Fundación Ananta

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Pensamientos de diciembre: emprender un gran trabajo de transformación interior

"Todos conocéis esos cuentos maravillosos en los que basta que un mago o una maga pronuncie algunas palabras para que aparezca un castillo, mesas cubiertas de los manjares más deliciosos, un gran pájaro para viajar en el espacio… Estos relatos, no son simples invenciones, tienen un sentido: no hacen más que recordar la época lejana en la que el hombre estaba en posesión de la palabra mágica. Pero poco a poco, hundiéndose en la materia, ha perdido su poder sobre ella, ya no ha sido capaz de dominarla. Cada día debe enfrentarse a la materia para darle forma, para procurar su subsistencia y enc...

Pensamientos de septiembre: la ciencia de la vida

"En todas partes sólo se ve a gente ocupada en criticar, quejarse, relatar lo desanimados que se sienten, lo desgraciados que son, por esto, por aquello… ¡porque nada de nada!  Quizás sentirse en semejante estado de ánimo indica que no han comprendido las verdades de la vida. «¿Cómo? – responderán algunos – ¿no hemos comprendido nada? ¡Pero tenemos diplomas, hemos leído a filósofos y pensadores!» De acuerdo, pero vuestra actitud muestra que no habéis comprendido nada. Tener diplomas, haber leído bibliotecas enteras es ciertamente una prueba de que sois personas doctas, eruditas, y no q...

Los nacionalismos resentidos y agresivos ... (Papa Francisco)

Muy adecuado este escrito del Papa Francisco. Su visión de los nacionalismos coincide con la de Stefan Zweig y con la nuestra. "Durante décadas parecía que el mundo había aprendido de tantas guerras y fracasos y se dirigía lentamente hacia diversas formas de integración. Por ejemplo, avanzó el sueño de una Europa unida, capaz de reconocer raíces comunes y de alegrarse con la diversidad que la habita. Pero la historia da muestras de estar volviendo atrás. Se encienden conflictos anacrónicos que se consideraban superados, resurgen nacionalismos cerrados, exasperados, resentidos y agresivos. E...

Pensamiento simiente 24 diciembre 2019: un nuevo renacimiento humano

“El Siglo XXI será un siglo bien de crisis global o de curación moral y espiritual que revitalizará a la humanidad. Estoy convencido de que todos nosotros —todos los líderes políticos razonables, todos los movimientos espirituales e ideológicos, todas las creencias— deben ayudar en esta transición hacia el triunfo del humanismo y la justicia, haciendo del Siglo XXI un siglo de un nuevo renacimiento humano”. “The XXI century will be a сentury either of total all-embracing crisis or of moral and spiritual healing that will reinvigorate humankind. It is my conviction that all of us - all reas...

Rezar (Miguel Ángel Robles)

REZAR (repararse) (Miguel Ángel Robles, publicado en ABC Sevilla) "Rezar es una conversación con Dios. Es el momento de más calma del día, y, en mi caso, el de primera hora de la mañana, poco más de las seis, y el agua de la ducha caliente cayendo despacio sobre los hombros. Rezar es una fotografía en sepia, un regreso a la casa de tus abuelos y al tiempo sin tiempo de tu infancia. Es un Padre Nuestro hablando con Dios para que te ayude en los exámenes. Es el refugio del frío, y el silencio acogedor. Rezar es tener memoria. Rezar es lo que va antes del trabajo o después del trabajo, y l...

Pensamientos de enero: El auxilio llegará...

Contemplad la Naturaleza cuando estéis en ella. Escuchad con atención la manifestación de la creación     en cada sonido del desierto. El Maestro asiste a cada manifestación de vuestro espíritu. En Sus Rayos encontrareis el gozo de la creación. Hijos, no lamentéis el tiempo utilizado en la búsqueda de la Verdad. Los Grandes Sabios la han encontrado mediante una intensa búsqueda. Creed en vuestro poder, y sabed que sois escogidos     por Aquel Que es vuestro Padre en espíritu. Si en un momento de debilidad flaqueáis en el camino     –extended la mano, y el auxilio...

Fundacion Ananta se une al Plan 2019-23 Restaurar la Red Armónica del Planeta

Queridos amigos de Ananta, Fundación Ananta se ha sumado al Plan a 5 años “Restaurar la red armónica del planeta”  puesto en marcha por la ONG “Un Mundo Mejor” en colaboración con Fundación Vivo Sano y Asociación Internacional de Sintergética. El programa de trabajo común a 5 años, que consta de distintas fases, puede consultarse en los siguientes enlaces: Construir un Mundo Mejor https://www.construirunmundomejor.org/ Un Mundo Mejor:http://www.unmundomejor.life/es/ Agradecemos mucho ser parte de este proyecto {lofimg src="http://www.fundacionananta.org/web/images/flash/...

XV Contigo Somos + Paz, en directo online domingo 20 septiembre 2020

Queridos amigos de Ananta, Nos es grato compartir la convocatoria al XV Contigo Somos + Paz, que DM celebraremos el domingo 20 de septiembre de 2020 a partir de las 11 de la mañana, con acceso libre online. Este encuentro está organizado por Ecocentro, Construir un Mundo Mejor y Fundación Ananta, y será retransmitido en directo desde el canal You Tube Brahma Kumaris España. El encuentro será parte de la Semana de la Paz organizada por Un Mundo Mejor. El enlace es el siguiente: https://youtu.be/vfdVUpsEqXE Tendremos como ponentes a Jorge Carvajal, Fidel Delgado, Fernando Diez y Enrique Si...

Manzanera: La evolución completa pasa por intentar ayudar al mayor número posible de personas

El profesor de meditación comparte en esta entrevista su sabiduría y su luz


27-Mar-2007. Su conocimiento de la espiritualidad oriental y occidental le colocan en una privilegiada atalaya. Gestiona con inteligencia y prudencia esa ventaja. Sus doce años de monje en Nepal, India y Francia, le han dejado poso de sabiduría, pero no de nostalgia.
Dejó el monasterio, pero se trajo consigo algo de la paz y de la luminosidad de aquellas alturas, y sabe ahora cómo esparcir las semillas de armonía y bienestar en la gran ciudad.

Aquí ha creado escuela y en su sala de meditación no sobra hueco. Sencillez, sosiego y conocimiento puede ser fórmula que domina. Nos recibe en su sobrio y vacío despacho. No en vano el empeño que nos confiesa, a lo largo de la entrevista, de vaciar también los muros de la mente de formas y creencias…

¿Qué persigues al meditar?

Al meditar encuentras algo interno en lo que te puedes amparar. No lo buscas expresamente, sin embargo es un efecto. Das con una fuente de creatividad, de energía, de capacidad para hacer cosas nuevas. Observas que en el fondo de todo lo que te pasa en la vida, en el fondo de todo lo que te sucede hay una luz, hay un lugar seguro, hay un lugar de paz y de apoyo dentro de ti.

No es que no tengas problemas, ni que la vida no te suma en estados agitados…, lo que ocurre es que encuentras una referencia interna que te concede una solidez. Los problemas, las dificultades que afrontas quedan amortiguados y nunca llegan a ser desesperantes.


¿Qué es lo que más te costó sobrellevar en la vida monacal?

Fue la cultura. En todas las religiones, y el budismo entre ellas, hay un montón de creencias. Te ves abocado a una situación curiosa. Por un lado estás viendo efectos positivos en tu vida dentro de la tradición que implican un gran cambio. Por otro te das cuenta que estás asumiendo unas creencias, unas prácticas religiosas que no las acabas de creer y sin embargo las desarrollas porque el otro aspecto de la enseñanza es bueno.

En mi caso siempre ha habido ese conflicto con unas reglas y dogmas, que a otros niveles me aportan un resultado. Personalmente me cuesta creer en cosas. Lo que más me vale es lo que yo en mi puedo descubrir.

¿No animas a creer en algo?

En mis clases de meditación he quitado todo aquello en lo que haya que creer. La gente me pregunta: “¿Tú enseñas budismo?”. “No, yo doy meditación”, respondo. Los budistas dicen que para creer en algo, hay previamente que analizarlo. Una de las máximas de Buda es: “No te creas lo que yo te digo, compruébalo”. Sin embargo a la hora de la verdad una religión es una religión.

Procuro quitar de mis clases todo aquello que es creencia para llegar a la vivencia de descubrir lo que eres.

¿El budismo de Occidente ha de alcanzar por lo tanto esa desnudez de normas y creencias?

No necesariamente. Yo creo que la mayoría de la gente necesita reglas, normas. Al día de hoy, la sociedad necesita referencias claras. La religión cumple una función social de armonizar, de fomentar solidaridad, de crear ritos… Esa función social tiene que seguir estando, no debe desaparecer. A mi me parece perfecto que el budismo sea como es ahora. Creo que tiene que seguir siendo así. Otra cuestión es la persona y hasta donde quiere llegar con su práctica.

¿Los sistemas de creencias cumplen todavía un papel?

Hay que ser sinceros. Hay personas que necesitan la tradición y la dependencia que inevitablemente conlleva. Está bien proporcionársela. La dependencia en determinados niveles de conciencia puede ser positiva.
La gente está donde está, sino sería el caos. Hay gente que no halla en la independencia, pues se podría desquiciar y perder. Hay gente proclive a estados de adicción, de ansiedad, de depresión…, que no saben manejar su vacío interior, que entran en estados de adicción. Si a esas personas les facilitas una estructura clara, pueden conseguir manejar ese vacío.

Tú no puedes llevar a una persona a un estado de conciencia de independencia que sería lo ideal para manejar el vacío, si no se sostiene a sí misma.

¿La religión sigue siendo, por lo tanto, necesaria?

La religión proporciona una base muy buena para poder evolucionar, una plataforma para poder dar un salto a otro nivel de conciencia. El problema es cuando la religión se convierte en un freno, en un tapón.

Hemos de ser sinceros. La mayoría de las personas están en ese nivel de sobrevivencia, en el que prima disponer de lo elemental: comida, afecto… No se les puede pedir más. Aspiran simplemente a una seguridad económica, emocional… Ante demandas elementales, respuestas elementales.

¿Cargamos un exceso de miedos?

El ser humano se siente atenazado por el miedo. Tiene una sensación profunda de fragilidad ante la muerte. La fragilidad se manifiesta también ante la enfermedad, ante la pérdida de trabajo… Esa fragilidad se debe compensar con una seguridad que bien puede proporcionar la religión. Si elevas el nivel de conciencia ya no es preciso compensar esa inseguridad.

¿A qué es debido el auge del budismo tibetano en Occidente?

La referencia de unos valores proporciona paz. La imagen de los lamas en cuanto seres supuestamente muy iluminados, muy evolucionados es muy poderosa, sobre todo para quienes están perdidos y sin referencias. No tenemos referencias de personas integras. Muy probablemente las hay, pero públicamente su testimonio no se expresa... Llegan entonces los lamas y la gente se engancha. Luego se observa que la enseñanza tiene un resultado claramente positivo en sus vidas.

¿Acusas falta de referencias también en nuestro país?

Hay gente muy valiosa en España, pero están ocultos, no se les potencia, no se les reconoce

¿Prescindiremos un día de la muleta que nos proporciona la religión?

Yo creo que habrá siempre una parte de la población que necesitará de esa muleta. Cambiar el nivel de conciencia requiere un esfuerzo y mucha gente no está por la labor.

La conciencia de la fragilidad global está ayudando sin embargo a un despertar de la conciencia.

¿La opción del retiro monacal sigue siendo válida en nuestros días?

Es necesario que haya personas que tengan una salud emocional, mental y espiritual. No puedes actuar en el mundo sin ese necesario equilibrio.

Si no estás preparado, poco puedes ayudar, pues entonces cometes muchos errores. Una forma de prepararse es retirarse del mundo. Estamos muy condicionados por la cultura y la educación y el retiro ayuda a descondicionarnos. Está bien retirarse y después volver. De esa forma se contempla también en el budismo.

El monacato como medio, no como fin…

Así es. El hacerse monje es un medio para adquirir un estado de mayor conciencia y desde ahí tener más capacidad de ayudar. Son necesarios períodos de profundizar, de transformación, de conexión con algo de verdad…

Como apuntaba anteriormente, para mucha gente la referencia de un monje es muy válida. Es una imagen muy aceptada y que despierta. El monje tras su vida encerrada, sale al mundo e irradia con su sólo estar.


¿Están llamadas a encontrarse, siquiera internamente, la espiritualidad de Oriente y Occidente?

Nunca ha habido ninguna separación real. Ha podido parecer que la había en el nivel de la jerarquía, de las formas, pero no en el de las personas verdaderamente espirituales. Una persona que está en un nivel de conciencia, sea cual sea la etiqueta que le colocamos, reconoce a otra que está en el mismo nivel.

El encuentro siempre ha existido aún y cuando en el mundo de las formas se hayan producido incluso guerras. Las religiones al fin y al cabo siguen intentando mantener su poderío.

Lo importantes son las metas que alcanzamos. El camino utilizado, ya sea una tradición u otra, importa menos. Si vives la religión desde el miedo, siempre considerarás inferiores al resto de las religiones.

¿Diferencia sustancial entre oración y meditación?

Oración implica la referencia a un ser superior más perfecto y completo. Meditación tiene que ver con conciencia de algo. Podemos imaginar y contemplar la imagen de Buda y eso sería meditación, pero puedes también pedir al Buda inspiración, bendiciones o ayuda para seguir la vida, para afrontar los problemas…, eso sería oración. La meditación no se queda en la visión dual.

Hay una primera etapa en la cual oras a alguien. En una segunda etapa te das cuenta de que en realidad ese ser superior lo tienes dentro. Por fin en una tercera y última etapa, sientes que eres parte de ese ser superior.

En tus libros señalas que la meditación nos ayuda a conocer quienes somos…

Así es, la meditación nos conduce a esa observancia de lo que realmente somos. Podemos llegar a descubrir que ese ser superior que parecía que estaba fuera en realidad eres tú mismo y es tu verdadera esencia. La meditación nos conduce a una visión no dual del mundo. Hay una realidad absoluta más allá de la lógica y la razón y nosotros somos parte de esa realidad absoluta.

¿Una única forma de meditar…?

No, hay diferentes formas de meditación: de contemplación , de despertar de estados positivos que el meditador tiene latentes… Hay por último una meditación destinada a adquirir una mayor conciencia.

¿Es preciso detener los pensamientos para meditar?

Meditar no es detener los pensamientos. Si nosotros buscamos conocer la esencia real de quienes somos en realidad, no de lo que pensamos que somos, una de las prácticas más poderosas es la de observar la mente, los pensamientos. Observas lo que sucede con ellos, pero no los detienes.

Ocurre que con la observación los pensamientos son más lentos. Cada vez hay más huecos entre ellos. Poco a poco vamos descubriendo lo que denominamos “naturaleza última de la mente”, lo que el budismo llama “la naturaleza de Buda”, la esencia que somos.

En el descubrimiento de lo que es la mente, de lo que son los pensamientos, no tiene sentido pararlos. Podemos intentar detener los pensamientos, pero no deja de ser un mero ejercicio mental que nos lleva a estar bien y alcanzar una fuerza mental, pero no forma parte del proceso de indagar en lo que somos. Para ver lo que somos hay que mirar si detener nada.

¿No hay riego al meditar de olvidarnos del mundo?

Es importante cuando uno medita darle una dimensión altruista a la práctica. Personalmente trabajo mucho lo que constituye el valor de la compasión, el altruismo, el perdón…

En la tradición budista el camino no se completa hasta que no se desemboca en un marco de relación con los demás. Uno puede individualmente alcanzar un estado de mucha paz, pero ello sólo comprende la mitad del camino. La tradición budista te invita a completar ese camino con relaciones positivas, ayudando a los demás.

¿Podemos imprimir a la meditación un sentido altruista?

Es importante pensar que el ejercicio sirva para algo más. Es preciso plantearse lo que dicen los lamas: voy a meditar para tener más sabiduría que aportar a los demás, para tener más recursos para ayudar a los demás, más habilidades, más compasión para ayudar a los demás…

Cada vez que meditamos hemos de hacerlo con esa motivación prioritaria. Ello evita que caigamos en la trampa fácil de sentir que uno ya no quiere salir de ahí, con la consecuencia de quedarse atascado. Aspiramos a una evolución completa que pasa por ayudar al mayor número de personas posibles.

¿Cómo podemos alcanzar la paz en el asfalto, cuando la naturaleza está tan lejana?

La paz la generas dentro, no depende del exterior. Lo que te altera no es tanto el medio, sino la respuesta al medio. En la ciudad padecemos una hiperestimulación. El problema es la reacción a esos constantes estímulos.

Puede haber rechazo, aversión, puede haber adicción, apego… Si no reaccionas ni de una, ni de otra manera, tu mente puede estar en paz. El problema es la reacción emocional. Eso es lo que nos altera. Ocurre algo, me engancho; ocurre otra cosa, rechazo… La mayoría de las personas reacciona así a los estímulos.

¿Con el ruido físico ocurre otro tanto?

Así es. No es el lugar, es como tú te colocas en medio de él. No es el entorno ruidoso lo que nos afecta, sino nuestras respuestas. Tenemos unas respuestas automáticas que es preciso desaprender.

En la India vivía en un monasterio en el campo. Cuando volví de allí me preguntaba por lo que me iba a pasar en Madrid. Al comienzo apenas salía de casa, pues me resultaba agotador, pero poco a poco vas manejando la situación.

Recuerdo haber alcanzado una paz increíble en medio de “El Corte Inglés”, acompañando al lama Zopa, mi maestro, a comprar unos zapatos que debía adquirir por compromiso.

¿Y ahora?

Me protejo. Tengo mi ejercicios para poder controlar los estímulos. Forma parte de mi vida. No tengo que hacer mayor esfuerzo. He desarrollado una cierta alerta, pues hay estímulos que pueden ser demasiado agresivos y si no te defiendes te comen. El nivel de alerta depende de la persona.

¿Nostalgia de Oriente?

Es muy gratificante el trabajo que realizo aquí con la gente, sentir que eres útil.

¿Cuál fue tu experiencia con el Dalai Lama?

Él me hizo monje, no obstante casi nadie puede tener una experiencia personal con el Dalai Lama. Yo le veía siempre en el marco de reuniones en grupo, pero aún y todo esos encuentros eran muy mágicos. Siempre pasaba algo en mi actitud, alguna luz que se despertaba...

No sabría definirlo muy bien, pero hay una alegría interna que surge. Se inauguran caminos cuando lo ves, se abren puertas, ideas...

Es uno de los grandes seres que hay sobre la tierra. Hay personas que han ido a conferencias y algo determinante ha ocurrido en sus vidas.



Koldo Aldai
Fundación Ananta



Día de la Tierra, 22 de Abril (19-3-07)

José Díaz:" La felicidad está ligada a la calma de nuestra mente" (15-3-07)

Entrevista al coordinador de la ONG Educa Nepal*

Lo ha dejado todo por encender sonrisas en las colinas lejanas, de un país remoto, al otro lado del mundo. Ha abandonado su vida cómoda de profesor de inglés en las Palmas de Gran Canaria, para entregarse por entero a los hijos de los más desposeídos, los campesinos sin tierra en el distrito de Makwanpur, al sur de Kathamandú.



A decir por la enorme sonrisa que él también lleva permanentemente encendida, la decisión no le ha pesado. Vive por y para alfabetizar a los niños de los intocables, para quitarles el martillo esclavizante con el que los explotan al obligarles a golpear y partir las mil y una piedras cada día. Vive convenciendo a los padres de que la escuela les priva del salario de unos puñados de arroz, pero da horizonte y futuro a sus hijos. Vive animando a los campesinos para que no cedan ante las mafias que, a cambio de cuatro rupias, quieren llevarse a sus hijas, aún niñas, para colocarlas a las puertas de los lupanares de la India.

El compromiso le ha llevado a una inmersión total en el medio. Habla el idioma local y no le hace ascos a lo de comer su diario arroz, lentejas y salsa picante con los dedos. Camina despacio, siempre a pie, la veredas que separan una escuela de la otra. Sirve y al mismo tiempo disfruta de la paz exuberante que le regala una naturaleza apenas alterada.
Puestos a dar, no se queda con nada, ni siquiera con la intimidad de su propia vivienda. En un alarde de renuncias, vive bajo el mismo techo de una familia campesina, en una habitación que le ceden.

Ha vuelto a las Islas a la búsqueda de fondos para lápices, cuadernos, pupitres...para su gente. En una terraza de la Plaza de San Telmo de la capital grancanaria, en una cálida noche otoñal, nos vuelca toda su apasionante y generosa aventura.

Fundación Ananta: Seis años en Nepal, seis años de renuncias. Háblanos del desapego…
José Díaz: No he renunciado a nada. Haber tenido la oportunidad de conocer Nepal y convivir con sus gentes ha sido un regalo. Sí es verdad que he prescindido de la seguridad de un trabajo en Occidente, pero ha sido una elección libre. El apego no creo que dependa tanto de dónde estamos, sino de a lo que nos aferramos.

FA: ¿Qué echa en falta José, cuando al cabo de una intensa jornada, retorna a su choza?
JD: Poder compartir mis vivencias y sentimientos con alguien que sepa de dónde vengo. Es algo en lo que a veces pienso cuando sobreviene alguna frustración al trabajar en una cultura tan distinta a la nuestra. A nivel local tengo muchísimas amistades, me siento muy a gusto, pero no puedo profundizar.

FA: ¿Comer todos los días con los dedos, dormir en un catre, ducharte con un cubo… no acaba a la postre mermando resistencias?
JD: Para nada, disfruto de todo eso. Es parte de la aventura y me hace sentirme más vivo, más en contacto conmigo mismo, mis sentimientos y la naturaleza. Fregar con tierra y cenizas, pisar el suelo de barro, escuchar las rana, los grillos…; disfrutar la orquesta sinfónica que ameniza las noches es un sueño hecho realidad.

FA: ¿Hay algo que aún te retenga en esta parte del mundo?
JD: Intento seguir mi corazón, canalizar mis inquietudes en la dirección que intuya en cada momento. Al igual que cuando tomé la decisión de ir al Nepal.
JD: Me gusta volver a casa, ver a mi gente. A medida que pasan los años, me cuesta más estar lejos de la familia, pues mis padres se hacen mayores y a veces me pregunto si no debiera estar más cerca.

FA: ¿Cuesta mucho encender la sonrisa de los niños nepalís?
JD: La sonrisa es de las cosas más bonitas que me rodean allá. Cuando un niño sonríe trasmite paz, inocencia, pureza, ingenuidad… Observar esas sonrisas es mi gasolina, quizás porque me gustaría recuperar la inocencia que he perdido con los años. ¡Es triste lo rápido que olvidamos aquí esa sonrisa!

FA: El Maestro Krisnhamurti te acompaña en tu itinerario vital… ¿Te ha sido de ayuda al encarar la difícil realidad de las aulas en las montañas del Nepal?
JD: Krisnhamurti fue un descubrimiento maravilloso que cayó en mis manos por casualidad. Puso en mí la responsabilidad de buscar las respuestas, de observarme, de conocerme.

FA: ¿Desde esas aulas en los países de desarrollo, podemos cambiar el mundo?
JD: No es mi meta cambiar el mundo. Creo que el mundo cambia a medida que cambiamos nosotros y ese sí es mi objetivo: intentar ser consciente de cada acción, sentimiento o palabra. Disfruto cada vez más con las cosas más simples. Si eso se contagia seguramente será positivo.
Creo que es Occidente quien necesita un buen examen, una buena revisión. Es preciso evaluar todo lo que el progreso se ha llevado consigo. Es preciso empezar a vivir de verdad.
El Nepal rural y sus gentes son todo un ejemplo de humildad, paz, serenidad... Cada vez estoy más convencido de que nuestra felicidad está íntimamente ligada a la calma que haya en nuestra mente, pero no en un ratito de meditación, sino a lo largo de todo el día.

FA: ¿Cómo se os puede ayudar?
JD: Cubrimos necesidades básicas. Trabajamos con familias que no tienen tierras, ni ganado. Nuestra labor se centra, por un lado, en el desarrollo de proyectos para la generación de recursos para las familias pobres, y por otro, nos empleamos en la escolarización de niños. Esto se concreta en la adquisición de cabras, tierras, semillas, material escolar…, en la creación de canales de riego. Vamos ampliando el área de actuación según generamos ingresos en España.

FA: ¿Cuántas cosas puedes hacer allí con un puñado de euros?
JD: Con dos céntimos, un lápiz; con diez céntimos, una libreta; con alrededor de treinta euros, una cabra; con dos mil euros quinientos, metros cuadrados de tierra fértil…
FA: ¿Es tópico o es realidad el que “todo lo da quien apenas tiene”?
No creo en las generalidades, pero observo que la avaricia y las posesiones innecesarias van mermando la humildad, la inocencia y la capacidad de amar.

FA: ¿Hasta cuándo en Nepal?
JD: No sé, dejemos que el corazón o la vida misma decidan. Es una
responsabilidad muy grande la que he asumido y no me veo por ahora desligado del Nepal

FA: ¿Cuál es el mayor regalo que te ha concedido el Nepal y sus niños? ¿Y la mayor enseñanza?
JD: El mayor regalo es la sonrisa de los niños. La mejor enseñanza el haberme dado cuenta de que mi felicidad está en función de la paz que logre en mi mente.

FA: ¿Cómo ves el primer mundo desde las colinas de ese país perdido?
JD: Cuando vengo me cuesta encajar. Son dos culturas muy distintas. Es como ir de un pueblo perdido en la montaña hace cincuenta años al Madrid actual.
JD: Observo el primer mundo triste, perdido en el consumo, generando violencia… Cada quien reparando sobre todo en su seguridad y en su placer, pero también es cierto que cada vez hay más personas que se van dando cuenta del engaño de esa falsa felicidad momentánea y que se abren al mundo sin miedo, ni caretas.

FA: ¿Tiene solución este injusto mundo?
JD: La solución pasa por cada individuo, la manera en que se relaciona consigo mismo, con los demás y con el medio que nos rodea.

¡Buena estrella te guíe, amigo!


* www.educanepal.org
607517399 y Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Donaciones: Caja Madrid 20389009466000180967

La Redacción

Alfonso Roldán nos comparte su fe en el futuro del máximo organismo internacional (14-3-07)

Carta abierta a De Juana Chaos (5-3-07)

El diálogo entre religiosidad tradicional y nuevos movimientos espirituales eje principal del Foro Espiritual Estella 07 (9-2-07)

El evento contó en su primera edición con el apoyo económico de Fundación Ananta

El Foro Espiritual de Estella nace del convencimiento de que en un tiempo de pluralismo religioso y cultural como el nuestro, el diálogo entre las diferentes tradiciones religiosas y espirituales constituye un valor en sí mismo y un cambio profundo en las relaciones mutuas entre dichas tradiciones. Supone además un factor decisivo para el establecimiento de una convivencia social justa y pacífica.


Explorar los aspectos comunes y las virtuales diferencias entre las religiones institucionalizadas y los nuevos movimientos espirituales constituye el tema de fondo del Foro Espiritual de Estella, que tendrá lugar entre los días 28 de Junio y 1 de Junio del próximo año. Posibilitar un espacio de encuentro entre la espiritualidad que ha predominado hasta el presente, ligada a la cultura y a las instituciones tradicionales, y la espiritualidad que emerge en nuestros días, libre de vínculos institucionales, basada en una experiencia de orden personal e íntimo, sin ningún tipo de tutelas, es el objetivo que se han marcado los organizadores de cara a esta segunda edición del Foro.
Este debate se articulará mediante una serie de mesas redondas que tendrán lugar en la sala principal del Cine de los Llanos el viernes y sábado por la tarde. Durante las mañanas ese mismo escenario será testigo del diálogo entre los representantes de las diferentes comunidades espirituales y religiosas que se entablará en torno a tres cuestiones: “Caminos de mística”, “Caminos de compromiso humano” y “Caminos de Tierra” (Espiritualidad y amor a la Tierra).
Los organizadores pretenden reeditar el mismo espíritu abierto, participativo y vivencial que presidió la primera edición, si bien con un número de actividades menor y con duración más corta del evento. Es decir en esta nueva edición, el Paseo de los Llanos volverá a cobrar gran importancia como punto de encuentro y comunión en medio de una naturaleza exuberante. Allí se repetirán las prácticas espirituales matutinas, las ceremonias de apertura y clausura, la ceremonia por la paz, las danzas sagradas universales…

Aquí puedes visionar un resumen de 10 minutos del DVD de dos horas sobre la anterior edición:



Mas información : www.foroespiritual.org

La Redacción
Fundación Ananta


Página 572 de 584
  • Facebook: fundacionananta
  • YouTube:
  • Twitter: ANANTAfundacion
  • flickr Ananta

¿Quién está en línea?

Tenemos 20 invitados conectado(s)

banner vivir el morir borde gris

titulo youtube pincha
brahma kumaris 2
sintergetica para todos 2

banner mantras 2019

banner mindalia

fundacionnoticia



 
Fundación Ananta
 
 
Joomla extensions by Siteground Hosting

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies Ver Política de Cookies.

Acepto la politica de Cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk