Fundación Ananta

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Pensamientos de junio: mi consultorio es la Tierra

"Pero no hay que esperar a ser un médico para ser un sanador. El sanador es cualquier hombre o mujer que sea capaz de convertirse en un canal inteligente del amor. Para él la oportunidad de sanar ocurre siempre, su consultorio es la Tierra. Sus pacientes, flores, pájaros, niños, santos o ladrones, todos los que necesitan la energía del amor”. Jorge Carvajal, “Por los caminos de la bioenergética. Un arte de curar” (1995) p. 145. Editorial Luciérnaga, 2006. Imagen: amanecer en Badalona, 8 febrero 2016 (cortesía de Carmen Torres)

Coincidentes vitales (Ramiro Calle)

Es en el Mahabharata donde podemos leer que los seres somos como maderos que durante un tiempo nos encontramos en el océano de la vida carnal y luego nos separamos.  Pero esa separación, con respecto a los que llamo "coincidentes vitales", no la siento como tal, porque si como declaraba Kabir, el mar y sus olas son una unidad, ¿qué diferencia hay entre él y ellas? El cegador resplandor del misterio de la vida, eclipsa la débil luz del entendimiento ordinario. ¡Qué enigma tan grande que en millones y millones de años vayamos a coincidir en esta vida  con unas determinadas personas y...

Pensamientos de enero: cada gesto es mágico

"Cada gesto es mágico. Entonces, cuando encontréis a alguien por la mañana, no le deis los buenos días con un recipiente vacío, porque sin quererlo, sin saberlo, estáis tratando de desearle el vacío, la pobreza, el fracaso para todo el día. Diréis: "Pero esto no tiene ninguna importancia, en el mundo la gente no presta atención a estas cosas." Si la gente es inconsciente, ¿es ello una razón para imitarla? Que actúen como quieran, pero nosotros, aquí, en donde aprendemos las leyes de la nueva vida, debemos acostumbrarnos a ser conscientes de todas las cosas. Por lo tanto, cuando por la mañana...

Pensamientos de enero: acercarnos al mundo divino


"Está la tierra y está el cielo: uno y otro reclaman nuestra atención, y debemos aprender a trabajar para ambos empezando por hacer bien la distinción entre los valores materiales, terrestres, y los valores espirituales. Durante todo el tiempo que estemos en la tierra, no hay que abandonarla. Pero sobre esta tierra, solo debemos poner nuestros pies, y tener nuestra cabeza en el cielo, es decir, poner la sabiduría y el amor en todas nuestras actividades para que cada una de ellas nos acerque al mundo divino.

Por tomar una imagen, os diría que debemos considerar muestra existencia terrestre a la manera de las plantas. Observad un árbol: permanece fijo en la tierra, pero gracias al agua y a la luz que recibe del cielo, transforma la tierra y la hace evolucionar dando flores y frutos. El árbol nos revela cómo trabajar sobre la tierra dirigiéndonos hacia el cielo. He aquí otra lección que nos da la naturaleza: no solo no debemos descuidar la tierra, la materia, sino conseguir transformarla."

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Vista desde El Rompido (Huelva) 1 enero 2019 (cortesía de Marta Sierra)

Pensamientos de enero: comenzad por vivir bien los primeros instantes de cada día...

"Cuando os despertéis por la mañana, esforzaos en tomar consciencia de la importancia de este instante, porque de él dependerá el resto de vuestra jornada, y de este día dependerá la continuación de vuestra existencia. Si no vivís correctamente hoy, pasaréis cada día siguiente reparando consecuencias de las faltas cometidas la víspera. Todos aquellos que se preocupan del futuro descuidando las veinticuatro horas presentes, dejan lagunas por todas partes en su existencia, y volverán a la tierra para corregir, reparar y sufrir.

Si por lo menos lográis vivir bien durante veinticuatro horas, preparáis las veinticuatro horas futuras, y el programa que se os presenta es más fácil de ejecutar: el terreno está desbrozado, no hay obstrucciones y la vida se ve así facilitada. Comenzad pues por vivir bien los primeros instantes de cada día con el fin de preparar las horas siguientes. Deciros: «El pasado es el pasado, el futuro está «por venir»… pero dispongo de hoy. Así pues, ¡a trabajar!»"

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Vista desde el Collado de los Pastores (Madrid), 23 diciembre 2018 (cortesía de Fermín Tamames)

Pensamientos de diciembre: ... entran en relación con las entidades luminosas del mundo invisible...

"Deseáis la armonía, deseáis la paz, y ellas son efectivamente los bienes más preciosos. Sin embargo, no olvidéis que solo podréis progresar si primero encontráis dificultades y oposiciones. Aquél que cree poder encontrar la armonía y la paz sin antes haber aprendido a superar los obstáculos, se está labrando una vida de debilidad y desórdenes, porque se dejará llevar por las facilidades y por la pereza.

La verdadera armonía, la verdadera paz, son la recompensa que reciben solo aquellos que han logrado conquistarlas manifestando cualidades de resistencia, de bondad, de sacrificio. Han aprendido a utilizarlo todo, a transformarlo todo, a mejorarlo todo; y aunque deban sufrir pruebas y sufran por ello, ya no se alterarán ni alterarán a los demás. Gracias a un trabajo constante, entran en relación con las entidades luminosas del mundo invisible, y desde ese instante alcanzan la verdadera paz, la verdadera armonía."

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Valle Sagrado (Perú), 28 diciembre 2018 (cortesía de Alfonso de Pedro)

Pensamientos de diciembre: mantener la llama del espíritu...

"Una llama es tan débil que basta un soplo para apagarla. Pero si la alimentáis, se puede convertir en una verdadera hoguera, y los mismos soplos que la amenazaban, la reforzarán hasta el punto de que ya nada se le podrá resistir.

La llama es un símbolo del espíritu en nosotros, y si no la alimentamos, a la menor dificultad se apagará. Encontramos así a mucha gente que ha dejado apagarse en ellos la llama del espíritu, y por eso, ante el menor obstáculo, se desaniman y se derrumban. En cuanto a aquéllos que han aprendido a mantenerla mediante la oración, la meditación, la contemplación, no solo no les detienen los obstáculos, sino que les impulsan a avanzar aún más lejos, con todavía más ardor. Así pues, las mismas dificultades que derriban a los débiles, refuerzan a todos aquéllos que mantienen en ellos la llama del espíritu."

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Salinas de Pisuerga (Palencia),11 diciembre 2018 (cortesía de Marga Lamoca)

Pensamientos de diciembre: pensamientos, palabras y sentimientos impregnados de luz...



"Puede suceder que se diga de alguien que ha perdido su dignidad de hombre, o de otro, por el contrario, que ha sabido guardar su dignidad. Pero la dignidad no es todavía una noción clara: se tiene la tendencia de confundirla con la soberbia o el orgullo. No, nuestra verdadera dignidad de ser humano consiste en respetar todo lo que Dios nos ha dado, empezando por nuestro cuerpo físico, pero también y sobre todo nuestro corazón, nuestro intelecto, nuestra alma, y nuestro espíritu.

En tanto que discípulos de una Enseñanza espiritual, debéis introducir en vuestro pensamiento la idea de que, cada uno de vosotros, sois un templo del Eterno en donde no deben entrar ni salir más que los elementos más puros: pensamientos, palabras y sentimientos impregnados de luz. Todos aquellos que no vigilan lo que entra en ellos o lo que sale, y que sin ningún discernimiento se dejan guiar por cualquier emoción o sensación, no pueden conservar su verdadera dignidad. Convertirse en templo del Eterno requiere una gran disciplina, una gran exigencia respecto de uno mismo."

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: amanece en Madrid desde el tren de cercanías,11 diciembre 2018 (cortesía de Daniel Truran)

Pensamientos de diciembre: la Luz de las luces...

"La tristeza, el desánimo, la irritación… haced todo lo posible para salir de esos estados encendiendo las lámparas que el Creador ha puesto en vosotros… todo tipo de lámparas, grandes, pequeñas, coloreadas… ¿Cómo alumbrarlas? Simplemente como encendéis las lámparas de vuestra casa.

En cada casa existe una instalación eléctrica que depende de una central, y cuando queréis alumbraros, apretáis un botón. Interiormente, todos poseéis una instalación idéntica que recibe la corriente de la Central cósmica: Dios. En el mundo físico, hay un botón, un interruptor, que es preciso presionar o girar. En el mundo psíquico, el pensamiento basta. Os concentráis en el Señor, la Luz de las luces, pensando que ilumináis las lámparas dentro de todo vuestro ser. Primero se enciende una, luego otra… No os detengáis, otras se encenderán y finalmente se producirá una verdadera iluminación."

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Villanueva de la Torre, Palencia, 7 diciembre 2018 (cortesía de Marga Lamoca)



Página 2 de 526
  • Facebook: fundacionananta
  • YouTube:
  • Twitter: ANANTAfundacion
  • flickr Ananta

¿Quién está en línea?

Tenemos 110 invitados conectado(s)

causas solidarias

bannerweb premios solidarios ok

banner festival mantras 2018

banner mindalia

fundacionnoticia



 
Fundación Ananta - Eibar 6, 28023 Madrid - NIF: G-84155076
 
 
Joomla extensions by Siteground Hosting

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies Ver Política de Cookies.

Acepto la politica de Cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk