Fundación Ananta

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

XIV Contigo somos más Paz, Colegio Calasancio (Madrid), 22 septiembre 2019

Queridos amigos de Ananta, Nos es grato compartir la convocatoria al XIV Contigo Somos + Paz, que DM celebraremos el domingo 22 de septiembre de 2019 a partir de las 11 de la mañana en el Colegio Calasancio de Madrid (Calle Conde de Peñalver 51) con aforo para 900 personas. Este Acto, organizado por Ecocentro, Construir un Mundo Mejor y Fundación Ananta, es parte del Plan a 5 años “Restaurar la red armónica del planeta” que lidera “Un Mundo Mejor” junto on Fundación Vivo Sano y la Asociación Internacional de Sintergética. El programa de trabajo común a 5 años, al que nos hemos adscrito m...

Pensamientos de agosto: colaboradores de Dios mismo...

"Sólo representamos algo grande y hermoso en proporción a lo que hacemos para la colectividad, para toda la humanidad; es ahí donde adquirimos nuestro verdadero valor, porque nos convertimos en colaboradores de Dios mismo. Aquél que trabaja para el bien de la colectividad, es un obrero en el campo del Señor. Los espíritus luminosos se aproximan a él para marcarle con su sello, y una vez ha sido marcado, es como si su nombre estuviera grabado en una lista; junto a su nombre está anotado lo que se le debe, y cada día recibe un «correo», se puede también llamar un « salario ». Este salario ado...

Pensamientos de agosto: ser parte de ese soplo divino...

"Pensáis que es imposible aportar la luz y la paz a todos los humanos de la tierra, ¡son tan numerosos! Si presentáis la cuestión de esta manera, tenéis razón, desde luego. Pero cuando se conocen ciertos métodos, esto es posible. Intentad, por ejemplo, de imaginar a la humanidad como un solo ser. Sí, imaginad al mundo entero como un ser que está ahí, cerca de vosotros, y que le tendéis la mano dándole mucho amor... Las pequeñas partículas que se escapan entonces de vuestra alma, se van en todas direcciones por el espacio y se derraman sobre todos los humanos, inspirándoles pensamientos y se...

Entrevista a José Luis Capita, patrono de Fundación Ananta y presidente de TPC

“El mundo del espíritu y el de la materia deben ir de la mano”

9-Septiembre-2008
José Luis Capita es empresario. Conoce los años buenos y también los malos, en los que se llega a no dormir cuando la cuenta de resultados no responde y la financiación se agota. Desde 2007 padece como muchos de los empresarios del sector de la construcción e inmobiliario una situación altamente difícil. Si su testimonio nos es válido en épocas de bonzanza, nos parece que ahora, cuando todo alrededor son dificultades, cobra más fuerza la máxima que José Luis intenta seguir todos los días de ser ecuánime intentando encontrar un punto de quietud en medio de la tormenta.

Nos encontramos con José Luis en su oficina de Pinto (Madrid) en una de las últimas tardes de julio de 2008.

¿Qué fue antes en tu vida, la empresa o el desarrollo personal?
En un comienzo no hay tal empresa, existe la ilusión de un emprendedor, una manera de sobrevivir y buscarse la vida. En el umbral de los veinte me asocio con un amigo y montamos un negocio de hostelería.

Vengo de un mundo de escasez y ya empiezo a manejar dinero. A lo largo de diez años me voy acomodando a una vida intensa, alegre, pero que en el fondo se manifiesta vacía. Muchas cosas en aquel tiempo estaban desniveladas, mal enfocadas. Siento un gran vacío interior, y comienzo a explorar algo más en mi vida.

No llego por lo tanto al Espíritu buscándole, más bien diría que es el Espíritu quien me llama a mí. Tampoco fue una llamada dulce. Fue una llamada virulenta, pues me encontraba muy sumergido en un mundo muy artificial, en un círculo vicioso del que no era fácil salir. Resuena en mi interior un llamado imperativo a cambiar el rumbo de mi vida, o la transformación o el desastre. No quería más de lo mismo.

¿En qué momento te diste cuenta que había algo más que construir casas?

Probablemente el día que soy consciente de que en todos los negocios intervienen personas que de alguna manera confían en ti para realizarlos.

Esto me permite descubrir, a través de una persona cercana, miembro de una tradición espiritual, una luz al final del túnel. Hasta ese momento hay un continuo caer y levantarme. Rondando los treinta años, comienzo a poner un poco de consciencia en mi vida.

¿Percibes abismos entre el mundo de la materia y el del espíritu?
No hay tanta diferencia entre el mundo material y el mundo espiritual. Ambos son caminos de crecimiento. En ambos puedes observar cuándo te estancas y cuándo creces. No obstante hay que encontrar el equilibrio entre las dos esferas.

Desde mi interior puedo descubrir que el mundo exterior tiene una importancia relativa. Lo que verdaderamente “ES”, está dentro y aquí no hay abismos.

Los negocios pueden provocar vértigo, puedes ver empresarios de éxito que lo tienen aparentemente todo y sin embargo arrastran una sensación de enorme vacío interior.

¿En la práctica cómo unes ambos mundos?
Proyectando sobre mis tareas cotidianas y en los negocios lo bueno que cada día descubro de la vida, interiorizándolo mediante la meditación.

El mundo del espíritu y el mundo de la materia deben ir de la mano. Se necesitan, se complementan, se están llamando a gritos. Lo material y lo sutil están mucho más cerca de lo que la gente pueda pensar y es imprescindible buscar el equilibrio entre ambos. Personalmente necesito sentirme instalado en ambos mundos para estar bien. No puedo prescindir de ninguno de ellos. Mi sitio esta uniendo ambos mundos. Tal vez se pueda resumir en algo tan tópico como cierto, encontrando el punto de equilibrio entre lo utópico y lo real.

¿Te has sentido apoyado internamente en los momentos bajos?
Cuando te asomas al mundo interior y del espíritu tomas consciencia de lo inconsciente que eres y entonces dejas de buscar culpables. Antes buscaba responsables de lo que me ocurría en mi entorno. Hasta que acepto por fin que lo que tengo es el fruto de lo que he sembrado. En ese momento comienzo a sentir el apoyo de todos los que me rodean.

Evidentemente en ocasiones me dejo arrastrar por el río de la vida material. Hay momentos también en los que olvido que todo está entrelazado, de que todo tiene un significado. Puedo olvidar que cuanto nos ocurre así ha de ser, que es lo mejor que nos pude suceder y que además nosotros lo hemos buscado…

¿Retornas con facilidad a ti?

En cuanto la inconsciencia se abalanza de nuevo sobre mí, paro, respiro y vuelvo a reparar en que todo tiene un sentido, en que cada cosa que me pasa es motivo de aprendizaje. Respiro y vuelve el equilibrio sobre la situación. De repente un reto complicado, me puede parecer perfecto. Procuro no dejarme llevar por coyunturas externas. Procuro en todo momento buscar la conexión interna. Con la respiración y la meditación hay un retorno al equilibrio.

La vida interna y externa deberían ir permanentemente unidas. Cuando me dejo llevar sólo por lo externo y no hay conexión interna, siento que pierdo la magia. La vida se me va de las manos y viene la pregunta: “¿por qué me pasa esto a mí?” Sin embargo, desde la visión interna puedo percibir toda la magia que nos rodea, puedo comprender claramente que lo que me sucede fuera es para que aprenda algo por dentro.

¿Qué mensaje tratas de transmitir, qué dejas caer en el marco de tus encuentros y reuniones con tus colaboradores y trabajadores?
No pretendo transmitir ningún mensaje salvo intentar encontrar el punto de equilibrio entre el mundo espiritual y el material. Yo pensaba al principio que la espiritualidad no era algo que podría poner en una mesa de trabajo y sin embargo hoy me ocurre de forma espontánea, sin reparar en ello.

¿Qué dejas caer?
Dejo caer la necesidad de ponernos junto a los demás, de empatizar con las personas, de mirar en su interior. Planteo la necesidad de ponernos incluso en el lugar de la competencia. En una empresa, en la que aún no ha penetrado un mínimo de “consciencia”, hay una tendencia a preocuparse exclusivamente por ganar más. Esta avidez puede implicar dejar en el camino valores imprescindibles.

Para no caer en la maraña de los intereses meramente materiales, en ocasiones necesitas alejarte de la escena y tomar altura para retomar la negociación desde una perspectiva más humana, más comprometida con las personas.

¿Es la hora del paradigma de la cooperación?
Los modelos organizativos deben adaptarse a los constantes cambios sociales, estructurales, de mercado… Podemos apreciar que no todos evolucionan a la misma velocidad respecto a determinados aspectos, pero si conseguimos una estructura de colaboración transversal, que posibilite que unos no tengan que recorrer el camino que otros ya han realizado, podremos asumir, en colaboración, proyectos que de otro modo nos llevaría mucho tiempo poder emprender.

Estamos necesitados de la cooperación. Lo bonito es darse cuenta de ello. Sin cooperación hay proyectos irrealizables para determinadas empresas. Para el trabajo cooperativo hay que generar ilusión, confianza, ganas de trabajar unidos... El trabajo en unión genera una gran riqueza humana. Unirse varias empresas pequeñas posibilita por ejemplo poder asumir desafíos privativos en principio de las grandes corporaciones.

En nuestra empresa es pilar la cooperación. Por eso hemos realizado durante años un gran esfuerzo para disponer de un sistema de gestión en el que las autoridades, responsabilidades y funciones estén perfectamente definidas. Esto nos permite identificar claramente las posibles sinergias que se generen ante una potencial colaboración, de manera que consigamos que los organigramas sean simples y las funciones y responsabilidades no se dupliquen.

El espíritu de la cooperación forma parte de nuestra cultura empresarial, por eso aplicamos técnicas que impulsan la colaboración y el trabajo en equipo dentro de la empresa, consiguiendo una motivación adicional entre el personal. Este sistema de gestión participativa permite descubrir los talentos de cada persona de manera que ésta se pueda responsabilizar de aquello para lo que se encuentra mejor preparada.

Esto no sería posible si no existiese un único lenguaje de comunicación dentro de la empresa. Un sistema de gestión de este tipo que suma, potencia y no excluye es perfectamente asumible incluso por la competencia ante un proyecto de colaboración. Nosotros siempre hemos buscado la cooperación. No contemplamos el desarrollo de proyectos en solitario. Estamos muy habituados a compartir los proyectos. Hemos llamado a uno, a dos y a tres cuando lo podíamos haber hecho solos. Compartimos igualmente un modelo de gestión. En el mundo de la empresa también funciona el axioma de que das y en esa medida recibes.

¿Es posible dejar atrás el paradigma de la competencia?
Debemos dejar de competir con otras empresas, si nuestro objetivo es acabar con la competencia. Hace ya tiempo que la competitividad de una empresa pasa por la mejora de la confianza de sus clientes. Si todos intentamos mejorar en este aspecto las empresas del sector tendrán más en común y de forma espontánea surge la colaboración. El objetivo de asfixiar a la competencia ha sido muy común entre los empresarios.

Un elemento fundamental en la estrategia de las empresas debe ser crecer sobre la base de un servicio diferenciador que tenga en cuenta la plena satisfacción de sus clientes. Las empresas también tienen sentimientos. El crecimiento individual alienta el crecimiento de la empresa. El empresario debe desarrollarse como hombre o mujer de negocios, pero también internamente, como persona. Este progreso también es el camino hacia una mayor prosperidad.

Todo un idioma nuevo…
Así es, aunque en muchos casos la novedad consista en volver a aplicar a los negocios valores que parecían sólo aplicables a la vida personal. No olvidemos que todo el mundo tiene su lado interno, su dimensión espiritual. La cuestión es si somos capaces de despertarla o no con sutileza y suavidad. Cuando introduces palabras correctas en el momento correcto, palabras ajustadas e inspiradas internamente, las otras personas escuchan y se tornan receptivas. En realidad, todos tenemos un aspecto interno y somos susceptibles de despertar un grado de consciencia, todos buscamos estar en paz con nuestro yo interno.

¿Cuántas empresas hablan ese nuevo idioma?
Creo que en la actualidad todas las empresas ponen en práctica estas teorías, aunque cada una nos expresemos con acentos diferentes. En veinte años la vida en las empresas ha cambiado mucho. El mundo de la empresa ha comenzado a introducir pautas y valores espirituales. La consciencia estará más presente en las empresas.

La sociedad necesita una empresa que sea capaz de desarrollar valores personales y que estos se proyecten en su actividad cotidiana. El idioma del trabajo bien hecho y en equipo se impone en los organigramas de las empresas.

Cuando el trabajador se siente vivo y útil y sabe que tiene un espacio de confianza y responsabilidad dentro de la empresa la creatividad surge de todos los estamentos. Sin lugar a dudas, el mundo de la empresa que sea capaz de valorar el mundo de lo intangible irá con ventaja sobre el resto. Lo que no se puede leer ni en un balance ni en una cuenta de resultados ha de tener también su peso específico.

¿Tienes la tentación de abandonar el mundo de la empresa para dedicarte exclusivamente al altruismo?
No. Es preciso trabajar desde dentro en el mundo de la empresa. Así podemos colaborar y aportar a un modelo que sirva para todos. Hay aspectos que el mundo del negocio tiene muy bien resueltos y que son trasplantables a otros ámbitos. La empresa puede ser un vehículo muy eficaz como portador de conciencia.

¿Por ejemplo?
El mundo de la empresa tiene por ejemplo bien asumida la necesidad de un balance y un plan de negocio, sin embargo gestiona de manera muy diferente su activo más importante, que es su capital humano. En este sentido es imprescindible saber dimensionar un proyecto de manera que sea capaz de satisfacer las necesidades de crecimiento interior de sus participantes.

Un consejo de veterano…
No hace falta fracasar para darse cuenta de que un negocio no va a funcionar. Un proyecto primero es una ilusión, el desarrollo de la idea le dará forma. Sólo resta materializarlo, saltar a la acción, a la realidad. Si se realiza una correcta lectura de las circunstancias coyunturales, si se dispone de un plan y de las herramientas adecuadas, no se necesita tener suerte. La suerte no es, al fin y al cabo, sino el minucioso cuidado de un sinfín de detalles.

¿Casan ladrillo y espíritu?
El ladrillo es un sector económico más. No veo ninguna dificultad en aplicar en este ámbito los mismos principios generales ya expresados. Sin embargo, sí es preciso aludir a la crisis que en la actualidad atraviesa el sector, sin olvidar que toda crisis implica nuevos retos y oportunidades.

Creo que definitivamente es el momento de un nuevo modelo para el sector. Creo que la actividad empresarial realiza una función social. En nuestro caso no sólo creando puestos de trabajo y riqueza en general, sino posibilitando la realización de un entorno de convivencia y desarrollo personal. Para que ello sea posible, se precisa la colaboración de los diferentes estamentos sociales e instituciones.

Muere un modelo por agotamiento, pero empieza a nacer otro nuevo. En el nuevo modelo se ha de tener más en cuenta al destinatario final. Debemos diseñar nuevas formas de acceder a ese espacio personal y privado al que todos tenemos derecho y sin el cuál es muy difícil alcanzar un desarrollo equilibrado.

¿Te has asomado a algún abismo?
El desarrollo personal puede ser sencillo y suave, sin embargo a menudo demanda atravesar situaciones increíbles para despertar algo dentro de nosotros mismos. A veces hay que vivir desafíos terribles para aprender pautas muy básicas.

Personalmente sé lo que es eso. Me he visto en situaciones extremas que el paso del tiempo ha convertido en experiencias positivas y necesarias. Hay acontecimientos que deben suceder, independientemente de que tú quieras o no. El mundo del espíritu, de la magia, tiene sus propias razones, su propio proceso, su propio tiempo. A la vuelta de todo ello, puede resultar que aquello que dentro de ti suscitaba truenos y chispas, hoy suscite paz.

Te has nutrido en diferentes tradiciones espirituales. ¿Qué te ha aportado cada una de ellas?
Son tradiciones que te llevan por diferentes caminos a un mismo lugar. El chamanismo te aporta un contacto estrecho con la naturaleza, una inmediatez en la respuesta, una posibilidad de graduarte a ti mismo, de afrontar temores atávicos… El chamanismo te coloca delante de una situación extrema que puede resultar artificial, pero que finalmente te permite esa conexión necesaria con el espíritu.

He pasado por el budismo, por sus extraños pero conmovedores rituales, por su complejo mundo de visualizaciones y armonía ceremonial que te conecta con el sonido interno. Es cierto que me costaba entender determinados aspectos de la enseñanza, pero yo me encontraba allí en paz. He vivido el sufismo y ahora me atrapa el yoga, sobre todo el hatha yoga. Llevo cinco años con esta práctica. Es una disciplina muy integradora. Incluye mente, devoción, cuerpo físico… El yoga me conecta con la sencillez, pero a la vez me aporta una vida elevada, una alimentación sana, unos cantos que me llenan… En los últimos tiempos me he dejado también cautivar por la ciencia sintergética.

¿Logras con todo ello una síntesis en tu interior?
Es cierto que he picoteado mucho, pero también que logro hacer la síntesis en el instante, en el aquí y ahora. Después de esta entrevista me esperan un montón de compromisos, pero ahora estoy instalado en este instante contigo, en torno a esta mesa.

¿Cómo y por qué te integraste y también a TPC Obra Social a Fundación Ananta?
TPC Obra Social surge de la necesidad interna de agradecer y de devolver. En TPC sentimos que había llegado el momento de revertir algo de lo que hemos ganado y de dar las gracias. Hay mucha gente a la que agradecer muchas cosas… Cuando conocí a Ananta enseguida pude comprobar que nuestro lugar de servicio bien podría ser esta Fundación. La Fundación tenía un camino andado, precisamente el que yo quería recorrer. Comulgaba plenamente con la filosofía de Ananta de participar de ambos mundos: material y espiritual. Quiero ser un impulso en la Fundación. Quiero poner consciencia en un mundo material tan necesitado de ella. Lo haremos de la forma más generosa posible.

El 28 de Septiembre tenemos una cita importante…
Con el “Acto por la Paz” que celebraremos ese día en el Palacio de Congresos del Paseo de la Castellana y en el que pretendemos reunir a 2.000 personas, queremos seguir manifestando el convencimiento, la fe de que la paz acabará anclando en la tierra.

Deseamos ser ese encuentro con la paz que todo el mundo busca y necesita. Organizamos una cita en la que subrayar que la paz primero ha de estar dentro de nosotros para poder después llevarla al mundo. Estamos persuadidos de la fuerza inmensa que puede adquirir un pensamiento de armonía formulado de forma profunda y sincera en un marco colectivo. En el futuro confiamos poder ir de la mano de las instituciones y llenar aforos todavía más grandes que el Palacio de Congresos. Este año el “Acto por la paz” representará también la culminación de la “Caravana de la Sanación” que lidera Jorge Carvajal.



Koldo Aldai
www.fundacionananta.org
1 de septiembre de 2008

¿Último vuelo?

Los conflictos entre los hombres

A propósito de Georgia

27-Agosto-08
Al hilo de la crisis actual, la prensa ha hablado poco de la promesa que Bush padre hizo a Gorbachov de no ampliar la OTAN hacia los países anteriormente en la órbita de la extinta URSS, promesa que la OTAN no ha cumplido y que en gran medida está detrás del conflicto de Georgia. Todo conflicto tiene su causa y esta es una de esas causas.

Nos parece oportuno lo que ha declarado el Dalai Lama el 19 de agosto: “... la gran nación Rusia debiera ser bienvenida en el mundo, en la Unión Europea! Y, para reducir la distancia y el miedo, la sede de la OTAN debiera trasladarse a Moscú! Y Rusia debiera ser bienvenido por sus estados miembros!”.

Por supuesto que Rusia tiene mucho que avanzar en derechos humanos, pero Occidente debe cambiar su paradigma. Difícil “exigir” a Rusia que respete el derecho internacional cuando el teórico líder mundial ha invadido Irak en flagrante violación de ese derecho. Difícil dar lecciones a China con Guantánamo abierto. Cuando uno traiciona sus principios, cuando la conveniencia sustituye a la coherencia, la autoridad moral desaparece: solo queda entonces la fuerza. Mala cosa.

Abogamos por una Rusia integrada en la Unión Europea y por un mundo desmilitarizado. Como comentábamos hace más de un año, vamos hacia una nueva política de bloques en la que los países se armarán hasta los dientes en una dinámica acción-reacción que conocemos bien.

Rusia ha pedido encarecidamente que no se instale un escudo antimisiles en Polonia y en la República Checa: tiene sentido avanzar en esa línea en vez de la actual confrontación de generar más miedo para que la instalación de esos misiles parezca natural y necesaria. ¿Cómo vería Estados Unidos que Rusia colaborara en la instalación de misiles en países centroamericanos?

Es importante en estos tiempos de cambio que los ciudadanos estemos atentos a las grandes hipocresías y contradicciones. Nos corresponde a los ciudadanos plantar cara a los estrategas del miedo, cuya receta es siempre la misma: más armas, más guerras, más control de las masas por el miedo.

“El dinero por el dinero es vía segura de perdición”, escribía Darío Valcárcel en su “China mira al Oeste” (ABC 14 de agosto); y también: “Nunca como hoy, declaraba el presidente (de China) Hu, ha tenido el mundo tanta necesidad de mutua tolerancia, mutuo entendimiento y mutua cooperación. Pero en el Este como en el Oeste, las palabras carecen de sentido sin el refrendo de los hechos”.

Joaquín Tamames

Subirana: valores y coherencia son la mejor protección

Entrevista con una de las responsables en España de Brahma Kumaris

17-Agosto-2008
La publicación de su nuevo libro, Vivir en libertad, coincidió en el tiempo con la liberación de la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt de su secuestro a manos de las FARC. Miriam Subirana (Barcelona, 1961), presidenta en España de la Universidad Espiritual Mundial Brahma Kumaris www.bkwsu.org durante los últimos 22 años, y en la actualidad coordinadora nacional, celebra el sonado final de ese cautiverio y la afortunada coincidencia con la edición de su última creación literaria.

Vivir en libertad. Reflexiones sobre los sueños, los límites y lo esencial es su tercer libro. Como los anteriores, ¿Quién manda en tu vida? y Atreverse a vivir. Reflexiones sobre el miedo, la valentía y la plenitud, da idea, desde el propio título, de la inquietud vital de Miriam Subirana hacia las capacidades humanas y la posibilidad de conquistarlas cuando se abandonan los temores, los prejuicios, los rencores…

En los cursos de desarrollo personal que ha diseñado en esa dirección y que ella misma imparte, emplea la pintura, la escritura, la música… Además de ser algo de lo que mejor conoce, resultan instrumentos extraordinarios de expresión y de exploración del potencial creador humano, a su vez un agente sanador hacia una vida en positivo.

Subirana concibe la libertad como la habilidad para ser uno mismo en cualquier lugar y circunstancia, con la seguridad de estar protegido por los valores, el pensamiento positivo y la coherencia.


Más ilustrativo que todos los argumentos resulta el episodio que protagonizó el fundador de Brahma Kumaris, Brahma Baba, cuando fue víctima de un intento de asesinato a manos de un criminal a sueldo, organizado por hombres que no podían tolerar que sus esposas se liberaran del sometimiento conyugal. Brahma Baba no empleó contra él más defensa que dirigirle un amor total. Fue suficiente para que el agresor abandonara sus intenciones, casi en un desmayo.

Fundación Ananta: ¿Qué es la libertad? ¿Qué es la esclavitud?
Miriam Subirana: La libertad es el regalo y el valor más apreciado que puede tener un ser humano. Creo que se ha utilizado la esclavitud, el cautiverio, como forma de presión, de poder, para dominar a otro. De todas maneras, se puede vivir en la cárcel una libertad de espíritu mayor que una persona viviendo en un palacio con todos los lujos. Nelson Mandela, por ejemplo, hizo un trabajo de liberación interior, de trabajar su rencor, su odio y cualquier sentimiento nocivo que pudiera provocar violencia y rabia por haber sido encarcelado, y esa liberación interior le ayudó a fortalecer su compasión, su perdón… desde ahí generó un cambio importante. Otro ejemplo es Mahatma Gandhi, que logró liberar a todo un subcontinente de una superpotencia como Gran Bretaña a través de la no violencia.

FA: ¿Qué significa la liberación de Ingrid Betancourt?
MS: Es extraordinario y lo celebramos profundamente; ahora puede vivir en su casa, junto a los suyos y desenvolverse… Pero podría continuar esclavizada durante toda su vida si mantuviera sentimientos de odio, de rencor… Imagino que ahora necesita un trabajo de desarrollo personal para liberarse de toda la pena, el miedo o el rencor que haya podido acumular a lo largo de todos estos años; se trataría de un trabajo interior con el que conquistar nuevos niveles de libertad. Eso le ayudará a ser una gran líder y a poder ponerse al servicio de los demás.

FA: Ayudar a otros ¿ayuda a la propia liberación?
MS: Creo que primero me he de liberar yo de mis necesidades, mis carencias, mis miedos, para poder hacer de puente y ayudar a otras personas a pasar a otra realidad, o para cortar dependencias. Pero si yo tengo carencias, eso me llevará a satisfacerlas a través del trabajo, o de una pareja. Por ejemplo, la razón para tener hijos: cuántas mujeres tienen hijos para no estar solas, o para crear un vínculo sólido con un hombre… todo eso son fines egoístas, limitados, no surgen de la libertad interior sino de la esclavitud interior.

FA: Una vez alcanzado, ¿cuál es el sentido de ayudar a los demás?
MS: Creo que parte de nuestra misión en la vida es dar a los demás, cada uno desde lo que tiene, lo que es, lo que quiere y lo que puede.

FA: ¿Cuál es la esclavitud de este siglo?
MS: Estamos en un período en que la humanidad se ha vuelto muy egoísta, porque no hemos cultivado los valores espirituales y los valores humanos y eso nos ha llevado a unas carencias que provocan dependencia. En mi libro Vivir en libertad menciono algunas consecuencias de esas carencias, como la del consumismo, la de tener siempre el último modelo de coche, de teléfono móvil, aunque luego no sepas ni cómo funciona, que por un lado es un medio de comunicación extraordinario pero que dependiendo de cómo lo utilices, te puede esclavizar.

FA: ¿No resulta arriesgado salir de esas zonas de seguridad?
MS: Ser libre es ser tú mismo, ahí donde estás, con quien sea y donde sea: sin corazas y sin miedos, pero protegiéndote desde la energía de los valores y la positividad. Porque es cierto que si vamos desnudos con toda nuestra vulnerabilidad a flor de piel, podemos sentirnos débiles fácilmente, o que se burlen de nosotros o que pase algo que nos haga poner la coraza.

Para mí, el ser uno mismo pasa por vibrar a un nivel de pensamiento tal que sea una protección. Cuando mi pensamiento, palabra y acción están alineados, cuando actúo en base a mi conciencia, a mis valores, esa es mi protección.

FA: Eso requiere una confianza inmensa
MS: Pero da inmensos resultados. El fundador en los años 30 de Brahma Kumaris, Brahma Baba, ayudó mucho a la liberación de las mujeres en India, para que no fueran tan sumisas; ha sido una gran lucha con grandes victorias y aun estamos en ello. Y entonces, un grupo de maridos se organizaron en su contra y buscaron un asesino para matarle. En el momento elegido, el asesino se encontró el paso completamente libre, sin vigilante de seguridad ni asistente personal porque los dos estaban distraídos en otra cosa. Brahma Baba, que ya tenía sus setenta años y que vio en él a un hijo de Dios, a un hermano, le preguntó: “¿qué quieres, hijo mío?”. El agresor tuvo una visión de luz, soltó el arma y cayó desplomado en el suelo, aunque no llegó a perder la conciencia. Es un ejemplo de una persona a la que protege su luz, su integridad, su paz, su alineamiento.

FA: ¿Cómo se explica el papel del arte en el trabajo hacia esa dirección?
MS: Al mirar a un niño, se entiende todo esto: se mueve, dibuja, experimenta, su voz es armónica como un canto… En los seminarios que doy introduzco el elemento artístico como un factor fundamental para que la persona conecte con su intuición y su emoción, que se salga de la lógica racional… Desde ahí abres ese espacio en el que es más fácil meditar, acoger a Dios, a cualquier experiencia trascendente.

FA: ¿Qué ocurre en esos seminarios?
MS: Los siento como un viaje de 48 horas, en el que se sueltan corazas y miedos, te sientes natural, experimentas con el silencio, te sientes aceptado, nadie te juzga ni juzga tus dibujos, tu voz… Eso te hace entrar en un espacio muy cómodo, donde te descubres a ti mismo desde otro estado de conciencia.

FA: ¿Para qué sirve ser más creativo?
MS: Sirve para tener más espacio mental, para encontrar soluciones nuevas a cualquier situación, para vivir con mayor ilusión, con más recursos para afrontar los obstáculos y los problemas. La vida se hace más rica… Ayuda a alinearse con lo que realmente quieres y que puedas llegar a donde quieras llegar, a realizar tus sueños. Ayuda a que creas en ti mismo.

FA: Parece paradójico hablar de libertad desde un código como el de BK
MS: La libertad que resulta es a muchos niveles. Hay una libertad que viene de poder respetar tus principios y poder vivir en base a esos principios, alineados con tus valores. Hay otra que viene de respetar al otro, de la convivencia con el otro. Y, luego, la disciplina ayuda a contener ciertos impulsos o deseos que te pueden llevar a la dependencia, a la adicción, o a vibrar a un nivel más bajo del que tú realmente quieres, así que ayuda a ganar espacios de libertad.

FA: ¿La disciplina no es represión?
MS: Es otra vía. La disciplina sirve para transformar emociones, como la ira. Si me disciplino para, a través de la meditación, transmutar la energía de la ira, no reprimo nada. Esa transmutación sólo es posible desde la disciplina, desde el amor y el abrazo, que permite sublimar hacia otro plano de conciencia superior. No se trata de rechazar, temer o reprimir nada. Eso requiere profundidad, que necesita silencio a su vez. Ahí la disciplina no es sacrificio sino un regalo.

FA: ¿Cómo es tu disciplina en concreto?
MS: Empiezo con un espacio de silencio mientras me preparo una infusión con jengibre, cardamomo… como una ceremonia del té a solas aunque esté con gente; es como empezar la mañana con la energía del amor. Luego medito un rato y después comparto unos pensamientos que sean inspiradores para mí y para los demás. Esta mañana, por ejemplo, estuve hablando de la belleza con unas veinte personas.

Mi disciplina pasa también por una alimentación que considero yo sana, basada en el principio de la no violencia, y por incorporar momentos de silencio durante el día, de solo un minuto; o tres minutos…

FA: ¿para qué sirven esos lapsos breves de silencio?
MS: Es como poner un punto y seguido a la velocidad del pensamiento; redirigir lo que estoy haciendo, lo que estoy pensando… tomar distancia y observar, relajarme, soltar tensiones, me acuerdo de lo que me había olvidado… son pausas también muy prácticas.

FA: ¿También tenéis voto de castidad?
MS: No hay exactamente votos de castidad. Hay más como un compromiso y un entendimiento de no despistar energía, de transmutar, de sublimar. Cuando entré en contacto con Brahma Kumaris me estaba planteando la opción de la abstinencia sexual coincidiendo con la lectura de un libro vinculado al yoga. Era durante mi época universitaria, me agobiaba que los hombres me miraran con deseo sexual; yo no notaba que hubiera amor ahí. Creo que cuando este aspecto está excluido se puede generar un ambiente de trabajo más centrado y que emana limpieza.

FA: Cabe pensar que es una huida y que responde a miedos inconscientes…
MS: Hay personas frustradas por relaciones sexuales o por parejas insatisfactorias, que se han sentido acosadas, agobiadas. Estoy preparando mi próximo libro, The needy woman, con este asunto de la sensibilidad femenina. Acceder al celibato desde ese rechazo, quizás en un momento te da un espacio para trabajar lo que tengas que trabajar, pero no debe ser el motor. Yo recuerdo una vez que participé en un debate televisivo con un seminarista, que me dejó asustada de todo lo que tenía que hacer para vivir en paz su celibato, era un martirio. Yo lo vivo desde la libertad. Todos los que elegimos un camino en el que no hay relaciones sexuales tenemos que plantearnos si es por miedo.

FA: ¿Se habla de todo esto abiertamente en la comunidad?
MS: Recientemente le planteé a un jesuita esta misma cuestión; yo quería saber si en las comunidades cristianas de religiosos y religiosas se habla del tema sexual o es tabú… Y no, por lo general no se habla. Nosotros, en principio, tampoco, pero yo lo estoy impulsando a nivel internacional porque hay chicos jóvenes que están lanzados en Brahma Kumaris y creo que alguien tiene que ayudarles a trabajar su sexualidad. La conversación con este jesuita fue muy sanadora para mí

FA: Motivaciones parecidas, renuncias parecidas, dudas parecidas…
MS: En toda elección ganas y pierdes: dices que sí a algo y que no a algo; en todo, siempre. Yo sé que he dicho sí a muchas cosas muy positivas para mí y no solo es a través del celibato, sino también del pensamiento, de la actitud y de la alimentación. He dicho que sí a mi juventud, a mi espacio creativo, a mi libertad emocional… he dicho que sí a Dios. Pero no creo que tuviera que renunciar a todo ello por decir que sí a mis relaciones sexuales y, en todo caso, me parece muy sano estar en este cuestionamiento.

Lola Bastos
25 agosto 2008
www.fundacionananta.org

Escuchar con atención para entender


28- Julio- 2008 Cada vez es menos frecuente en nuestras vidas que podamos encontrar silencio exterior e interior para entender los mensajes que nos llegan tanto desde fuera como desde dentro. Con gran frecuencia recibimos estos mensajes sin la debida atención, y ello impide que los interioricemos adecuadamente, por lo que quedan a nivel epidérmico y superficial. Es importante por ello que empecemos a desarrollar el hábito de escuchar, que como todos los hábitos requiere de disciplina y entrenamiento.

En una reciente conferencia del músico Daniel Levy en Madrid, asistimos a un excelente ejemplo de la diferencia entre escuchar sin más y escuchar con atención. Desde un modesto aparato reproductor de CDs, Daniel Levy propuso a la audiencia que escuchase una pieza clásica que duró aproximadamente 3 minutos. Transcurrida esta primera audición, el conferenciante propuso una segunda, pero antes pidió a los oyentes que se sentaran erguidos, con la espalda recta, en postura cómoda pero en actitud alerta y con la adecuada tensión física para evitar el embotamiento. La pieza volvió a sonar, y tras la nueva audición el conferenciante pidió al público que explicase la diferencia entre la primera y la segunda experiencias. Los comentarios respecto de la diferencia entre una y otra audición tuvieron algunos lugares comunes. Citamos algunos: “me ha generado paz”; “me ha parecido más armoniosa”; “la música me ha rodeado por completo y he sido mucho más consciente de su profundidad”; “me he sentido mejor”.

En seis minutos, y con este ejemplo tan simple, Daniel Levy demostró a la audiencia cómo la calidad de nuestra atención condiciona el nivel de absorción y con ello genera un nivel de percepción mucho mayor. Y esta mejora de lo percibido estando atento no es sólo aplicable a la música, sino a todos los ámbitos de nuestra vida. La alimentación, el caminar, los actos más cotidianos como incorporarse, sentarse, extender un brazo y una pierna, pueden hacerse o bien de un modo mecánico y mecanicista (como hacemos la mayoría de las veces) o bien con atención. Y no digamos la actividad de pensar, que podemos hacer conscientemente, dirigiendo nuestros pensamientos, o inconscientemente, dejando que nuestros pensamientos nos dirijan. Cuando actuamos con atención, notaremos que percibimos más, que somos más conscientes de lo que está ocurriendo, y ello irá generando paulatinamente una sensación de mayor control de nuestros pensamientos y también de nuestras emociones. En definitiva, un mayor nivel de consciencia de cuanto sucede a nuestro alrededor y también dentro de nosotros.

Estar atento es realmente estar vivo y es lo que permite estar en el aquí y en el ahora, “en cuerpo y alma”, y no solamente “en cuerpo” como tantas veces estamos cuando no estamos atentos. Porque cuando estamos atentos nuestros sentidos (y también el sexto) captan con mayor claridad y lo que nos llega es más nítido y transparente, y nos permitirá mejorar la calidad de nuestra presencia ante los demás (que nos percibirán como auténticamente presentes) y también la calidad de nuestra acción, que tendrá un mayor propósito.

El mundo de la empresa es especialmente rico y propicio para desarrollar la atención. La empresa procura una interacción permanente entre las personas, y genera oportunidades para comunicaciones de todo tipo, desde las más superficiales a las más profundas. Si en nuestras relaciones con los demás, en las que hablar y escuchar juegan un papel primordial, prestamos mayor atención, empezaremos a descubrir que la mejora en la escucha nos lleva a entender mejor, por lo que escuchar atentamente es el preludio necesario para entender, y entender es un presupuesto clave para poder luego actuar con el mejor criterio.

¿Cómo podemos generar estos niveles de atención de modo recurrente y cotidiano? Hay muchos modos, pero la única forma es buscándolos de modo regular mediante la adecuada disciplina. Para ello es importante que vayamos poco a poco despojando a nuestra vida de lo superfluo (conversaciones y actividades inútiles, por ejemplo) y vayamos incorporando lo verdaderamente importante, entre lo que debemos considerar los momentos de silencio que nos permitan aumentar nuestro nivel de atención y desde ahí el de consciencia. A este respecto, como ejemplo de disciplina para desarrollar la atención, comentamos una práctica en la India que ha desarrollado la Universidad Espiritual Brahma Kumaris consistente en hacer cada hora un minuto de silencio, sin para ello dejar de trabajar o cambiar de actividad. El ejecutivo de empresa podrá hacerlo en su despacho o en el avión o el taxi si está desplazándose, el operario de la fábrica podrá hacerlo en su puesto de trabajo, el oficinista en su mesa. Se trata de introducir cada hora un minuto de ”parada” que nos permita tomar aire y ser conscientes de nuestra respiración, a la vez que incorporar a nuestra mente un pensamiento distinto y preferiblemente elevado y reequilibrarnos conscientemente, siquiera durante 60 segundos, con nuestro interior. He aquí una práctica muy simple que irá generando en nuestra mente sosiego, armonía y calma, y también mejorará nuestro nivel de atención y consecuentemente de entendimiento.

Estando más atentos podremos escuchar mejor, y si escuchamos mejor nuestro nivel de entendimiento podrá mejorar cada vez más, hasta alcanzar un grado de excelencia al que todos podemos aspirar.

Ramiro Calle y Joaquín Tamames
21 de julio de 2008

“Si la esencia de ser es amor, servir es poner ese amor en movimiento”

Entrevista a Jorge Carvajal Posada

14-Junio-2008
Entrevistamos a Jorge Carvajal en el Centro de Sintergética de El Plantío en Madrid, inaugurado hace unos meses. La actividad del Dr. Carvajal se reparte entre la atención a pacientes en este centro, los cursos para la formación de doctores en Sintergética, los talleres de fin de semana sobre la realidad del alma y nuestra conexión con la divinidad, la publicación de artículos y libros, y las caravanas de sanación. Estas caravanas son auténticos vórtices de energía en las que el colectivo intenta recrear las palabras de Jesús: “cuado dos o más os reunáis en mi nombre, allí estaré yo”. La próxima de estas caravanas tendrá lugar en el mes de septiembre, en un periplo que espera convocar a más de 250 personas en el Camino de Santiago.

Convencido de que un nuevo mundo es posible y de la capacidad de evolución del ser humano, Carvajal dedica todo su tiempo y esfuerzo, siete días a la semana, 18 horas al día, a la difusión del mensaje de que está en nuestra mano acceder a formas superiores de convivencia y de relación, y de que para ello es fundamental conocer la realidad del alma. No es que “tengamos” alma, en opinión de Jorge Carvajal, sino que “somos” alma, de ahí su autorizada visión de que la muerte no es sino otra forma de la misma vida, en la que estamos liberados de las servidumbres de nuestro cuerpo y nuestra mente. Es éste uno de sus proyectos más preciados, hacer entender a las personas que la muerte es una continuidad y que el alma sigue viva en el proceso que nos toca vivir y en el que el espíritu debe manifestar todo su esplendor en nuestra materia, tal como nos han demostrado los avatares a lo largo de la historia.

Carvajal no habla de religión, sino de espiritualidad, y su mensaje más preciado es que tratemos de amar y no odiar, que sirvamos en vez de exigir servicio, que curemos en vez de herir…

Nos recibe Jorge amablemente al final de una jornada larga y extenuante como sólo conoce la profesión médica. Con voz pausada responde a estas preguntas:

¿Nunca te hemos visto cansado Jorge? ¿Cómo estiras tanto el día? ¿Hay algo que te agote?
Sueño y soñar es estirar al infinito el tiempo. Creo y me divierto. Siento que creer es crear y que creando uno se recrea. Cuando algo es divertido es menos fatigante. Procuro tomarme el trabajo como un hobby y de veras me divierto.

¿Cuándo y cómo tomó Jorge la decisión de sanar y servir?
¿Y cuándo decidió el río ser río? No pretendí nunca ser sanador, nunca pretendí servir... Ni decisiones, ni pretensiones, sólo dejar el agua correr y descubrir un día el caudal que va apuntando a su mar. Un día sientes que no puedes evitar ser aquello que de verdad eres. Entonces no puedes no servir, no puedes no sanar. Y es porque no puedes no amar.

¿Cuáles son los momentos más felices en esa tarea?
Cuando atrapado en la magia del instante tienes la percepción del infinito. Entonces basta un abrazo, una mirada, tal vez una sonrisa. Casi nada o nada. En el vacío de ti mismo, la plenitud del otro. Entonces tienes una experiencia de unidad. Es una paradoja: la vacuidad te conduce a la unidad. Y el otro se nos revela como una faceta del Creador que está allí para completarnos. Un solo instante así carga las baterías para todo el día.

¿…y los más complicados?
Son complicados los momentos de olvido, en los que uno deja de ser uno mismo y pierde la levedad del ser y la brevedad del tiempo. Es complicado lo que no se percibe desde el centro. Es complicado cuando uno no se entrega, cuando el ego no se rinde. Entonces, perdemos la fluidez de la inocencia y se mira, pero no se ve. Se oye, pero no se escucha. Es complicado en la vida separar, restar y dividir. Sumar es mucho más sencillo. El hígado es muy complicado; el organismo como una totalidad es complejo, pero no complicado, porque está entretejido. La vida es sencilla porque está entretejida a la trama del universo.

¿Hay algo más importante que servir?
Sí..., ser. Porque servir nace del ser. Si la esencia de ser es amor, servir es poner ese amor en movimiento.

De la selva del Choco a la selva del asfalto madrileño…¿Qué es lo que más añora Jorge, del médico rural en Colombia?
Añoro el canto de las ranas y el cielo azul profundo donde se dibuja la vía láctea. Añoro las sonrisas inocentes de los niños negros y los indios cunas. Añoro las lluvias diluvianas y el sabor exótico del “borojó” y el “bocachico”. Pero cada mañana regreso por los caminos recorridos y siento la presencia del pasado llenando de fuerza y colorido los días.

¿Qué se siente al traer a un ser al mundo físico en una cabaña perdida?
Que la vida es un milagro.

¿Qué se siente al cerrarle los ojos de la carne?
Que es un milagro la muerte, porque el final del cuerpo es apenas un recodo en la corriente continua de la vida.

¿Nostalgia de paz y de ausencia del mundo? ¿No echa en falta Jorge más horas para sí mismo, para compartir con su familia?
Procuro ir conmigo mismo adonde voy. Entonces voy con mi familia en el corazón y tengo paz. Creo en una educación para la libertad en la que tengamos tiempos propios y espacios entre nosotros. Así los reencuentros son mágicos y no caemos en la prisión de la rutina. Pero si un día la nostalgia me lleva al sentimiento de la soledad, miro lo ojos de mis pacientes y en los ojos que miro, veo esos ojos amados de mi mujer y mis hijos... Cuando somos una sola familia, una humanidad, termina el espejismo de la soledad y comienza la paz.

Brevemente para quienes lo desconocen, ¿cuáles son las bases de la medicina sintergética?
Proponer una medicina de síntesis para una nueva cultura, la de la conciencia, es la esencia de la Sintergética. Así como no aceptaríamos una biología sin una concepción de la vida, no podríamos hacer medicina sin una visión del ser humano. Humanizar la vida, sanar la tierra, crear salud más que atacar enfermedades y reconocer el potencial sanador de la conciencia, constituyen el móvil de la Sintergética. Esto implica ponerle de nuevo el alma a nuestro cuerpo, colocar en su lugar la cultura y las creencias, ver las huellas de la conciencia grabadas en nuestra fisiología.

La Sintergética se fundamenta en la búsqueda de un código de lectura común que nos permita la integración de los diferentes paradigmas terapéuticos del mundo, reconociendo en las leyes de la conciencia su cauce integrador. Esto nos ha conducido a constatar el enorme valor del respeto por la diferencia en la construcción de la unidad esencial, una integridad orgánica alimentada por la unidad en la diversidad. Desde una visión sistémica, la Sintergética integra los territorios terapéuticos: el de la materia, representado en la medicina occidental, el de la energía descrito por la medicina tradicional china, el de la misma conciencia tratado en el ayurveda, y en otras cosmovisiones de las medicinas tradicionales, en un metaparadigma que reconoce y utiliza su complementariedad.

¿Cuál es la extensión del movimiento de la medicina sintergética?
Su expansión ha sido vertiginosa, si tenemos en cuenta el tiempo que nuevas visiones y tecnologías necesitan para consolidarse culturalmente. De la mano de los resultados, la demanda de formación se ha ido incrementando en Hispanoamérica. Se realizan formación y prácticas en Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, México y España. Además tenemos programas de formación en Puerto Rico y Portugal, y se estudia la posibilidad de expandirlo en los próximos años a Suiza, Alemania, Francia y la península escandinava.

¿Cuál es la preparación adicional que proporciona al médico o terapeuta la formación en Sintergética?
Simplifica, reduce a un mínimo común denominador muchas cosas separadas. Desespecializa, descentraliza, integra psicología y medicina, sanación y ciencia. Descubre tecnologías y métodos sencillos para trabajar con la energía del propio paciente. Restaura la conexión entre la biología, las ciencias humanas y las ciencias espirituales. Pero, por sobre todo, nos permite ayudar allí donde en apariencia se han perdido posibilidades de curar.

¿Tras la consolidación del Centro de El Plantío, cuáles son los próximos pasos que dará el movimiento de la medicina sintergética?
Consolidar las caravanas de la salud, que son una especie de festivales para llevar salud y alegría a los lugares más necesitados. Ya se están consolidando en América latina y pronto esperamos poder extenderlas desde Europa a África.

¿Perspectivas para el Congreso de Toledo?
Su título es “Mística, Ciencia y Sintergética”. La perspectiva es activar las semillas de esa cultura de la convivencia armónica. Allí, al lado de la tolerancia y la convivencia pacífica, florecieron el arte y la ciencia. ¿Si aprendiéramos de una vez por todas la dolorosa lección que nos han dejado todas las formas de inquisición y cultiváramos esa tierra de la paz, donde la justicia y el reconocimiento de la diversidad nos llevaran hacia la libertad, que es el valor más sagrado de nuestra humanidad?

La perspectiva es la unión de la cabeza con el corazón: ponerle corazón a nuestra razón y llevar al mismo tiempo la luz del intelecto a nuestro amor, para nacer a la comprensión, que es amor con discernimiento. Toledo será un granito de arena en la creación de esa cultura de síntesis.

¿Lleva muchas vidas Jorge con su bata de médico? ¿Se la colgará en la siguiente?
¿Y qué más da si, al fin de cuentas, lo que importa es el hacer en el ahora? Lo que importan son todas las vidas, toda vida, aquí y ahora en ese tiempo inaplazable de ser. Me pido ser cuando regrese cocinero, campesino, industrial, presidente o lustrabotas. El caso es que pueda dar la nota que el alma viene a dar.

¿De no ser con la palabra o al borde de la camilla, de que otra forma le hubiera gustado a Jorge servir?
Soy papá, hermano, amigo, lego, pescador, tantas cosas soy, que antes y después de ser médico trato de ser sólo lo que soy. Entonces siento que soy útil y disfruto. Antes de estudiar medicina me encantaban la geología, el periodismo y la política. Bueno, me siguen cautivando, pero comprendí que no son tan diferentes como a primera vista pareciera.

En el continente del cuerpo están grabadas las mareas evolutivas. Estudiar el cerebro o el ADN es comprender el arte del gobierno de la vida. Pero, sobre todo, la medicina es una maravillosa ciencia de la comunicación, pues en última instancia la enfermedad es ruptura en nuestros patrones de relación y comunicación molecular, energética, emocional o mental.

¿Son más fáciles las cosas en España, o al contrario…?
Ni más ni menos, como en todas partes aquí las cosas son como son. Se nos antojan difíciles cuando no las reconocemos por su esencia y nos confundimos en la vanidad de las apariencias. El trabajo es una bendición, una oportunidad feliz para proyectar lo mejor de nosotros, pero si en él no proyectamos el corazón a lo mejor lo vivamos como una carga. Las dificultades labran el cauce de la vida, para que al fin fluya como agua fresca. Los matices de los conflictos son secundarios, las necesidades humanas esenciales son las mismas en todas partes: seguridad, paz, justicia, libertad…

Como en la conocida canción de Serrat: “no me siento extranjero en ningún lugar...” y no sólo porque haya lumbre y vino, sino porque todos los lugares son interiores.

¿Dé dónde viene ese torrente iluminado de palabras cuando Jorge coge el micrófono?
La elocuencia de quien habla es sólo un eco de las palabras calladas en el corazón de los que escuchan. El torrente iluminado está en el auditorio, cuando la música silenciosa del alma nos conduce a ese viaje interior en que el amor guía la palabra. Entonces, uno descubre que no son las palabras, sino los silencios los que hablan.

¿Cuán preciso es ese torrente de inspiración superior?
Siempre, aunque no lo percibamos casi nunca, un torrente de inspiración superior viene desde el alma, como un flujo de energía que nos da la vida. Callas y es la voz de la consciencia. Hablas y es el sonido del silencio. Respiras y es esa energía universal o prana portado por el aire. Siempre estamos conectados. Sólo hay que darse cuenta y asumirlo.

¿Por qué ese recato? ¿Para cuándo las plazas, las calles, la televisión… el mensaje a gran escala?
Mi mayor anhelo es pasar desapercibido, porque siento que así se puede servir mejor. Si se hace carne la palabra ya no hay mucho que decir. Sólo hacer y en ese hacer ser lo que ya se es.

¿Por qué vivimos una hora tan importante?
Nuestro tiempo no es el tiempo de antes. Ya no hay tiempo. Si no somos el tiempo, si no somos la tierra, si no vivimos conscientemente, nos perdemos esta humanidad. Todas las tradiciones hablan del fin de los tiempos. Entonces, hablemos del comienzo, porque cada final es sólo un instante para comenzar. Atravesamos todos el portal del corazón, nacemos a nuestra humanidad, descubrimos el alma humana y el cuerpo místico de Cristo como una bella realidad. Todas las razas, ramas de un solo tronco, son iluminados por el mismo sol, un Dios de amor, nutridos por la misma madre, Gaia, la Pacha Mama.

La marea humana ha ascendido hoy al corazón y podríamos decir, parafraseando a Teilhard de Chardin, que estamos a punto de descubrir por segunda vez el fuego. Es el fuego transmutador que nos acerca al reconocimiento del amor. Sólo así podremos vivir como si de veras fuéramos humanos, hermanos, hijos de un solo Padre.

¿Vamos solos? ¿La humanidad avanza a la deriva o hay Plan, hay Norte?
Einstein tenía razón: Dios no juega a los dados con el universo. Hay norte y futuro porque hay sur y pasado. ¿De dónde vienes? Permanece atento y reconoce la dirección de tus huellas, no conducen a otro lugar que a ti . Cuando desde el centro observamos el horizonte, su luz se nos revela. Al observarla la recreamos, la volvemos a crear. El norte, el sur y el horizonte dependen todos del observador, el que vive en el centro. Allí jamás estamos solos pues, en la perspectiva de una conciencia no local, el universo tiene tantos centros como observadores conscientes de sí.

El plan inscrito en el alma se despliega ante nosotros, cuando nos sentimos parte del plan. No es ajeno a nosotros. Estamos incluidos en él, como la ola en el océano. Hacemos parte de su dirección, al igual que el agua del río es llevada al mar por su cauce. El observador, el alma, nos conecta a la gran cadena de la vida, una cadena a la que todas las cosas están entretejidas.

¿Quienes son esos Seres que nos sostienen? ¿Hollaron nuestros caminos de polvo…?
La vida no se pierde. No se echa a perder la conciencia. Cada paso consciente produce huellas que otros han de recorrer. Los pioneros hollaron el sendero, convirtiéndose en camino para los otros. Ellos señalan el cauce, el río de la verdad, el océano de la vida.

¿“Aquel que viene” está ya con nosotros? ¿Su Presencia será rostro o será latido?
Rostro y latido. Sentimiento y sentido. De seguro que será carne en nuestra carne, milagro cotidiano del vivir, sangre viva circulando por el cuerpo de nuestra humanidad. Quizás sea menos un personaje histórico, que una conciencia cósmica uniéndonos en el fuego de un amor céntrico.

¿Qué forma adquieren en nuestros días las antiguas escuelas de sabiduría?
Sin duda las escuelas de sabiduría serán nuevas, ampliamente abiertas y exotéricas. Serán adaptadas a la necesidad de una nueva humanidad. En esas escuelas los misterios serán develados para todos y el discípulo será la misma humanidad. Guiarán la investigación las nuevas escuelas de medicina, el arte y la ciencia de los que gobiernan.

¿Las iniciaciones son también diferentes…?
La expansión de la conciencia será un proceso colectivo y la capacidad de servir determinará el lugar que cada quien ocupe en el concierto de la evolución.

¿Qué extraña Jorge en la espiritualidad que podríamos torpemente definir de nueva conciencia, de nueva era?
Ya la nueva era se va quedando vieja y va pasando sin dejar huella, porque no reconoció el espíritu de las profundidades. Se quedó en modos y modas, razones extraterrestres y anuncios apocalípticos. Tal vez más de mensajeros, mensajes y especulaciones sobre los maestros, que de cambio profundo y compromiso. Demasiados juicios finales sin contacto con el presente; falsos discípulos siguiendo falsos maestros; sueños con el corazón de la galaxia, mientras los niños se seguían muriendo de hambre… Paradójicamente tanta ilusión, en lugar de cerrar la brecha entre las religiones y las culturas, avivó el fuego de antiguos fundamentalismos.

El viaje más importante de la conciencia no es a Sirio, ni a las Pléyades, ni al centro de la galaxia, es al zodíaco interior del corazón humano. Es también un viaje al corazón de la ciencia, cuyas maravillas no hemos aún sabido incorporar a la vida cotidiana. Una nueva cultura es como un nuevo cultivo. Arrancamos las malezas de raíz, removemos la tierra, sembramos, regamos, dejamos pasar la luz para que despierte la semilla. Que con ese antiguo y siempre renovado arte de los sembradores, podamos sembrar la tierra de nuestro corazón, para que ascendamos al fruto de una cultura más humana.

¿Cuáles son las señas de identidad de los verdaderos guías y maestros? ¿Hay exceso o falta en nómina?
Entra en ti. El maestro es interno. El Cristo es interior. El Reino de los Cielos está dentro de ti y en ese Reino habita el Rey. Cuando el discípulo está listo aparece el maestro. Su ley es la del silencio y jamás ejercerá su magisterio como una autoridad que viola el logro más sagrado del ser humano: su libre albedrío.

Para encontrar un verdadero Maestro hemos de ser ante todo discípulos de verdad. ¿Podríamos mirar conmovidos, el árbol, el río, los ojos de nuestro perro, el semblante del hijo, el fracaso, el éxito o la lluvia, como movimientos de la danza del Creador? Entonces ya iríamos camino del Maestro, porque por nuestros ojos miraría el alma, el maestro interior.

El Cielo se sigue revelando a cada instante? ¿Cuál es la “garantía de superior origen” de los mensajes inspirados?
Un mensaje inspirado es auténtico porque es único, es original, toca el alma. No está dirigido sólo al intelecto. No ataca, no critica, no amenaza, no exige. No juzga, ni divide. No viene con sello de garantía, ni se impone por la autoridad de su supuesta fuente, ni por el prestigio del canal. Su lenguaje puede ser y ha sido frecuentemente simbólico. Un mensaje inspirado, no sólo es un mensaje, es un caudal de vida que nos lleva a transformar el mundo, a participar del proceso creador. Despierta en nosotros el servidor.

¿Cuáles son las fuentes más importantes de las que ha bebido Jorge, por supuesto además del insustituible y maravilloso libro de la naturaleza?
Confieso que he bebido de muchas fuentes frescas y profundas, que al parecer jamás se agotan: del Nuevo Testamento y el Baghavad Gita; de Bertalanffy y la ciencia de los sistemas; de Ken Wilber y su visión integral; de la psicología de Jung, Assagioli, Reich, y la de Groff y los psicólogos transpersonales; de las enseñanzas de Djwhal Khul transmitidas a través de Alice Bailey; de la música de Mozart y Beethoven; de la meditación de cada mañana...

¿Qué han supuesto para Jorge las enseñanzas del Maestro Tibetano, Djwhal Khul, transmitidas a través de Alice Bailey?
Esas enseñanzas han sido un regalo precioso de la sabiduría que ha dado profundidad y perspectiva a mi trabajo cada día. En “El retorno de Cristo” y “De Belén al Calvario” me reconcilié con la religión en su sentido más profundo, que es la búsqueda de la unión. En la “Luz del alma” sigo encontrando cada día una fuente de inspiración. Sus libros sobre psicología y curación, no dejan de sorprenderme. Aún después de muchos años, observamos los alcances de un conocimiento que se adelantó mucho tiempo a las constataciones de la ciencia médica.

¿Como raza humana, faltan o sobran motivos para la esperanza?
Estamos en un punto crucial de la evolución humana. Podemos emerger a una nueva tierra o retroceder. Depende de nosotros. La esperanza es confianza en el futuro que se afianza en la fe en nuestro presente. Asistimos a la emergencia de una nueva ciencia, de una nueva economía. Estamos en el umbral de tecnologías revolucionarias que cambiarán, no sólo nuestra economía, sino nuestras relaciones con la naturaleza. Tal vez tengamos menos megalópolis y más contacto con la tierra, el cielo, el agua pura y el paisaje. En todo caso, la tierra de nuestros hijos habrá de ser mejor, si nos lo proponemos entre todos hoy.


Koldo Aldai
9 de Junio de 2008
www.fundacionananta.org





Página 523 de 541
  • Facebook: fundacionananta
  • YouTube:
  • Twitter: ANANTAfundacion
  • flickr Ananta

¿Quién está en línea?

Tenemos 118 invitados conectado(s)

causas solidarias

bannerweb premios solidarios ok

banner mantras 2019

banner mindalia

fundacionnoticia



 
Fundación Ananta - Eibar 6, 28023 Madrid - NIF: G-84155076
 
 
Joomla extensions by Siteground Hosting

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies Ver Política de Cookies.

Acepto la politica de Cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk