaz como portador de conciencia.

¿Por ejemplo?
El mundo de la empresa tiene por ejemplo bien asumida la necesidad de un balance y un plan de negocio, sin embargo gestiona de manera muy diferente su activo más importante, que es su capital humano. En este sentido es imprescindible saber dimensionar un proyecto de manera que sea capaz de satisfacer las necesidades de crecimiento interior de sus participantes.

Un consejo de veterano…
No hace falta fracasar para darse cuenta de que un negocio no va a funcionar. Un proyecto primero es una ilusión, el desarrollo de la idea le dará forma. Sólo resta materializarlo, saltar a la acción, a la realidad. Si se realiza una correcta lectura de las circunstancias coyunturales, si se dispone de un plan y de las herramientas adecuadas, no se necesita tener suerte. La suerte no es, al fin y al cabo, sino el minucioso cuidado de un sinfín de detalles.

¿Casan ladrillo y espíritu?
El ladrillo es un sector económico más. No veo ninguna dificultad en aplicar en este ámbito los mismos principios generales ya expresados. Sin embargo, sí es preciso aludir a la crisis que en la actualidad atraviesa el sector, sin olvidar que toda crisis implica nuevos retos y oportunidades.

Creo que definitivamente es el momento de un nuevo modelo para el sector. Creo que la actividad empresarial realiza una función social. En nuestro caso no sólo creando puestos de trabajo y riqueza en general, sino posibilitando la realización de un entorno de convivencia y desarrollo personal. Para que ello sea posible, se precisa la colaboración de los diferentes estamentos sociales e instituciones.

Muere un modelo por agotamiento, pero empieza a nacer otro nuevo. En el nuevo modelo se ha de tener más en cuenta al destinatario final. Debemos diseñar nuevas formas de acceder a ese espacio personal y privado al que todos tenemos derecho y sin el cuál es muy difícil alcanzar un desarrollo equilibrado.

¿Te has asomado a algún abismo?
El desarrollo personal puede ser sencillo y suave, sin embargo a menudo demanda atravesar situaciones increíbles para despertar algo dentro de nosotros mismos. A veces hay que vivir desafíos terribles para aprender pautas muy básicas.

Personalmente sé lo que es eso. Me he visto en situaciones extremas que el paso del tiempo ha convertido en experiencias positivas y necesarias. Hay acontecimientos que deben suceder, independientemente de que tú quieras o no. El mundo del espíritu, de la magia, tiene sus propias razones, su propio proceso, su propio tiempo. A la vuelta de todo ello, puede resultar que aquello que dentro de ti suscitaba truenos y chispas, hoy suscite paz.

Te has nutrido en diferentes tradiciones espirituales. ¿Qué te ha aportado cada una de ellas?
Son tradiciones que te llevan por diferentes caminos a un mismo lugar. El chamanismo te aporta un contacto estrecho con la naturaleza, una inmediatez en la respuesta, una posibilidad de graduarte a ti mismo, de afrontar temores atávicos… El chamanismo te coloca delante de una situación extrema que puede resultar artificial, pero que finalmente te permite esa conexión necesaria con el espíritu.

He pasado por el budismo, por sus extraños pero conmovedores rituales, por su complejo mundo de visualizaciones y armonía ceremonial que te conecta con el sonido interno. Es cierto que me costaba entender determinados aspectos de la enseñanza, pero yo me encontraba allí en paz. He vivido el sufismo y ahora me atrapa el yoga, sobre todo el hatha yoga. Llevo cinco años con esta práctica. Es una disciplina muy integradora. Incluye mente, devoción, cuerpo físico… El yoga me conecta con la sencillez, pero a la vez me aporta una vida elevada, una alimentación sana, unos cantos que me llenan… En los últimos tiempos me he dejado también cautivar por la ciencia sintergética.

¿Logras con todo ello una síntesis en tu interior?
Es cierto que he picoteado mucho, pero también que logro hacer la síntesis en el instante, en el aquí y ahora. Después de esta entrevista me esperan un montón de compromisos, pero ahora estoy instalado en este instante contigo, en torno a esta mesa.

¿Cómo y por qué te integraste y también a TPC Obra Social a Fundación Ananta?
TPC Obra Social surge de la necesidad interna de agradecer y de devolver. En TPC sentimos que había llegado el momento de revertir algo de lo que hemos ganado y de dar las gracias. Hay mucha gente a la que agradecer muchas cosas… Cuando conocí a Ananta enseguida pude comprobar que nuestro lugar de servicio bien podría ser esta Fundación. La Fundación tenía un camino andado, precisamente el que yo quería recorrer. Comulgaba plenamente con la filosofía de Ananta de participar de ambos mundos: material y espiritual. Quiero ser un impulso en la Fundación. Quiero poner consciencia en un mundo material tan necesitado de ella. Lo haremos de la forma más generosa posible.

El 28 de Septiembre tenemos una cita importante…
Con el “Acto por la Paz” que celebraremos ese día en el Palacio de Congresos del Paseo de la Castellana y en el que pretendemos reunir a 2.000 personas, queremos seguir manifestando el convencimiento, la fe de que la paz acabará anclando en la tierra.

Deseamos ser ese encuentro con la paz que todo el mundo busca y necesita. Organizamos una cita en la que subrayar que la paz primero ha de estar dentro de nosotros para poder después llevarla al mundo. Estamos persuadidos de la fuerza inmensa que puede adquirir un pensamiento de armonía formulado de forma profunda y sincera en un marco colectivo. En el futuro confiamos poder ir de la mano de las instituciones y llenar aforos todavía más grandes que el Palacio de Congresos. Este año el “Acto por la paz” representará también la culminación de la “Caravana de la Sanación” que lidera Jorge Carvajal.



Koldo Aldai
www.fundacionananta.org
1 de septiembre de 2008

¿Último vuelo?

Los conflictos entre los hombres

A propósito de Georgia

27-Agosto-08
Al hilo de la crisis actual, la prensa ha hablado poco de la promesa que Bush padre hizo a Gorbachov de no ampliar la OTAN hacia los países anteriormente en la órbita de la extinta URSS, promesa que la OTAN no ha cumplido y que en gran medida está detrás del conflicto de Georgia. Todo conflicto tiene su causa y esta es una de esas causas.

Nos parece oportuno lo que ha declarado el Dalai Lama el 19 de agosto: “... la gran nación Rusia debiera ser bienvenida en el mundo, en la Unión Europea! Y, para reducir la distancia y el miedo, la sede de la OTAN debiera trasladarse a Moscú! Y Rusia debiera ser bienvenido por sus estados miembros!”.

Por supuesto que Rusia tiene mucho que avanzar en derechos humanos, pero Occidente debe cambiar su paradigma. Difícil “exigir” a Rusia que respete el derecho internacional cuando el teórico líder mundial ha invadido Irak en flagrante violación de ese derecho. Difícil dar lecciones a China con Guantánamo abierto. Cuando uno traiciona sus principios, cuando la conveniencia sustituye a la coherencia, la autoridad moral desaparece: solo queda entonces la fuerza. Mala cosa.

Abogamos por una Rusia integrada en la Unión Europea y por un mundo desmilitarizado. Como comentábamos hace más de un año, vamos hacia una nueva política de bloques en la que los países se armarán hasta los dientes en una dinámica acción-reacción que conocemos bien.

Rusia ha pedido encarecidamente que no se instale un escudo antimisiles en Polonia y en la República Checa: tiene sentido avanzar en esa línea en vez de la actual confrontación de generar más miedo para que la instalación de esos misiles parezca natural y necesaria. ¿Cómo vería Estados Unidos que Rusia colaborara en la instalación de misiles en países centroamericanos?

Es importante en estos tiempos de cambio que los ciudadanos estemos atentos a las grandes hipocresías y contradicciones. Nos corresponde a los ciudadanos plantar cara a los estrategas del miedo, cuya receta es siempre la misma: más armas, más guerras, más control de las masas por el miedo.

“El dinero por el dinero es vía segura de perdición”, escribía Darío Valcárcel en su “China mira al Oeste” (ABC 14 de agosto); y también: “Nunca como hoy, declaraba el presidente (de China) Hu, ha tenido el mundo tanta necesidad de mutua tolerancia, mutuo entendimiento y mutua cooperación. Pero en el Este como en el Oeste, las palabras carecen de sentido sin el refrendo de los hechos”.

Joaquín Tamames

Subirana: valores y coherencia son la mejor protección

Entrevista con una de las responsables en España de Brahma Kumaris

17-Agosto-2008
La publicación de su nuevo libro, Vivir en libertad, coincidió en el tiempo con la liberación de la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt de su secuestro a manos de las FARC. Miriam Subirana (Barcelona, 1961), presidenta en España de la Universidad Espiritual Mundial Brahma Kumaris www.bkwsu.org durante los últimos 22 años, y en la actualidad coordinadora nacional, celebra el sonado final de ese cautiverio y la afortunada coincidencia con la edición de su última creación literaria.

Vivir en libertad. Reflexiones sobre los sueños, los límites y lo esencial es su tercer libro. Como los anteriores, ¿Quién manda en tu vida? y Atreverse a vivir. Reflexiones sobre el miedo, la valentía y la plenitud, da idea, desde el propio título, de la inquietud vital de Miriam Subirana hacia las capacidades humanas y la posibilidad de conquistarlas cuando se abandonan los temores, los prejuicios, los rencores…

En los cursos de desarrollo personal que ha diseñado en esa dirección y que ella misma imparte, emplea la pintura, la escritura, la música… Además de ser algo de lo que mejor conoce, resultan instrumentos extraordinarios de expresión y de exploración del potencial creador humano, a su vez un agente sanador hacia una vida en positivo.

Subirana concibe la libertad como la habilidad para ser uno mismo en cualquier lugar y circunstancia, con la seguridad de estar protegido por los valores, el pensamiento positivo y la coherencia.


Más ilustrativo que todos los argumentos resulta el episodio que protagonizó el fundador de Brahma Kumaris, Brahma Baba, cuando fue víctima de un intento de asesinato a manos de un criminal a sueldo, organizado por hombres que no podían tolerar que sus esposas se liberaran del sometimiento conyugal. Brahma Baba no empleó contra él más defensa que dirigirle un amor total. Fue suficiente para que el agresor abandonara sus intenciones, casi en un desmayo.

Fundación Ananta: ¿Qué es la libertad? ¿Qué es la esclavitud?
Miriam Subirana: La libertad es el regalo y el valor más apreciado que puede tener un ser humano. Creo que se ha utilizado la esclavitud, el cautiverio, como forma de presión, de poder, para dominar a otro. De todas maneras, se puede vivir en la cárcel una libertad de espíritu mayor que una persona viviendo en un palacio con todos los lujos. Nelson Mandela, por ejemplo, hizo un trabajo de liberación interior, de trabajar su rencor, su odio y cualquier sentimiento nocivo que pudiera provocar violencia y rabia por haber sido encarcelado, y esa liberación interior le ayudó a fortalecer su compasión, su perdón… desde ahí generó un cambio importante. Otro ejemplo es Mahatma Gandhi, que logró liberar a todo un subcontinente de una superpotencia como Gran Bretaña a través de la no violencia.

FA: ¿Qué significa la liberación de Ingrid Betancourt?
MS: Es extraordinario y lo celebramos profundamente; ahora puede vivir en su casa, junto a los suyos y desenvolverse… Pero podría continuar esclavizada durante toda su vida si mantuviera sentimientos de odio, de rencor… Imagino que ahora necesita un trabajo de desarrollo personal para liberarse de toda la pena, el miedo o el rencor que haya podido acumular a lo largo de todos estos años; se trataría de un trabajo interior con el que conquistar nuevos niveles de libertad. Eso le ayudará a ser una gran líder y a poder ponerse al servicio de los demás.

FA: Ayudar a otros ¿ayuda a la propia liberación?
MS: Creo que primero me he de liberar yo de mis necesidades, mis carencias, mis miedos, para poder hacer de puente y ayudar a otras personas a pasar a otra realidad, o para cortar dependencias. Pero si yo tengo carencias, eso me llevará a satisfacerlas a través del trabajo, o de una pareja. Por ejemplo, la razón para tener hijos: cuántas mujeres tienen hijos para no estar solas, o para crear un vínculo sólido con un hombre… todo eso son fines egoístas, limitados, no surgen de la libertad interior sino de la esclavitud interior.

FA: Una vez alcanzado, ¿cuál es el sentido de ayudar a los demás?
MS: Creo que parte de nuestra misión en la vida es dar a los demás, cada uno desde lo que tiene, lo que es, lo que quiere y lo que puede.

FA: ¿Cuál es la esclavitud de este siglo?
MS: Estamos en un período en que la humanidad se ha vuelto muy egoísta, porque no hemos cultivado los valores espirituales y los valores humanos y eso nos ha llevado a unas carencias que provocan dependencia. En mi libro Vivir en libertad menciono algunas consecuencias de esas carencias, como la del consumismo, la de tener siempre el último modelo de coche, de teléfono móvil, aunque luego no sepas ni cómo funciona, que por un lado es un medio de comunicación extraordinario pero que dependiendo de cómo lo utilices, te puede esclavizar.

FA: ¿No resulta arriesgado salir de esas zonas de seguridad?
MS: Ser libre es ser tú mismo, ahí donde estás, con quien sea y donde sea: sin corazas y sin miedos, pero protegiéndote desde la energía de los valores y la positividad. Porque es cierto que si vamos desnudos con toda nuestra vulnerabilidad a flor de piel, podemos sentirnos débiles fácilmente, o que se burlen de nosotros o que pase algo que nos haga poner la coraza.

Para mí, el ser uno mismo pasa por vibrar a un nivel de pensamiento tal que sea una protección. Cuando mi pensamiento, palabra y acción están alineados, cuando actúo en base a mi conciencia, a mis valores, esa es mi protección.

FA: Eso requiere una confianza inmensa
MS: Pero da inmensos resultados. El fundador en los años 30 de Brahma Kumaris, Brahma Baba, ayudó mucho a la liberación de las mujeres en India, para que no fueran tan sumisas; ha sido una gran lucha con grandes victorias y aun estamos en ello. Y entonces, un grupo de maridos se organizaron en su contra y buscaron un asesino para matarle. En el momento elegido, el asesino se encontró el paso completamente libre, sin vigilante de seguridad ni asistente personal porque los dos estaban distraídos en otra cosa. Brahma Baba, que ya tenía sus setenta años y que vio en él a un hijo de Dios, a un hermano, le preguntó: “¿qué quieres, hijo mío?”. El agresor tuvo una visión de luz, soltó el arma y cayó desplomado en el suelo, aunque no llegó a perder la conciencia. Es un ejemplo de una persona a la que protege su luz, su integridad, su paz, su alineamiento.

FA: ¿Cómo se explica el papel del arte en el trabajo hacia esa dirección?
MS: Al mirar a un niño, se entiende todo esto: se mueve, dibuja, experimenta, su voz es armónica como un canto… En los seminarios que doy introduzco el elemento artístico como un factor fundamental para que la persona conecte con su intuición y su emoción, que se salga de la lógica racional… Desde ahí abres ese espacio en el que es más fácil meditar, acoger a Dios, a cualquier experiencia trascendente.

FA: ¿Qué ocurre en esos seminarios?
MS: Los siento como un viaje de 48 horas, en el que se sueltan corazas y miedos, te sientes natural, experimentas con el silencio, te sientes aceptado, nadie te juzga ni juzga tus dibujos, tu voz… Eso te hace entrar en un espacio muy cómodo, donde te descubres a ti mismo desde otro estado de conciencia.

FA: ¿Para qué sirve ser más creativo?
MS: Sirve para tener más espacio mental, para encontrar soluciones nuevas a cualquier situación, para vivir con mayor ilusión, con más recursos para afrontar los obstáculos y los problemas. La vida se hace más rica… Ayuda a alinearse con lo que realmente quieres y que puedas llegar a donde quieras llegar, a realizar tus sueños. Ayuda a que creas en ti mismo.

FA: Parece paradójico hablar de libertad desde un código como el de BK
MS: La libertad que resulta es a muchos niveles. Hay una libertad que viene de poder respetar tus principios y poder vivir en base a esos principios, alineados con tus valores. Hay otra que viene de respetar al otro, de la convivencia con el otro. Y, luego, la disciplina ayuda a contener ciertos impulsos o deseos que te pueden llevar a la dependencia, a la adicción, o a vibrar a un nivel más bajo del que tú realmente quieres, así que ayuda a ganar espacios de libertad.

FA: ¿La disciplina no es represión?
MS: Es otra vía. La disciplina sirve para transformar emociones, como la ira. Si me disciplino para, a través de la meditación, transmutar la energía de la ira, no reprimo nada. Esa transmutación sólo es posible desde la disciplina, desde el amor y el abrazo, que permite sublimar hacia otro plano de conciencia superior. No se trata de rechazar, temer o reprimir nada. Eso requiere profundidad, que necesita silencio a su vez. Ahí la disciplina no es sacrificio sino un regalo.

FA: ¿Cómo es tu disciplina en concreto?
MS: Empiezo con un espacio de silencio mientras me preparo una infusión con jengibre, cardamomo… como una ceremonia del té a solas aunque esté con gente; es como empezar la mañana con la energía del amor. Luego medito un rato y después comparto unos pensamientos que sean inspiradores para mí y para los demás. Esta mañana, por ejemplo, estuve hablando de la belleza con unas veinte personas.

Mi disciplina pasa también por una alimentación que considero yo sana, basada en el principio de la no violencia, y por incorporar momentos de silencio durante el día, de solo un minuto; o tres minutos…

FA: ¿para qué sirven esos lapsos breves de silencio?
MS: Es como poner un punto y seguido a la velocidad del pensamiento; redirigir lo que estoy haciendo, lo que estoy pensando… tomar distancia y observar, relajarme, soltar tensiones, me acuerdo de lo que me había olvidado… son pausas también muy prácticas.

FA: ¿También tenéis voto de castidad?
MS: No hay exactamente votos de castidad. Hay más como un compromiso y un entendimiento de no despistar energía, de transmutar, de sublimar. Cuando entré en contacto con Brahma Kumaris me estaba planteando la opción de la abstinencia sexual coincidiendo con la lectura de un libro vinculado al yoga. Era durante mi época universitaria, me agobiaba que los hombres me miraran con deseo sexual; yo no notaba que hubiera amor ahí. Creo que cuando este aspecto está excluido se puede generar un ambiente de trabajo más centrado y que emana limpieza.

FA: Cabe pensar que es una huida y que responde a miedos inconscientes…
MS: Hay personas frustradas por relaciones sexuales o por parejas insatisfactorias, que se han sentido acosadas, agobiadas. Estoy preparando mi próximo libro, The needy woman, con este asunto de la sensibilidad femenina. Acceder al celibato desde ese rechazo, quizás en un momento te da un espacio para trabajar lo que tengas que trabajar, pero no debe ser el motor. Yo recuerdo una vez que participé en un debate televisivo con un seminarista, que me dejó asustada de todo lo que tenía que hacer para vivir en paz su celibato, era un martirio. Yo lo vivo desde la libertad. Todos los que elegimos un camino en el que no hay relaciones sexuales tenemos que plantearnos si es por miedo.

FA: ¿Se habla de todo esto abiertamente en la comunidad?
MS: Recientemente le planteé a un jesuita esta misma cuestión; yo quería saber si en las comunidades cristianas de religiosos y religiosas se habla del tema sexual o es tabú… Y no, por lo general no se habla. Nosotros, en principio, tampoco, pero yo lo estoy impulsando a nivel internacional porque hay chicos jóvenes que están lanzados en Brahma Kumaris y creo que alguien tiene que ayudarles a trabajar su sexualidad. La conversación con este jesuita fue muy sanadora para mí

FA: Motivaciones parecidas, renuncias parecidas, dudas parecidas…
MS: En toda elección ganas y pierdes: dices que sí a algo y que no a algo; en todo, siempre. Yo sé que he dicho sí a muchas cosas muy positivas para mí y no solo es a través del celibato, sino también del pensamiento, de la actitud y de la alimentación. He dicho que sí a mi juventud, a mi espacio creativo, a mi libertad emocional… he dicho que sí a Dios. Pero no creo que tuviera que renunciar a todo ello por decir que sí a mis relaciones sexuales y, en todo caso, me parece muy sano estar en este cuestionamiento.

Lola Bastos
25 agosto 2008
www.fundacionananta.org

Escuchar con atención para entender


28- Julio- 2008 Cada vez es menos frecuente en nuestras vidas que podamos encontrar silencio exterior e interior para entender los mensajes que nos llegan tanto desde fuera como desde dentro. Con gran frecuencia recibimos estos mensajes sin la debida atención, y ello impide que los interioricemos adecuadamente, por lo que quedan a nivel epidérmico y superficial. Es importante por ello que empecemos a desarrollar el hábito de escuchar, que como todos los hábitos requiere de disciplina y entrenamiento.

En una reciente conferencia del músico Daniel Levy en Madrid, asistimos a un excelente ejemplo de la diferencia entre escuchar sin más y escuchar con atención. Desde un modesto aparato reproductor de CDs, Daniel Levy propuso a la audiencia que escuchase una pieza clásica que duró aproximadamente 3 minutos. Transcurrida esta primera audición, el conferenciante propuso una segunda, pero antes pidió a los oyentes que se sentaran erguidos, con la espalda recta, en postura cómoda pero en actitud alerta y con la adecuada tensión física para evitar el embotamiento. La pieza volvió a sonar, y tras la nueva audición el conferenciante pidió al público que explicase la diferencia entre la primera y la segunda experiencias. Los comentarios respecto de la diferencia entre una y otra audición tuvieron algunos lugares comunes. Citamos algunos: “me ha generado paz”; “me ha parecido más armoniosa”; “la música me ha rodeado por completo y he sido mucho más consciente de su profundidad”; “me he sentido mejor”.

En seis minutos, y con este ejemplo tan simple, Daniel Levy demostró a la audiencia cómo la calidad de nuestra atención condiciona el nivel de absorción y con ello genera un nivel de percepción mucho mayor. Y esta mejora de lo percibido estando atento no es sólo aplicable a la música, sino a todos los ámbitos de nuestra vida. La alimentación, el caminar, los actos más cotidianos como incorporarse, sentarse, extender un brazo y una pierna, pueden hacerse o bien de un modo mecánico y mecanicista (como hacemos la mayoría de las veces) o bien con atención. Y no digamos la actividad de pensar, que podemos hacer conscientemente, dirigiendo nuestros pensamientos, o inconscientemente, dejando que nuestros pensamientos nos dirijan. Cuando actuamos con atención, notaremos que percibimos más, que somos más conscientes de lo que está ocurriendo, y ello irá generando paulatinamente una sensación de mayor control de nuestros pensamientos y también de nuestras emociones. En definitiva, un mayor nivel de consciencia de cuanto sucede a nuestro alrededor y también dentro de nosotros.

Estar atento es realmente estar vivo y es lo que permite estar en el aquí y en el ahora, “en cuerpo y alma”, y no solamente “en cuerpo” como tantas veces estamos cuando no estamos atentos. Porque cuando estamos atentos nuestros sentidos (y también el sexto) captan con mayor claridad y lo que nos llega es más nítido y transparente, y nos permitirá mejorar la calidad de nuestra presencia ante los demás (que nos percibirán como auténticamente presentes) y también la calidad de nuestra acción, que tendrá un mayor propósito.

El mundo de la empresa es especialmente rico y propicio para desarrollar la atención. La empresa procura una interacción permanente entre las personas, y genera oportunidades para comunicaciones de todo tipo, desde las más superficiales a las más profundas. Si en nuestras relaciones con los demás, en las que hablar y escuchar juegan un papel primordial, prestamos mayor atención, empezaremos a descubrir que la mejora en la escucha nos lleva a entender mejor, por lo que escuchar atentamente es el preludio necesario para entender, y entender es un presupuesto clave para poder luego actuar con el mejor criterio.

¿Cómo podemos generar estos niveles de atención de modo recurrente y cotidiano? Hay muchos modos, pero la única forma es buscándolos de modo regular mediante la adecuada disciplina. Para ello es importante que vayamos poco a poco despojando a nuestra vida de lo superfluo (conversaciones y actividades inútiles, por ejemplo) y vayamos incorporando lo verdaderamente importante, entre lo que debemos considerar los momentos de silencio que nos permitan aumentar nuestro nivel de atención y desde ahí el de consciencia. A este respecto, como ejemplo de disciplina para desarrollar la atención, comentamos una práctica en la India que ha desarrollado la Universidad Espiritual Brahma Kumaris consistente en hacer cada hora un minuto de silencio, sin para ello dejar de trabajar o cambiar de actividad. El ejecutivo de empresa podrá hacerlo en su despacho o en el avión o el taxi si está desplazándose, el operario de la fábrica podrá hacerlo en su puesto de trabajo, el oficinista en su mesa. Se trata de introducir cada hora un minuto de ”parada” que nos permita tomar aire y ser conscientes de nuestra respiración, a la vez que incorporar a nuestra mente un pensamiento distinto y preferiblemente elevado y reequilibrarnos conscientemente, siquiera durante 60 segundos, con nuestro interior. He aquí una práctica muy simple que irá generando en nuestra mente sosiego, armonía y calma, y también mejorará nuestro nivel de atención y consecuentemente de entendimiento.

Estando más atentos podremos escuchar mejor, y si escuchamos mejor nuestro nivel de entendimiento podrá mejorar cada vez más, hasta alcanzar un grado de excelencia al que todos podemos aspirar.

Ramiro Calle y Joaquín Tamames
21 de julio de 2008


Página 512 de 530
  • Facebook: fundacionananta
  • YouTube:
  • Twitter: ANANTAfundacion
  • flickr Ananta

¿Quién está en línea?

Tenemos 65 invitados conectado(s)

causas solidarias

bannerweb premios solidarios ok

banner festival mantras 2018

banner mindalia

fundacionnoticia



 
Fundación Ananta - Eibar 6, 28023 Madrid - NIF: G-84155076
 
 
Joomla extensions by Siteground Hosting

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies Ver Política de Cookies.

Acepto la politica de Cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk