Fundación Ananta

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Escritos
Escritos por un mundo mejor

Equinoccio de otoño (One Calendar): "Si fuese muerte verdadera..."

23 de septiembre al atardecer. Convergencia planetaria con motivo del equinoccio de otoño (hemisferio Norte)

“Si fuese muerte verdadera la de este bosque de oro, sólo habría dolor…” sugiere el poeta Francisco Brines, pero la muerte no era verdadera, era sólo recambio, vida mutando y por  eso  cantamos al otoño junto  con el bardo. Junto con Benedetti también saludaremos y aprovecharemos el otoño “antes de que el futuro se congele y haya menos sitio para la belleza”.

El esplendor del verano declina. Ya se asoma a intervalos el otoño, encanecido por la frenética danza estival. La lluvia, elemento agua, sucede imperceptiblemente, con tímidas visitas, como las lluvias pasadas, al abrasador fuego. La cíclica y armoniosa, puntual, sucesión de las estaciones, aunque un tanto desdibujada por la actividad del hombre poco respetuosa con la Madre Naturaleza, nos recuerda, sin embargo, una vez más la rítmica sucesión de los ciclos, consecuencia de la actuación de una poderosa ley divina, omnipresente de manera vasta en el Cosmos entero, la de Periodicidad. Ésta puede ser interpretada en algún momento como la del Eterno Retorno,

Volvemos al mismo punto que el año anterior, pero no exacto, sino a otro momento similar. No es el círculo el que gobierna, sino las arcangélicas espirales progresivamente superiores, en octavas más afinadas, sutiles y elevadas, ascendiendo por la infinita escalera de la vida, hacia una expresión aún más bella y perfecta de la Vida del Espíritu Uno que incesantemente nos llama de regreso a la  común casa Celestial.

 

Una invitación a la meditación

Todo puede utilizarse como una invitación a la meditación: una sonrisa, una cara en el metro, la imagen de una pequeña flor que crece en una grieta de la acera, el modo en que el sol ilumina las macetas de un alféizar. Esté atento a cualquier signo de belleza y gracia. Ofrezca todas las alegrías, esté despierto en todo momento a "las noticias que siempre llegan del silencio".

Poco a poco se convertirá en señor de su propia dicha, en farmacéutico de su propia alegría, con toda clase de remedios siempre a mano que lo eleven, lo animen, lo iluminen e inspiren en todos sus actos, hasta su misma respiración.

El libro tibetano de la vida y de la muerte,  Sogyal Rinpoche, 1992. Imagen, el Baltoro, Pakistán, 2005 (Jonás Cruces)

 

Texto del Plenilunio de Virgo: "Soy la madre y el niño. Yo, Dios, yo soy materia"

"Mientras consideramos el trabajo posible este mes durante el Festival en Virgo, recordemos que estamos trabajando en meditación junto con cientos de miles de personas por todo el mundo. Estos meditadores, trabajando individualmente o en grupos, establecen juntos el acercamiento a la Jerarquía durante la Luna Llena y se hacen receptivos como grupo mundial a la corriente de energía disponible, creando los efectos necesarios.

Por lo tanto, para participar plenamente en este servicio planetario, es necesario que, al prepararnos para meditar, nos convirtamos en una parte consciente de este gran y creciente grupo de servicio. Podemos hacerlo muy sencillamente mediante el poder del pensamiento. Nos enlazamos conscientemente con este centro iluminado de meditación y nos identificamos con él. Así, nuestro propio trabajo queda resaltado por el grupo al mismo tiempo que realizamos nuestra contribución.

 

¡Moltes gràcies Jordi! (Koldo Aldai)

Hay corazones que ya lo han bombeado todo y por ello, tras reiterados avisos o amagos, deciden finalmente detenerse y alargar su más que merecido Agosto. Se nos apeó en el ocaso del verano, como dando a entender que el sendero ya estaba asoleado y señalado, que el siguiente otoño, que el próximo esfuerzo era ya más cosa nuestra.

Jordi nos mostró que en la alborada de un tiempo grande no podíamos seguir pensando en pequeño. Nos enseñó que era llegada la hora, que no era preciso aguardar más para manifestar la alternativa a este materialismo imperante, que podíamos ya aquí y ahora comenzar a levantar la arquitectura del mañana, el otro paradigma posible. Su lección fue con palabras, pero sobre todo con hechos. De ahí la cantidad de iniciativas (Fira per la Terra, Athanor, Arcadia, Sinpasis, Kanawen…) desplegadas en tantos ámbitos. Jordi Orús pertenece a esa casta de seres pioneros que sugieren los ritmos, que señalan el momento y con su fe y buen hacer son capaces de reunir los corazones y voluntades necesarias para ponerse a la altura de esa hora.

 

A la búsqueda de la pureza escondida (Koldo Aldai)

Lo puro nos atrae porque a menudo es capaz de nutrir nuestros cuerpos, siempre nuestro alma. Lo puro nos fascina porque se halla en nuestro Origen, también en nuestra Meta. Más o menos conscientemente buscamos por doquier la pureza. Sólo ella es capaz de hacernos grandes, generosos, útiles; de devenir en su compañía verdaderamente felices y libres. Purificar nuestra sangre nos proporciona inmediatamente salud en esta vida, purificar nuestra alma nos abre las puertas de la vida eterna.

Se nos acaban ahora las vacaciones y volvemos a nuestros hogares, no sin haber apurado hasta el último instante nuestra permanencia en un lugar bello y puro. Hemos ido en pos de la paz y la calma, de la cercanía de montañas, mares o ríos limpios para nuestro esparcimiento y disfrute. Hemos buscado aire puro con el que bañar nuestros agobiados pulmones. Hemos seguramente procurado relaciones edificantes, sanas, despojadas de chismorreo, libres de negatividad y fácil crítica; hemos quizás hallado la compañía de la amistad auténtica, aquella que te nutre y agrada en lo interno.

 

Sobre el nacimiento de Jesús (Aïvanhov)

El nacimiento de Jesús fue un acontecimiento histórico de importancia capital. Pero si hubiera bastado que Jesús naciera hace dos mil años, ¿por qué el Reino de Dios todavía no ha venido en la tierra? Las guerras, las miserias, las enfermedades, todo esto debería haber desaparecido…

El verdadero discípulo sabe que, durante Nochebuena, Cristo nace en el mundo en forma de luz, de calor y de vida, y prepara las condiciones adecuadas para que este Niño divino nazca también en él. Sí, porque podemos releer la historia del nacimiento de Jesús tantas veces como queramos y cantar «Ha nacido el niño Divino», pero mientras Cristo no nazca en nosotros, esto no sirve de nada. A cada uno de nosotros nos corresponde ahora tener este deseo de hacer que nazca Cristo en nuestra alma y llegar a ser como él, ¡para que la tierra sea habitada de Cristos! Esto es lo que pedía Jesús cuando decía: «Aquél que crea en mí hará las mismas obras que hago, e incluso las hará más grandes.» Pues bien, ¿dónde están esta clase de obras más grandes que las de Jesús? Mostrádmelas…

Para algunos, Cristo ya nació y para algunos pronto nacerá… Todo está en la preparación de las condiciones.

Omraam Mikhäel Aïvanhov,  Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta

 

La parábola del rico y la gran cosecha

Jesús enseñaba a las muchedumbres; y mientras hablaba, un hombre se le acercó y dijo:

Rabí, escucha mi súplica: mi padre murió y dejó una gran herencia, pero mi hermano se ha apoderado de todo y ahora rehúsa compartirlo conmigo. Te ruego que le ordenes hacer lo que es justo, y que me de lo que es mío.

Y Jesús dijo: no he venido a ser un juez de tales asuntos; no soy un agente de los tribunales. Dios no me envió a obligar a un hombre a obrar con justicia. En todos los hombres hay un sentido de la justicia, pero muchos no se dan cuenta. Los humos que nacen del egoísmo han formado una costra en su sentimiento de la justicia que cubre la luz interior que hay en él, y no pueden comprender ni reconocer los derechos de los demás hombres. Este velo no puede ser arrancado por la fuerza de los brazos, y no hay nada que pueda disolver esta costra excepto el conocimiento y el amor de Dios.

 

La compasión (Ramiro Calle)

La compasión es una de las más bellas, nobles y profundas cualidades del alma humana. Si todos entendiéramos que somos una familia de criaturas sintientes y que a todos nos gusta la dicha y a ninguno la desdicha, no sólo evitaríamos cualquier perjuicio a los otros, sino que en lo posible trataríamos de socorrerles y ayudarles en todos los órdenes que nos fuese posible. No habría lugar para dañar a los otros, porque sabríamos vivencialmente que “al herirte, me hiero”. Seríamos cooperantes en el sentido más amplio de la palabra y la actitud de compasión prevendría contra todo tipo de injusticias, desigualdades, odios y crueldades. No ha hablado ni un solo maestro que no apelase al desarrollo más alto de la compasión. Jesús, por ejemplo, invitándonos a poner la otra mejilla, y Buda incluso invitándonos a exhalar nuestra compasión hacia aquellos que nos perjudican o dañan. Exhortaba a irradiar benevolencia incluso hacia los bandoleros y a inundar el mundo de pensamientos de infinita amistad. A su hijo Rahula habría de aconsejarle del siguiente modo:

 

 

La parábola del campo pedregoso y el tesoro escondido

1.     Jesús estaba sentado en meditación silenciosa al lado de un manantial. Era un día santo y cerca del lugar había mucha gente de la casta de los siervos.

2.     Jesús vio en cada rostro y en cada mano las líneas duramente marcadas por los trabajos cotidianos. No había en aquellos rostros ninguna mirada alegre, pues no podían pensar en nada más que trabajar.

3.     Jesús habló a uno y le dijo: ¿por qué estáis todos tan tristes? ¿No tenéis felicidad en vuestra vida?

4.     El hombre contestó: Apenas sabemos el significado de esa palabra. Trabajamos para vivir y no esperamos nada más que trabajar y bendecir el día en que podamos abandonar nuestro trabajo y yacer en el descanso de la ciudad de los muertos de Buda.

 

La parábola del hombre ecuánime (Ramiro Calle)

La ecuanimidad es la cualidad de las cualidades. La ecuanimidad solo puede florecer cuando la mente se ha liberado de negatividades, impedimentos, obstrucciones y trabas, toda clase de propensiones venenosas, interpretaciones egocéntricas, viejos y condicionantes patrones de conducta y reactividades de avidez y odio. La ecuanimidad es firmeza de mente, equilibrio de carácter, capacidad para asumir las cosas tal cual son cuando resultan inevitables. Si las cosas pueden ser modificadas para mejorarse, se modifican; lo que es inevitable se asume sin generar crispación o resentimiento.

La ecuanimidad no es indiferencia, ni insensibilidad, no es indolencia o apatía. Es el resultado de la mente clara que ve las cosa tal cual son; deviene de la visión cabal que brota en la mente pura y que se sitúa más allá del autoengaño, la avidez y la aversión. Solo en la medida en que se va liberando la mente de corrupciones y se va ampliando la visión (una visión más panorámica, capaz de ver los extremos y tomarlos como emboscadas), es posible que comience a brotar la ecuanimidad. La ecuanimidad es una actitud muy especial de la mente, que sabe ponerse en el medio y ver los extremos como trampas engañosas, evita las reactividades desproporcionadas y no se deja zarandear por interferencias psicológicas ni rebota entre la exaltación y el abatimiento. La ecuanimidad es también el resultado de la clara comprensión. Mediante esta comprensión de alcance muy profundo es posible ver y entender que todos los eventos y fenómenos fluyen, son transitorios, variables, impermanentes.

 

 

Siempre un alma noble (Koldo Aldai)

El verano a menudo escaso de noticias se presta a un más potente foco sobre declaraciones faltas de fortuna. Las palabras del popular psicólogo Javier Urra en los Cursos de Verano de San Sebastián, en las que sugería que el suicidio puede ser una salida ética para los violadores en serie suscitan indudable controversia.

El suicidio difícilmente puede ser una salida, pues representa el mayor fracaso concebible. La sacralidad de la vida se extiende a toda condición humana, más allá de la voracidad de sus deseos y la agresividad de sus impulsos. Siempre hay un sol dispuesto a brillar aún tras las noches más terribles, siempre hay un alma dispuesta a irradiar, aún en las personalidades más ganadas por la brutalidad. Siempre habrá un retorno posible a la mano que acaricia y a los labios que besan con una dulzura sin mácula. Siempre hay una capacidad de transformarse cuando alguien se siente reconocido y amado. Eso no es “buenismo”, como expresa el propio Urra, eso es fe y esperanza en el humano, en su condición trascendente, en su capacidad de regenerarse y evolucionar.  

 

 

Prólogo a "Amor es relación" de Ramiro Calle y Javier León

Muchas gracias queridos Ramiro y Javier por invitarme a prologar estos intercambios tan sinceros en los que habláis del amor. Con vuestro permiso parto de tres ideas o realidades.

La primera es el regalo de haber nacido como seres humanos y tener la posibilidad de desarrollar la plena consciencia y el amor. Me gusta mucho para expresar este regalo el ejemplo budista tan felizmente rescatado por Ramiro: “imaginaos por un momento en los vastos océanos una argolla; imaginaos por un momento que hay una tortuga que sólo saca la cabeza una vez cada millón de años; e imaginaos que en el momento que saca la cabeza, la mete directamente en la argolla. Más difícil que eso es haber encontrado una forma humana. Y tenemos que dignificarla creciendo interiormente y poniendo los medios para el crecimiento, el desarrollo y la paz de los demás”. Me parece muy importante ser plenamente conscientes de esta ocasión única (este milagro en verdad) de ser y de encontrarnos unos a otros (de reconocernos), todos caminantes en este largo camino (el camino de regreso a casa). Y también la llamada a dignificar nuestra vida.

 

"En el metro" (Koldo Aldai)

De repente los aldeanos que desembarcamos en la gran urbe, tenemos muchas cosas que aprender, muchos motivos por los que sorprendernos. En lo que a servidor se refiere, no he tenido ocasión de frecuentar galerías de artistas modernos. Tampoco he ido a museos de maestrías más antiguas. No acudo a ninguna facultad, me salió ya alguna cana. No me alcanza el día para todos estos ilustrados menesteres, mas todas las mañanas me sumerjo en la cueva del metro. He ahí mi universidad. Turno de mañana y turno de noche, una hora bien cortita en cada sesión, de a 0,58 euros con abono. A fe que no la desperdicio.

 

Crear el bien… Create good

En su afán de ser ladinos, con frecuencia la gente dice que hay muchas situaciones que le impiden crear el bien. Mas es sabido que en todas y en cada una de las condiciones el hombre puede crear el bien. Este es el privilegio del estado de ser humano.

In an attempt to be wily people frequently say that many conditions prevent them from creating good. Whereas in each and every condition man can create good. This is the privilege of the human state.

“Brotherhood” (Hermandad), Sutra 281, Agni Yoga Socierty, 1937. Imagen: esclusas en el Canal de Castilla, Frómista, Palencia, 22 julio 2014

 

El sol, océano de vida... Sun, ocean of life

"Asistís, por la mañana a la salida de sol: una esfera luminosa emerge lentamente de la oscuridad y su resplandor acaba llenando todo el espacio. Sumergíos en esta luz como en un océano que vibra, que palpita... Imaginaos que nadáis en ella, que os fundís con ella, que la respiráis, que la bebéis. Dejaos absorber por esta claridad, hasta sentir que todas vuestras preocupaciones, que todas vuestras dudas y vuestras oscuridades se disuelven en ella.

Cuando hayáis aprendido a fusionaros con la luz solar, ésta os acompañará por todas partes. Impregnará todas las células de vuestro cuerpo que empezarán a vibrar al unísono con el espíritu del sol. Y no sólo recibiréis energías de este depósito cósmico inagotable, sino que os será dado el verdadero saber, un saber que os mantendrá siempre vivos.

 

No malgastar el tesoro

"El libre albedrío es una solemne propuesta dada al peregrino. Antes de alcanzar los senderos lejanos, es esencial darle a éste peregrino el precioso regalo del libre albedrío. Cada uno podrá actuar de acuerdo a su habilidad, nadie podrá ser constreñido a hacer algo que no desee. Mas aquel que es sabio se dará cuenta de la responsabilidad que lleva al habérsele concedido el tesoro del libre albedrío. Es como si se le hubiera dado una bolsa llena de oro al que podrá usar a su discreción, pero de la que tendrá que rendir cuentas. Y la Hermandad enseña a no malgastar el tesoro confiado sin utilidad".

“Brotherhood” (Hermandad), Sutra 570,  Agni Yoga Socierty, 1937. Imagen: Camino de Santiago del Norte, cerca de Deba, 13 agosto 2014 (Jorge Tamames)

 
Más artículos...


Página 6 de 55
  • Facebook: fundacionananta
  • YouTube:
  • Twitter: ANANTAfundacion
  • flickr Ananta

¿Quién está en línea?

Tenemos 107 invitados conectado(s)

causas solidarias

bannerweb premios solidarios ok

banner mantras 2019

banner mindalia

fundacionnoticia



 
Fundación Ananta - Eibar 6, 28023 Madrid - NIF: G-84155076
 
 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies Ver Política de Cookies.

Acepto la politica de Cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk