Fundación Ananta

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Escritos
Escritos por un mundo mejor

Dadi Janki, infinitas gracias siempre

Queridos amigos,

Con mucho amor, compartimos el mensaje recibido de Sister Jayanti:

"Queridos/as amigos/as,

Con pensamientos llenos de amor, deseamos informaros de que nuestra querida Dadi Janki, Directora Espiritual de Brahma Kumaris, ha dejado esta vida física, a las 2h. de la mañana, hora en India, el 27 de marzo. Tenía 104 años. El alma voló y ahora está en el regazo de Dios.

Son momentos para rendir homenaje en silencio a esta servidora incansable que ha significado tanto para tantos. Guardamos el tesoro de la riqueza de las lecciones personales de sabiduría y coraje que compartió a lo largo de su vida.

Estaremos conectados en el recuerdo del Uno a quien ella dedicó su vida.

BK Jayanti
Directora de Brahma Kumaris en Europa"

Dadi Janki ha sido una maravillosa emisaria del Divino aquí en la tierra. Nuestra gratitud es absoluta. Que su ejemplo nos guíe.

27 marzo 2020

 

"Conócete a ti mismo": Un libro claro y didáctico sobre la naturaleza del ser humano

En este libro de Emilio Carrillo y Francesc Prims hay mucho conocimiento milenario explicado de un modo muy didáctico e intuitivo. La constitución septenaria del ser humano está magníficamente explicada. Es por ello un libro muy recomendable, en nuestra opinión.

"El destino, el horizonte apetecido, es llegar a vivir según lo que realmente somos, es decir, en coherencia con nuestra esencia divina, con nuestro Yo Superior".

 

Reencarnación y karma en las enseñanzas de Jesús

Nos parece importante hablar de la ley del renacimiento (reencarnación) y de la ley del karma (causa-efecto).

Adjuntamos un capítulo del Evangelio Acuario de Jesús el Cristo en el que Jesús, a partir del sutra 43, habla sobra la ley de la causa y efecto y establece la relación entre ambos en un espacio temporal que abarca muchas vidas.

Este “Evangelio Acuario de Jesús el Cristo”, escrito por Downing Levi a principios del siglo XX, es uno de los considerados apócrifos. En Wikipedia hay buena información al respecto.

Circulan varias ediciones en castellano. En particular la de la Editorial Abraxas (descatalogada) nos parece muy precisa en relación con el original en inglés. No hemos podido encontrarla en pdf para transcribirla aquí.

Pero ésta que adjuntamos y que puede descargarse en internet es, pensamos, suficientemente clara, a los efectos de ilustrar el pensamiento de Jesús en este punto tan importante. Dice así el capítulo 114 (las negritas son nuestras):

 

Vida Oculta, el círculo completo de una catarsis

Vida Oculta es un nuevo prodigio de Terrence Malick y un film conmovedor, que entronca con la maravillosa trilogía formada por La delgada línea roja (1998), El nuevo mundo (2005) y El árbol de la vida (2011). Como siempre, la voz en off sirve de hilo para una larga conversación con Dios y con lo transcendente, invitando a mirar en el interior y luego (desde otro plano) al exterior. La riqueza de los colores, de los contrastes de luz, de los primeros planos, de los rostros, de la naturaleza en su esplendor, de la alegría y dolor humanos, es apabullante. La generosidad de la tierra y de la vida, siempre en primer plano. Pero también está en primer plano el errar del hombre, por ignorancia y por maldad, inmiscuyéndose en medio de la creación. Pero la textura de la hierba, del suelo, de la nieve, las nubes en la montañas, la moto que avanza en el reino de las nubes, son todas mágicas proposiciones que se imponen sobre el instante, y son así un atisbo de lo eterno, de la gracia y de la unidad. Como las otras películas de Malick mencionadas, Vida Oculta merece más de un visionado para descubrir matices y detalles, para hacer el círculo completo de una catarsis. Tengo a Terrence Malick como creador impersonal y visionario, que invita siempre a subir un peldaño y a no rendirse.

Joaquín Tamames

 

Orar en la naturaleza (por Paqui Sellés, Carmelita Descalza)

Se me ha propuesto decir una palabra acerca del tema: Meditar en la naturaleza, y me ha parecido inspirador centrarme en uno de los grandes poetas y místicos de todos los tiempos, S. Juan de la Cruz, de quien dice José Vicente Rodríguez, carmelita descalzo, estudioso del Santo: “con su sentido cósmico muy desarrollado, enseña a subir a Dios desde la naturaleza, a la que por esto mismo, respeta y canta doblemente, siendo un gran candidato a patrono de los ecologistas, aunque ya haya sido nombrado S. Francisco de Asís”.

Juan de la Cruz es un enamorado de Dios, de su obra, a la que canta con fuerza y belleza, porque, “cae en la cuenta”, que “todo era muy bueno” (Gen 1, 31).

Nos sentimos invitados por Dios, de la mano de Juan de la Cruz, a insertarnos en este mundo que se nos regala, cuidando y recreando toda semilla de bondad y belleza que existe en todo ser creado. La naturaleza es lugar de encuentro, de escucha, de proyectar la mirada hacia el exterior, pero también, al interior de nosotros mismos, de valorar y descubrir la belleza, la armonía de sus elementos, y por tanto, ahondar en la grandeza de su Creador y cantar con el salmista: “El cielo proclama la gloria de Dios, el firmamento la obra de sus manos, el día al día le pasa el mensaje, la noche a la noche se lo susurra. Sin que hablen, sin que pronuncien, a toda la tierra alcanza su pregón y hasta los límites del orbe su lenguaje” (sal 18). De este lenguaje es un maestro Juan de la Cruz.

 

Europa, esa construcción (en memoria de Stefan Zweig)

Múltiples voces hablan del fracaso de Europa.

Hace cien años en Europa los generales, en tiempo de paz, planificaban cómo invadir al vecino. Unos ideaban cómo invadir Francia por Bélgica, otros cómo invadir Alemania desde Alsacia Lorrena. Las teorías de Clausewitz de acción militar brutal y decisiva conformaban el pensamiento de los altos estados mayores. Pronto esas planificaciones llevaron a las trincheras y a nueve millones de muertos, el preludio a los más de cincuenta millones de víctimas mortales en la segunda gran guerra.

Cien años parece mucho, pero es anteayer, es la infancia de nuestros abuelos. En el largo decurso de la historia son un mínimo lapso de tiempo, un breve parpadeo.

 

“El espíritu de la Navidad. Para volver a nacer”, charla del Dr. Jorge Carvajal en vivo y en webinair, 13 diciembre 2018

Queridos amigos de Ananta,

El jueves 13 de diciembre a las 19 horas el Dr. Jorge Carvajal dará una charla sobre “El espíritu de la Navidad. Para volver a nacer”. La charla puede seguirse presencialmente en el lugar del evento (Fundación Vivo Sano, Corazón de María 80, Madrid) o por webinar. Adjuntamos enlace para darse de alta. El acceso es gratuito.

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdc1pOWovBj1hta8eRYF8O2eJ6UNNX-qIjIyje5bAMFB7eKOQ/viewform

Con el afecto de siempre

Fundación Ananta

 

Coincidentes vitales (Ramiro Calle)

Es en el Mahabharata donde podemos leer que los seres somos como maderos que durante un tiempo nos encontramos en el océano de la vida carnal y luego nos separamos.  Pero esa separación, con respecto a los que llamo "coincidentes vitales", no la siento como tal, porque si como declaraba Kabir, el mar y sus olas son una unidad, ¿qué diferencia hay entre él y ellas? El cegador resplandor del misterio de la vida, eclipsa la débil luz del entendimiento ordinario. ¡Qué enigma tan grande que en millones y millones de años vayamos a coincidir en esta vida  con unas determinadas personas y en un universo tan vasto!. Es tan dificil -de acuerdo a la antigua parábola- como que una tortuga que habita en el mar y  donde hay flotando una argolla,  cuando saca la cabeza, una vez cada un millón de años, justo la introduzca en dicha argolla. ¡Los coincidentes vitales! ¿Por qué hemos llegado a ellos o ellos han llegado a nosotros? Son esas personas o animales que nos  originan un sentimiento sublime e inmensurable  de cariño.  

A lo largo de una vida tratamos con muchas personas, pero solo unas cuantas podemos considerarlas nuestros "coincidentes vitales". Ha sido tan difícil coincidir con esas personas que le han dado un sentido a nuestra vida, que me niego a creer que ese glorioso encuentro haya sido solo, como dice mi mente lógica, por casualidad o mera coincidencia o la simple ley del accidente o  de lo fortuito. Podríamos haber nacido en otra familia o en otro país o en otra galaxia o como tortuga o un ratoncito, y entonces nos hubiéramos encontrado con otros "coincidentes vitales", pero no con los que hemos ido hallando a lo largo de este vida y que han hecho que mereciera realmente la pena vivirla,  a pesar de sus vicisitudes e incluso de sus acontencimientos pavorosos. Unos padres, unos hermanos, unos amigos auténticos, las personas que nos brindaron el aroma de su alma y nos impregnaron con su amor, unos animales domésticos que nos ayudaron a abrir el corazón y amar más y mejor. Sin esos coicidentes vitales, no merece la pena transitar por este escenario de claroscuros que es la existencia carnal.

Pero por haber podido abrazar a esos "coincidentes vitales" y haber podido sentir la tibieza de sus mejillas en mi mejilla y experimentar que el mismo aliento a todos nos anima,  la vida ha adquirido su propósito y significado.  MI gratitud es inexpresable para esos "coincidentes vitales", que me han dado muchísimo más a mí que yo a ellos, y que han logrado que aún en la nube más oscura se manifestase una ebra de luz. Me gusta recordar esa historia en la que el maestro estaba muriendo y mira intensamente a su discípulo, para  murmurar: "Querido mío, nos echaremos de menos tu y yo, pero no dejemos que sea demasiado. En realidad ningun encuentro ni ninguna sepración tienen lugar, porque siempre hemos formado parte de la Unidad".

 

 

Servir, ciencia de la creación (Jorge Carvajal)

Como nieve derretida por el sol, el agua abundante de la vida fluye por la gracia del amor. Sin el sol del amor el potencial de la vida se queda congelado. Sin la magia del servicio que pone el amor en movimiento, toda vida pierde su sentido.

¿Para qué servimos? La respuesta a esta pregunta es el mismísimo sentido de la vida. Porque vinimos a servir. Quien no vive para servir, no sirve para vivir.

Servir es la clave para hacer el vacío. Servir es el secreto de la plenitud. No hay abundancia mayor que la de darse, ni libertad más grande que la de entregarse. Servir es la ciencia sagrada de la creación.

 

Valores por los que vivir

Un amor a la verdad, esencial para una sociedad justa, inclusiva y progresista.

Un sentido de justicia, en el reconocimiento de los derechos y necesidades de todos.
 
Un espíritu de cooperación, basado en la buena voluntad activa y en los principios de correctas relaciones humanas.
 
Un sentido de responsabilidad personal, en el grupo, en la comunidad y en los asuntos nacionales.
 
El servicio al bien común, mediante el sacrifico de egoísmo. Solo lo que es bueno para todos es bueno para uno.

(Buena Voluntad Mundial)

 

Buda, El príncipe de la luz (Ramiro Calle)

Queridos amigos de Ananta,

Ramiro Calle acaba de reeditar en Temas de Hoy "Buda, príncipe de la luz", una obra muy recomendable para acercarse a las maravillosas enseñanzas de Buda.

 

A la preciosa Christelle, que es una luz en el firmamento

Querida Christelle, que tu preciosa luz siga iluminando siempre, te guardamos en nuestros corazones con el mayor agradecimiento y también con la mayor alegría. Tu presencia en la tierra nos ha hecho mucho mucho bien. Que nos sigamos encontrando en el servicio puro y desinteresado. Te enviamos nuestro amor.

(Christelle Berat falleció ayer, 21 de agosto de 2017)

 

Barcelona... la humanidad entera

Alepo, Ankara, Bagdad, Bali, Bangkok, Barcelona, Berlín, Beslán, Bogotá, Bombay, Bruselas, Dhaka, Egipto, Estocolmo, Helsinki, Irak, Kabul, Karachi, Kenya, Lahore, Londres, Los Angeles, Madrid, Manchester, Miami, Montreal, Moscú, Nairobi, Niza, Nueva York, Pakistán, París, Siria, Túnez...

En nuestro pensamiento están todos los que han sufrido, sufren y sufrirán por este y otros atentados y por las terribles secuelas físicas y psicológicas que generan en nuestra sociedad. Y también todos aquellos que con su conducta y su ejemplo hacen frente a la barbarie, cualquier que sea el ámbito de su trabajo. A todos aquellos que buscan amar en vez de odiar.

 

Pensamientos de agosto: la buena voluntad

“La buena voluntad es el primer intento del hombre para expresar el amor de Dios. Traerá como resultado la paz en la tierra. La buena voluntad es tan simple y práctica que las personas no saben valorar su poder o su efecto científico y dinámico. Quien practica sinceramente la buena voluntad en el hogar, puede cambiar totalmente las actitudes familiares. Cuando la buena voluntad sea practicada verdaderamente entre grupos en cualquier nación, entre los partidos políticos, sectores religiosos y las naciones, podrá revolucionar el mundo”.
 
Los problemas de la humanidad, 1947, p. 7 Alice A. Bailey,  Lucis Publishing Company, Nueva York. Imagen: Pintura de Nicholas Roerich, “Unknown old man” (1941)

 

Un nuevo impulso para Europa

Desde 1945 Europa ha construido un espacio que aunque imperfecto y siempre en desarrollo constituye el mejor edificio construido por la humanidad para intentar vivir en paz, respeto, cooperación, colaboración, y quién sabe si armonía y sabiduría. Este espacio de colaboración entre naciones y personas está en la utopía de Victor Hugo, Leo Tolstoi, Stefan Zweig y tantos otros, y representa dejar para siempre la bayoneta en la búsqueda del encuentro hacia la visión compartida y la tarea común, para intentar construir en la tierra algo lo más parecido “al noble camino de en medio”.

El momento es ahora para un nuevo impulso desde la confianza y la esperanza, buscando siempre ese camino de en medio por el que podamos avanzar la mayoría, evitando los extremos que pueden sacarnos del camino y despeñarnos, desterrando la mentira y la demagogia, y siendo además conscientes de que el progreso será lento pero firme. Y a la vez agradeciendo en lo profundo todo lo ya logrado en la construcción de una sociedad más justa, incluyente y digna, que no es poco.

Que este cordial saludo, casi abrazo, entre la canciller Merkel y el presidente Macron, en la cumbre del G-20 ayer, sea símbolo de la gran tarea y responsabilidad por delante, que no solo atañe a los políticos sino a cada uno de nosotros como ciudadanos, que en cada acto cotidiano podemos elegir entre el progreso o la barbarie, entre la responsabilidad o el victimismo, entre la verdad o la mentira, en definitiva entre el amor o el odio.

Que cada uno desempeñemos nuestra parte desde la mayor inofensividad, impersonalidad y olvido de uno mismo. Que tengamos los pies en la tierra y la mirada en el cielo. Que seamos parte del flujo incesante de la vida desde la alegría, el compromiso y la verdad.

 Fundación ANANTA

 

El efecto Macron (Koldo Aldai)

Algún día la hastiante e infructuosa disputa partidista nos acabará agotando. Un sistema basado en la perenne confrontación no puede ser sostenible. No sé si España ha de buscar desesperadamente a su Macron, pero más pronto que tarde deberá ceder en nuestro territorio esa actual enconada gresca entre las formaciones. Sería de agradecer la llegada al poder de dirigentes capaces de integrar en sus gobiernos las diferentes sensibilidades políticas.  

Las ideologías dividen, los valores nos unifican. El tiempo de las ideologías estaba caducando, pero Emmanuel Macron ha llevado ese cuestionamiento más lejos que nadie. Era hora ya no sólo de proclamarlo, sino de intentarlo, de reunir a hombres y mujeres apropiados y capacitados para sus puestos de gobierno, sin que el color político fuera para ello determinante.

El nuevo presidente francés al elegir ministros de amplio arco ideológico, contribuye a superar el desfasado esquema de izquierda y derecha. Francia ha tomado la delantera en esa necesaria apuesta integradora. El nombramiento de un reputado líder ecologista como ministro de medio ambiente redondea la jugada. Tras el susto por la amenaza de quien también pugnaba por el Palacio de los Elíseos, la calma viene acompañada de noticias alentadoras.

La ideología nació en un tiempo de confrontación entre los defensores y detractores de un injusto orden imperante. En su día pudo tener su sentido. Las fuerzas revolucionarias apremiaban, no sin razón, para poner fin a un sistema esclavizante, depredador y abusivo en muchos aspectos. Este sistema ha ido evolucionando y las condiciones de las clases trabajadoras mejorando sensiblemente, cuanto menos en nuestro entorno.

La izquierda y la derecha no nos ofrecen hoy diferentes modelos sociales y económicos. Ambos espectros políticos defienden el mismo sistema desarrollista, basado en la competencia y en la acumulación de riqueza. Gobiernos supuestamente de centro, como el del Partido Nacionalista Vasco en Euskadi, no ofrece menos prestaciones sociales que otros gobiernos autonómicos de izquierdas.

Apoyar políticas integradoras no implica identificarse con un sistema y unas fuerzas políticas que mayoritariamente adolecen aún de la suficiente sensibilidad para con la Tierra nuestra Madre y que nos promueven principalmente como ciudadanos consumidores. El materialismo e individualismo que caracterizan el actual sistema, y que tanto nos limitan en nuestra emancipación integral, están llamados a ser trascendidos. Nos seduce un modelo basado en otro tipo de relaciones ya entre los humanos, ya entre los humanos y la Tierra. Son los verdes y ecologistas quienes más recogen nuestras inquietudes de transformación personal y global.

Sin embargo, el advenimiento de este nuevo paradigma global basado en los valores superiores del cooperar y del compartir, en el cultivo del alma y su creatividad y no en la búsqueda ciega de acumulación material, no será de un día para otro. Estamos destinados a cabalgar en este tránsito por  tiempo. Una  era más verde y solidaria irá calando poco a poco en el corazón humano. No podría ser de otra forma. La verdadera transformación sólo puede ser gradual, si deseamos que ese trascendental cambio de paradigma se vaya asentando firme sobre una nueva conciencia humana.

El progreso civilizacional ha de comprender la evolución en el sistema político. La humanidad avanzará si va dejando atrás el obsoleto esquema banderizo y promueve gobiernos integradores en los que se refleje el principio de unidad en diversidad, en los que se lleve a las más altas instancias de gobierno los mejores talentos, con mayor vocación de servicio a la comunidad. Es por eso que saludamos la iniciativa del nuevo presidente francés de colocar en su gobierno personas preparadas de diferente filiación política.

Ya no es tiempo de derribar por la brava el orden imperante, sino de hacer nacer otro orden basado en la armonía y la concordia, en un mayor respeto y consideración entre los humanos; un nuevo orden que estimule el ser, no el tener; que nos reconozca más como seres en evolución que como personalidades atrapadas en los deseos materiales e individualistas. En ese anhelo impostergable no sobra nadie.

Koldo Aldai, 24 de mayo de 2017

 


Página 1 de 55
  • Facebook: fundacionananta
  • YouTube:
  • Twitter: ANANTAfundacion
  • flickr Ananta

¿Quién está en línea?

Tenemos 90 invitados conectado(s)

titulo youtube 2 jpg
brahma kumaris 2
sintergetica para todos 2

causas solidarias

banner mantras 2019

banner mindalia

fundacionnoticia



 
Fundación Ananta
 
 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies Ver Política de Cookies.

Acepto la politica de Cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk