Fundación Ananta

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

XIV Contigo somos más Paz, Colegio Calasancio (Madrid), 22 septiembre 2019

Queridos amigos de Ananta, Nos es grato compartir la convocatoria al XIV Contigo Somos + Paz, que DM celebraremos el domingo 22 de septiembre de 2019 a partir de las 11 de la mañana en el Colegio Calasancio de Madrid (Calle Conde de Peñalver 51) con aforo para 900 personas. Este Acto, organizado por Ecocentro, Construir un Mundo Mejor y Fundación Ananta, es parte del Plan a 5 años “Restaurar la red armónica del planeta” que lidera “Un Mundo Mejor” junto on Fundación Vivo Sano y la Asociación Internacional de Sintergética. El programa de trabajo común a 5 años, al que nos hemos adscrito m...

Pensamientos de agosto: ser parte de ese soplo divino...

"Pensáis que es imposible aportar la luz y la paz a todos los humanos de la tierra, ¡son tan numerosos! Si presentáis la cuestión de esta manera, tenéis razón, desde luego. Pero cuando se conocen ciertos métodos, esto es posible. Intentad, por ejemplo, de imaginar a la humanidad como un solo ser. Sí, imaginad al mundo entero como un ser que está ahí, cerca de vosotros, y que le tendéis la mano dándole mucho amor... Las pequeñas partículas que se escapan entonces de vuestra alma, se van en todas direcciones por el espacio y se derraman sobre todos los humanos, inspirándoles pensamientos y se...

Pensamientos de agosto: colaboradores de Dios mismo...

"Sólo representamos algo grande y hermoso en proporción a lo que hacemos para la colectividad, para toda la humanidad; es ahí donde adquirimos nuestro verdadero valor, porque nos convertimos en colaboradores de Dios mismo. Aquél que trabaja para el bien de la colectividad, es un obrero en el campo del Señor. Los espíritus luminosos se aproximan a él para marcarle con su sello, y una vez ha sido marcado, es como si su nombre estuviera grabado en una lista; junto a su nombre está anotado lo que se le debe, y cada día recibe un «correo», se puede también llamar un « salario ». Este salario ado...

Escritos por un mundo mejor: "En el motocarro"


Hace unas semanas con motivo de ese breve y precioso viaje por la India nos cruzamos con muchos motocarros en las populosas carreteras de Gujarat y Rajasthan. Son vehículos diseñados para conductor y dos pasajeros y en los que se apiñan, unas encima de otras, 10 ó 12 personas. Los motocarros van a velocidad considerable, emitiendo un zumbido como si el motor fuera a estallar en cualquier momento y llevan su delicada carga humana con gallardía y responsabilidad, a pesar de solo contar con tres ruedas y de que la mitad de los pasajeros tengan que llevar una parte del cuerpo al aire, casi en volandas.

Escritos por un mundo mejor: "Mensaje en una botella"


Hay unos astronautas de otro planeta que han estado dando vueltas a la tierra. Nos dicen que el planeta azul está rodeado de una capa gris-marrón, que es la polución. No es la contaminación sólo de los coches, las fábricas, nuestra forma de vida, es sobre todo la polución del pensar humano. Han remitido el siguiente informe a su planeta: “el pensar humano está polucionado la tierra y la atmósfera está acumulando una gruesa capa gris-marrón a punto de cristalizar y atrapar a la humanidad, como si la encerrara en un sarcófago del que ya no podrá salir”.

Escritos por un mundo mejor: "Mis hijos" (para la madre de David)

Mi hijo pequeño ha cumplido 12 años hace unos días.Todos los días nos damos un abrazo en el que no hay ninguna expectativa más allá de expresar la alegría de encontrase el uno con el otro. Estos doce años han sido para mi años felices y plenos. Todavía en esta edad me dice: “te quiero muchísimo” y “eres el mejor padre del mundo”. Yo le sonrío y con la mirada intento transmitirle cuánto le quiero. Es precioso como el Principito de Saint Exúpery y le adivino como un alma pura y limpia. Por la mañana, al levantarme, doy gracias a Dios por mi hijo. Por la noche, antes de dormir, vuelvo a dar gracias, y le mando los mejores pensamientos. Antes de dormir le pido siempre que piense unos instantes en los grandes seres, para que le inspiren y fortalezcan en sus sueños.

Escritos por un mundo mejor: “¡Salaam Alaykom...!”

A propósito del mensaje de Obama al mundo musulmán


Insondable misterio el de las sílabas sagradas, el del poder de las vocales y consonantes unidas en el instante debido, con la intención precisa. Según la carga de amor en ellas depositada, según el arte de esa fusión, el tono y el énfasis..., pueden convertirse en mágica llave capaz de abrir almas y mundos ajenos. Según cómo y cuándo, esos sonidos pueden llegar a disolver abismos.

Barack Obama debía conocer ese poder misterioso. Buscó para accionar esa llave la ocasión y el lugar oportunos. Pronunció el saludo, el “mantram” sagrado en el momento exacto, con la humildad y a la vez la fuerza de convicción necesarias. No en vano cientos de millones de televidentes estuvieron pendientes de sus labios, atentos a su trascendental “mensaje al mundo musulmán”.

Escritos por un mundo mejor: "Esa sonrisa"


Hace unas semanas estuve en la India. Una mañana de domingo me doy un paseo por un pueblito de la montaña y enseguida me veo rodeado de niños que van a la fuente a llenar sus cubos de agua para los quehaceres domésticos. Los hay muy pequeños, desde dos años, y también mayores, ya adolescentes. Unos van descalzos, otros no, las niñas llenas de colores, caminando con esa elegancia tan especial con la que se mueven las mujeres en la India y que choca tanto la primera vez.


Algunos de esos niños y niñas, muchachos y muchachas, son muy bonitos. Yo les sonrío y enseguida me sonríen. Hacemos fotos y todos quieren posar para luego verse en la foto, entre risas. Hay elecciones dentro de unos días y una niñita lleva una bandera naranja (simboliza el hindusimo), blanca (simboliza el cristianismo) y verde (simboliza el islamismo), es la bandera de la India. Les hago un guiño. Me regalan sonrisas, risas y sobre todo sus preciosas poses para que la cámara recoja todos los colores y toda su belleza. Escucho sus risas, la algarabía. Me viene a la mente la frase de Saint Exúpery cuando, antes de la despedida del Principito, dice: “Hombrecito, hombrecito, …quiero oírte reír otra vez…”.

Entrevista a Nieves Crespo, hermana salesiana en Etiopía: “Los documentales no valen, hay que sentir los huesos del niño hambriento entre los brazos”


8-Junio-2009
Ella sabe que los logaritmos pueden esperar, que a la vuelta de África, siempre habrá una pizarra donde revelar complicada matemática a alumnos de estómago satisfecho. Mientras tanto, la suerte de Nieves Crespo (Madrid 1969) está echada al borde del desierto, junto a los últimos de la tierra. En el abrazo a los más desprotegidos, Jesús se le ha manifestado con una fuerza desconocida.


Nieves es feliz en Zway (http://zwayetiopia.wordpress.com), la misión que las salesianas tienen a dos horas al sur de Addis Abeba. Tras seis años de docencia en España, partió para allí. Cuando aterrizó en 2002, más de 10.000 adultos y niños llamaban a las puertas de su hogar salesiano huyendo de una hambruna atroz. La falta de lluvias traía muerte. El milagro obró y la fe de Nieves pasó su prueba de fuego. Ya no quiere dejar aquel mundo, aquel milagro que se consuma cada día, de una vida siempre renacida, de una acción de gracias siempre inacabada.



Página 517 de 543
  • Facebook: fundacionananta
  • YouTube:
  • Twitter: ANANTAfundacion
  • flickr Ananta

¿Quién está en línea?

Tenemos 78 invitados conectado(s)

causas solidarias

bannerweb premios solidarios ok

banner mantras 2019

banner mindalia

fundacionnoticia



 
Fundación Ananta - Eibar 6, 28023 Madrid - NIF: G-84155076
 
 
Joomla extensions by Siteground Hosting

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies Ver Política de Cookies.

Acepto la politica de Cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk